Podcasts de historia

Castillo de Glamis

Castillo de Glamis

Una impresionante fortificación medieval ubicada en la hermosa campiña escocesa, el castillo de Glamis tiene una historia fascinante y una conexión directa con la familia real británica.

Historia del castillo de Glamis

Aunque el área en la que se encuentra ha estado ocupada desde al menos el siglo XI, el castillo de Glamis tiene sus raíces en el siglo XIV, cuando se convirtió en la residencia de la familia Lyon, que más tarde se convertiría en los condes de Strathmore.

En los siglos XVII y XVIII, el castillo fue renovado en gran medida, asumiendo la parafernalia de un castillo francés y dejando mucho de lo que los visitantes pueden ver en la actualidad.

El castillo está lleno de historia, con una serie de fascinantes historias, mitos y leyendas que lo rodean. Se dice que Glamis sirvió de inspiración para el escenario de la obra de Shakespeare. Macbeth, y se cree que el rey escocés Malcolm II murió aquí en 1034.

Hay muchos otros cuentos e historias asociadas con el castillo, como la leyenda del monstruo de Glamis y la leyenda de Lord Beardie; Estos cuentos sin duda mantendrán entretenidos a los niños.

La conexión con la familia real actual es más reciente, siendo Glamis el hogar de la infancia de Isabel la Reina Madre. De hecho, fue aquí donde nació la princesa Margarita el 21 de agosto de 1930.

Castillo de Glamis hoy

Hoy en día, el castillo de Glamis sigue siendo la residencia de los condes de Strathmore, sin embargo, también está abierto al público en determinadas épocas del año. Con magníficos muebles y una mezcla de arquitectura de los siglos XIV y XVII, la belleza del castillo es difícil de rivalizar y ofrece una mirada fascinante a alrededor de 700 años de historia.

Dentro del castillo también hay muchos objetos, pinturas y muebles fascinantes para descubrir mientras atraviesa Duncan's Hall, la Cripta, la habitación del Rey Malcolm, los Apartamentos Reales y muchos más.

Además de explorar el castillo, los visitantes pueden pasear por los pintorescos jardines ornamentales o explorar los terrenos en un sendero natural, lo que brinda la oportunidad de ver la verdadera belleza de la campiña escocesa.

Llegar al castillo de Glamis

El castillo de Glamis se encuentra a 19 km al norte de Dundee, en Escocia, y se puede llegar a él por la carretera A90 / A94. La estación de tren más cercana se encuentra en Dundee, desde donde viajan varios servicios de autobús desde la estación de autobuses de Seagate hasta Forfar. Desde Forfar, el servicio de autobús 125 viaja a Glamis, después de lo cual una caminata de 15 minutos lo lleva al sitio.


Escocia desconocida

El castillo de Glamis se encuentra en el campo abierto de Angus, a unas cuatro millas al sur de Kirriemuir y a cinco millas al suroeste de Forfar. La palabra & # 34splendid & # 34 podría haber sido acuñada específicamente para describirlo. Nunca del todo simétrico desde ningún ángulo, este es uno de los castillos más agradables a la vista de Escocia. Hay algo en la enorme torre del homenaje central, las torres de esquina con techo cónico, la torre de la escalera central y, sobre todo, la línea del techo almenada y la variedad de torretas salientes que hacen que este sea un castillo escocés tan perfecto como puedas imaginar.

La sensación de esplendor comienza tan pronto como ingresa a los terrenos del castillo, a través de las puertas conmemorativas de la reina madre que, desde 2008, se encuentran en el extremo oeste del pueblo de Glamis. Desde aquí, una avenida recta de poco menos de una milla de largo se alinea perfectamente con la torre de la escalera central del castillo y, a medida que te acercas, la vista del castillo se abre gradualmente, contra las colinas de Angus en el fondo. Fue un accidente de la historia que llevó a que los bloques de construcción básicos del castillo se alinearan principalmente de noreste a suroeste, pero tenemos que agradecer al tercer conde de Kinghorne por producir el arreglo general que vemos hoy a fines del siglo XVII, y para la alineación de la avenida por la que te acercas. El resultado final es una entrada notablemente impresionante.

El castillo de Glamis está rodeado de terrenos y jardines, incluido el jardín italiano, el pinetum y el jardín amurallado. Puede obtener más información sobre Glamis Castle Gardens en nuestra página de características sobre ellos. En esta página nos centramos principalmente en el castillo en sí.

El castillo de Glamis tiene orígenes antiguos. Había un centro religioso en o cerca del sitio de St Fergus Kirk en Glamis, una milla al sur, que data de los años 600. El primer edificio en el sitio del actual castillo parece haber sido un pabellón de caza real, quizás compuesto por una casa fortificada con un muro que rodea un patio. La historia y la leyenda (y el drama) se confunden un poco en la primera historia de Glamis. Ciertamente parece haber una residencia real establecida en Glamis cuando el rey Malcolm II de Alba fue asesinado aquí, en circunstancias que aún no están claras, el 25 de noviembre de 1034.

Parte de la parte más antigua del castillo se ha llamado tradicionalmente & # 34Duncan & # 39s Hall & # 34, en honor al rey Duncan I, nieto de Malcolm y sucesor como rey de Alba. Ciertamente, es posible que Duncan visitara Glamis, pero la parte del castillo en cuestión no se construyó hasta el siglo XV, casi 400 años después de la época de Duncan. Aún más tenues son los vínculos tradicionales entre el rey Macbeth, que sucedió (y mató) a Duncan en 1040. Las brujas de Shakespeare describen a Macbeth como & # 34Thane de Glamis & # 34 y & # 34Thane de Cawdor & # 34, y le dicen que lo hará & # 39 # 34ser rey en el futuro & # 34. pero hay que recordar que fue dramaturgo y no historiador.

La leyenda solo es desplazada por la historia en 1372 cuando el rey Roberto II de Escocia concedió la Baronía de Glamis a Sir John Lyon de Forteviot. Cuatro años después, Sir John se casó con la hija de Robert, la princesa Joanna. Fue su hijo, Sir John Lyon de Glamis, quien comenzó a trabajar para convertir el antiguo pabellón de caza real que había heredado en el Castillo de Glamis que se ve hoy. A partir de 1404 construyó lo que en ese momento se llamaba la Casa del Palacio, y ahora forma el núcleo del ala este del castillo.

El hijo de John, Patrick, fue nombrado primer Lord Glamis por James I. Alrededor de 1435 comenzó a trabajar en la gran torre del castillo. La construcción continuó después de su muerte y se completó en 1484. Se encontraba al oeste de la Casa del Palacio y los dos no estaban conectados físicamente. Solo un siglo después, la gran torre se amplió para cerrar la brecha y unificar las estructuras existentes en un solo edificio. El ángulo del & # 34L & # 34 contenía la torre de la escalera redonda que es el punto focal del castillo en la actualidad. En ese momento, el castillo habría tenido un patio en su lado sur en el que se erigieron edificios auxiliares. El patio y el castillo habrían estado rodeados por un barmkin o muro defensivo.

Aferrarse al poder y la propiedad en la Escocia medieval era en gran medida un caso de asegurarse de que respaldaba a las facciones adecuadas en cualquier conflicto y, sobre todo, de que no se peleaba con el monarca. Los Lyon de Glamis casi se desmoronan por una discusión que no tenía nada que ver con ellos a principios del siglo XVI. Cuando era niño, James V fue dominado y luego secuestrado por su padrastro, Archibald Douglas, el sexto conde de Angus. Cuando James V ganó el poder en 1528, se vengó de toda la familia de su padrastro.

La hermana de Archibald Douglas, Janet Douglas, era la viuda de John Lyon, sexto Lord Glamis. James V presentó cargos de brujería contra ella, la hizo encarcelar en el Castillo de Edimburgo y luego, en 1537, la quemó en la hoguera en Edimburgo. Mientras tanto, James se había apoderado del castillo de Glamis para obtener la corona y lo utilizó con frecuencia durante los cinco años siguientes. A pesar de que era un niño, el hijo de Janet, John, séptimo Lord Glamis, también fue condenado a muerte por James V. Solo fue liberado y el castillo (saqueado) le fue devuelto cuando James murió en 1542. La corona se restauró por completo cuando María, Reina de Escocia, se hospedó en el Castillo de Glamis en 1562.

John, octavo Lord Glamis fue uno de los nobles más poderosos y ricos de Escocia. Su hijo, Patrick, fue nombrado conde de Kinghorne por James VI / I en 1606, y fue miembro de la corte real del rey en Londres. El segundo conde de Kinghorne perdió la mayor parte de la fortuna de su familia respaldando a los Covenanters durante las guerras religiosas de mediados del siglo XVII. El tercer conde, otro Patrick, tomó el título de conde de Strathmore y Kinghorne. Reestableció la fortuna de la familia Lyon y emprendió un extenso trabajo de reconstrucción en el castillo de Glamis, aparentemente según sus propios diseños. Construyó el ala oeste, que ayudó a equilibrar el ala este original. También realineó la finca para que la avenida se acercara al castillo en el ángulo que tanto impresiona a los visitantes de hoy. Patrick también fue responsable de convertir el antiguo gran salón del castillo medieval en el hermoso salón que ves hoy.

John, el quinto conde, apoyó el levantamiento jacobita de 1715 y fue asesinado en la batalla de Sheriffmuir. Un mes después y antes de huir del país cuando el levantamiento colapsó, James VIII / III, o & # 34The Old Pretender & # 34, se quedó en el Castillo de Glamis con 88 de sus partidarios. Mientras estuvo allí, se dice que sanó a varios lugareños tocándolos, una señal para los jacobitas de que él era el rey legítimo.

En 1767, John, el noveno conde de Strathmore, se casó con Mary Eleanor Bowes, heredera de las vastas propiedades de su padre, George Bowes. Luego pasó a remodelar el castillo y las fincas. El hijo de John y Mary, el décimo conde, tomó el apellido de Bowes Lyon y estableció un nuevo escudo familiar que incorpora arcos y leones en una referencia al nuevo apellido. El decimotercer conde introdujo la iluminación de gas y el agua corriente en el castillo en 1865.

El decimocuarto conde de Strathmore fue Claude Bowes Lyon. Él y su esposa Cecilia tuvieron diez hijos juntos. La novena fue Lady Elizabeth Bowes Lyon, que nació el 4 de agosto de 1900, probablemente en la casa de la familia en Londres. Elizabeth creció en gran parte en Glamis y ayudó cuando se usó como hospital durante la Primera Guerra Mundial. El 26 de abril de 1923, Elizabeth Bowes Lyon se casó con el príncipe Alberto, duque de York, el hijo menor del rey Jorge V. La pareja tuvo su primer hijo, la princesa Isabel, en Londres en 1926. Su segundo hijo, la princesa Margarita, nació en 1930 en Castillo de Glamis.

Jorge V murió en 1936 y fue sucedido por el hermano mayor de Alberto, quien se convirtió en el rey Eduardo VIII. Abdicó ese mismo año y el príncipe Alberto se convirtió en el rey Jorge VI. Elizabeth Bowes Lyon se convirtió en la reina Isabel. A la muerte de Jorge VI en 1953, su hija mayor se convirtió en la reina Isabel II, y Elizabeth Bowes Lyon se hizo conocida como la Reina Madre. Hoy en día, la reina madre es recordada en Glamis por las puertas conmemorativas a través de las cuales se ingresa a la finca y en otras partes del castillo. Princess Margaret tiene un monumento en los jardines.

Al acercarse por la avenida, los visitantes conducen hacia la izquierda del castillo, pasan la taquilla y se dirigen al área de estacionamiento más allá. Desde allí, pasa por la moderna tienda de regalos hacia el área inmediatamente al norte del castillo. Visita el castillo en sí como parte de una de las frecuentes visitas guiadas. Estos lo llevan a través de muchas de las habitaciones en las partes principales del castillo y tienen la ventaja de proporcionar comentarios de expertos sobre lo que está mirando.

Un punto culminante temprano en el recorrido es el comedor, completo con suntuosos paneles de madera del más fino roble inglés y un techo realmente asombroso. La sala se instaló en 1850 y cuando la mesa del comedor está completamente extendida, tiene capacidad para 40 personas para cenar. Luego desciende a la cripta, que en realidad no es una cripta, sino que es una de las salas abovedadas de cañón dentro de las partes medievales del castillo. Originalmente, este habría sido el & # 34lower hall & # 34 en el que la familia recibía a sus visitantes y se ocupaba de los asuntos públicos. Desde aquí se sube parte de la escalera de caracol principal del castillo (que tiene en total 143 escalones) hasta el salón.

El enorme salón abovedado, que alguna vez fue el gran salón del castillo medieval, es el punto culminante del recorrido. Con 60 pies de largo por 22 pies de ancho, este es realmente un espacio extraordinario. Después de admirar el salón, se avanza a través de la capilla privada y varias otras habitaciones en la parte antigua del castillo. Luego hay un cambio de estilo mientras recorre los apartamentos reales, parte del castillo preparada para el uso del duque de York y Lady Elizabeth Bowes Lyon.

Más adelante, regresa a las raíces medievales del castillo en Duncan's Hall, probablemente una sala de guardia en el castillo original, antes de finalizar su recorrido en la Galería Glamis. Aquí tiene la oportunidad de explorar parte de la historia de la familia y, en particular, la familia que ha vivido aquí durante tantos siglos. Debajo de la galería se encuentra el restaurante, en las antiguas cocinas del castillo. De vuelta al exterior, tiene la oportunidad de explorar los extensos jardines y terrenos que rodean el castillo.


Historia de la reforma y # 8211 Castillo de Glamis

El castillo de Glamis, el hogar ancestral de la reina Isabel Bowes-Lyon, la reina madre, es uno de los castillos más bellos e históricos de Escocia. Es un gran lugar para visitar.

Pero, ¿sabías que el castillo casi se perdió en el siglo XVII debido al apoyo del propietario y el apoyo de los Covenanters?

John Lyon, segundo conde de Kinghorne fue uno de los nobles más ricos y poderosos de Escocia. Siendo un partidario de los Covenanters, usó su fortuna y su patrimonio para recaudar dinero para grandes suministros de armas para armar al ejército Covenanter luego de la firma del Pacto Nacional en 1638.

John Lyon era amigo de James Graham, marqués de Montrose, quien originalmente luchó del lado de los Covenanters. Estuvo con Montrose en la Batalla del Puente de Dee cuando los Covenanters obtuvieron la victoria sobre una fuerza realista el 18 y 19 de junio de 1639.

Sin embargo, cuando Montrose cambió de lealtad y luchó por la causa realista, John Lyon no lo hizo y participó activamente en la organización de las fuerzas levantadas contra su antiguo amigo. También continuó apoyando financieramente la causa Covenanter con un gran gasto personal.

John murió en 1646 y cuando su hijo Patrick Lyon, tercer conde de Strathmore y Kinghorne, heredó Glamis, hubo deudas de alrededor de £ 400,000, una cantidad enorme en ese momento. Se decía que John Lyon llegó a su herencia como el par más rico de Escocia pero lo dejó como el más pobre. Parecía que Glamis estaría perdido.

Patrick Lyon era solo un niño de cuatro años cuando su padre murió, pero después de estudiar en la Universidad de St Andrew & # 8217s, y usando astutas habilidades comerciales y una gestión eficaz de la propiedad, pudo restaurar la fortuna familiar. A lo largo de la década de 1670 & # 8217/80 & # 8217, transformó Glamis en uno de los castillos más grandiosos de Escocia.

Pero mientras que su padre era presbiteriano y pactante, Patrick era episcopal y realista. No amaba a los Covenanters, culpando a su padre y al apoyo de ellos como la razón por la que se perdió la riqueza familiar.

En la restauración de Carlos II en 1660 viajó a Londres para besar la mano del Rey. En 1662 se casó en Holyrood Abbey con Lady Helen Middleton, el servicio fue dirigido por un amigo y ex Covenanter convertido en perseguidor, el arzobispo James Sharp. Era amigo cercano de otros perseguidores de los Covenanters, incluidos Graham de Claverhouse y el Conde de Middleton. También recibió el título de Conde de Strathmore y se convirtió en coronel del Regimiento de Milicia de Infantería de Forfarshire. Su regimiento estaba con el Highland Host enviado al suroeste de Escocia para tratar con los Covenanters, y operaron en Ayrshire y Lanarkshire. El comportamiento de Highland Host fue impactante, tratando a los lugareños con extrema dureza. Patrick también se sentó en el Consejo Privado.

De modo que la conexión del & # 8217s Glamis Castle & # 8217 con los Covenanters, un propietario luchó por ellos y los apoyó, el otro luchó contra ellos y los persiguió.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Los problemas de los roces de Laird con la policía y cómo su condena por agresión sexual es otro día maldito para la familia Bowes-Lyon

La cuarta temporada de The Crown cuenta la trágica historia de las primas 'ocultas' de la reina Katherine (izquierda) y Nerissa Bowes-Lyon (derecha), que fueron encerradas en un asilo y descuidadas.

Simon Bowes-Lyon se enfrenta a la cárcel por una agresión sexual violenta, pero no es la primera vez que tiene problemas con la ley, y otra mancha más en la familia de la Reina Madre.

El preocupado conde es primo hermano dos veces alejado de la reina Isabel II y sobrino nieto de la fallecida reina Isabel, la reina madre. Su familia es propietaria del castillo de Glamis y heredó una parte de la herencia de 40 millones de libras de su padre.

Su padre era conocido por sus relaciones accidentadas y sus luchas con el alcohol.

En junio de 2020, la policía de Durham se comunicó con el conde por violar las restricciones de viaje relacionadas con COVID-19 que estaban vigentes.

Un informe dijo que viajó 200 millas hasta Holwick Lodge, Middleton-in-Teesdale, y fue expulsado cuando su mayordomo fue a las tiendas.

En 2010, se le prohibió circular durante nueve meses después de que se le registrara conduciendo su motocicleta a 100 mph en un tramo de carretera de 60 mph.

Y ahora enfrenta hasta cinco años de prisión por un espantoso ataque sexual a un invitado a su casa.

El último episodio es una mancha más en la familia Bowes-Lyon.

La última serie de The Crown contó la trágica historia de los primos 'ocultos' de la reina que fueron encerrados en un asilo y registrados como muertos después de nacer con graves dificultades de aprendizaje.

El drama de Netflix ofrece su versión del escándalo vergonzoso que vio a las hermanas Katherine y Nerissa Bowes-Lyon, las sobrinas de la reina madre, abandonadas y olvidadas durante décadas.

A la edad de 15 y 22 años respectivamente, la pareja, que no podía hablar debido a su condición, fue colocada en secreto en la Royal Earlswood Institution for Mental Defectives en Redhill, Surrey por sus padres en 1941.

Permanecieron en la institución, cruelmente apodada El Asilo Nacional de Idiotas, durante la mayor parte de sus vidas y, según los informes, casi nunca fueron visitados y registrados como muertos.

Según los informes, Sam ha pasado un tiempo trabajando en una mina en Zimbabwe y es amigo del equipo de Chelsea, algunos de los cuales se han convertido en estrellas de televisión gracias al programa de telerrealidad Made In Chelsea. En particular, está cerca de la estrella del programa, Hugo Taylor.

La pareja compartió un viaje de esquí desafortunado a Suiza en el que Taylor terminó en el hospital con una fractura de hombro. Otros amigos incluyen el candado Oliver Proudjoined del programa y la fashionista Rosie Fortescue.

Otro amigo es Otis Ferry, el controvertido hijo de Bryan Ferry y defensor de la caza del zorro. También conoce a la modelo y socialité Poppy Delevingne, hermana mayor de la cada vez más omnipresente modelo Cara Delevingne. Mientras tanto, sus conexiones reales nunca están lejos. George McCorquodale, primo del príncipe Harry y el príncipe William y sobrino de la difunta Diana, princesa de Gales, es otro amigo.

Los hermanos Bowes-Lyon ciertamente parecen estar en casa en Glamis.

En un video de Instagram publicado por Geordie, se desarrolla una escena que no estaría fuera de lugar en Brideshead Revisited cuando lo que parece ser Sam y un amigo recorren el camino principal en una motocicleta y un sidecar.

Conduciendo a cierta velocidad, evitan por poco cortarse el borde mientras los turistas observan desconcertados.

De hecho, la vida del trío parece ser una especie de torbellino de disparos de urogallos, fiestas de sociedad y chicas con vestidos bonitos, otra de las debilidades de su padre.

La desaparición del primer matrimonio de Mikey con la madre de los niños fue turbulenta. Isobel, conocida por sus amigos como Iso, exigió el derecho a vivir en Glamis hasta 2016, año en que Geordie cumpliría 25 años.

Al final, aceptó un acuerdo de £ 5 millones que, ante su insistencia, incluía pinturas y la cama matrimonial con dosel de la pareja.

Más tarde vendió la cama en una subasta en Londres, donde levantó las cejas al garabatear el título de "Condesa de Strathmore" en su placa de identificación y escribir "Iso" en su lugar.

El actual conde de Strathmore y Kinghorne se encontró en el muelle después de que él irrumpió en el dormitorio de la mujer mientras ella dormía durante un evento que estaba organizando en el castillo de Glamis, el hogar de la infancia de la reina madre y el hogar de Macbeth en William Shakespeare. juego.

En repetidas ocasiones agarró a su víctima y le dijo que quería tener una aventura con ella, aunque no está casado, durante el asalto provocado por la bebida, que duró más de 20 minutos. Se dice que intentó levantarle el camisón, la empujó contra una pared y le tocó el trasero y los genitales.

Bowes-Lyon estaba organizando una fiesta para una revista de estilo de vida de lujo, donde los invitados disfrutaron de una degustación de ginebra, paseos en helicóptero, disparos y un recorrido por el castillo.

Su víctima se compadeció de su atacante cuando notó que nadie estaba hablando con Bowes-Lyon durante la cena y ella lo entabló una conversación, luego la llevó afuera para mostrarle uno de sus muchos autos clásicos.

La noche siguiente hubo una cena de gala y, después de que la víctima se fue a la cama, Bowes-Lyon siguió bebiendo antes de llegar sin ser invitado a su habitación a la 1.20 de la madrugada y llevó a cabo el ataque a la mujer, que no puede ser identificada. Admitió la agresión sexual en el Tribunal del Sheriff de Dundee y será sentenciado en una fecha posterior.

El noble y compañero fue llamado Lord Glamis desde 1987 hasta la muerte de su padre en 2016. Es el hijo mayor de Michael 'Mikey' Bowes-Lyon, décimo octavo conde de Strathmore y Kinghorn, e Isobel Weatherall. Sus padres se divorciaron en 2004 y él sucedió a su padre en 2016.

Es primo hermano dos veces separado de la reina Isabel II y sobrino nieto de la fallecida reina Isabel, la reina madre. Su familia es propietaria del castillo de Glamis y heredó una parte de la herencia de 40 millones de libras de su padre.

Su padre era conocido por sus relaciones accidentadas y sus luchas con el alcohol. El ex capitán de la Guardia Escocesa fue considerado el 'jefe de la familia escocesa de la reina' y caminó detrás del príncipe Carlos y el príncipe William en el funeral de la reina madre.

Su sede familiar del siglo XIV, el castillo de Glamis, en Forfar, fue el hogar de la infancia de la reina madre. Su testamento incluía una participación de 14 millones de libras esterlinas en Glamis y 20 millones de libras en Holwick Estate en el condado de Durham.

Fue un látigo conservador en la Cámara de los Lores, pero desarrolló un problema de alcohol y fue descubierto en un salón de masajes de Darlington cerca de su casa señorial inglesa.

El castillo de Glamis ha sido la sede de la familia Bowes Lyon desde 1372. El miembro reciente más famoso es Lady Elizabeth Bowes Lyon, más conocida como la Reina Madre.

La madre del actual monarca británico creció en Glamis y dio a luz a su segundo hijo, la princesa Margaret, en la finca de 16,500 acres. Más de 100.000 visitantes recorren el castillo de 130 habitaciones cada año.

Bowes-Lyon, conocido por su amor por los autos rápidos y las vacaciones con estrellas de reality shows, fue nombrado uno de los solteros más elegibles del Reino Unido por Tatler en 2019. En la foto: Simon Bowes-Lyon con su padre, el conde de Strathmore en 2000

Bowes-Lyon, de 34 años y primo de la Reina, admitió un cargo de agredir sexualmente a la mujer en Dundee Crown Court.

Bowes-Lyon (encerrado en un círculo), quien cuando tenía 15 años caminaba detrás del príncipe William en el cortejo fúnebre de la reina madre, emitió una disculpa a su víctima al salir de la corte, y agregó que está `` muy avergonzado '' de su conducta y que 'el alcohol no es excusa'

Cronología: cómo el sobrino nieto de la reina madre terminó en el banquillo de los acusados

13 de febrero de 2020: Simon Bowes-Lyon entró a la fuerza en la habitación de una mujer dormida y la agredió durante un fin de semana de relaciones públicas de viaje que estaba organizando en la finca de 16,500 acres, Glamis Castle.

Agredió sexualmente a una mujer de 26 años, que no puede ser identificada por motivos legales.

Bowes-Lyon admitió que la empujaba repetidamente sobre una cama, la agarraba por la fuerza los pechos, intentaba repetidamente tirarle del camisón, la empujaba contra una pared, le tocaba el trasero y la genilalia y trataba de besarla.

14 de febrero de 2020: La mujer huyó del castillo por la mañana y voló a casa para informar de inmediato el asunto a la policía. Tanto la Policía de Escocia como la Policía Metropolitana participaron en la investigación.

Bowes-Lyon envió una disculpa por correo electrónico a la mujer, pero le dio a la policía una entrevista sin comentarios en la sede de Dundee.

12 de enero de 2020: En el Tribunal del Sheriff de Dundee admitió que agredió sexualmente a una mujer de 26 años, que no puede ser identificada por razones legales.

Al rico aristócrata se le concedió la libertad bajo fianza y se incluyó en el Registro de delincuentes sexuales, ya que la sentencia se aplazó para los informes.

Bowes-Lyon llamó a la víctima "una persona grosera, mala, mala y horrible" y le dijo que no podía decirle qué hacer en su propia casa durante el ataque.

Después de más de 20 minutos, finalmente logró sacarlo de su habitación, en su ala privada, y envió una serie de mensajes pidiendo ayuda a sus colegas y novio.

Bowes-Lyon regresó y trató de volver a entrar en la habitación, pero ella se las arregló para localizar al editor en otra parte del castillo y él vino a ayudar.

Más tarde informó que ella estaba 'angustiada' cuando habló con ella y que Bowes-Lyon se había quedado dormido cuando fue a confrontarlo sobre el incidente.

Ella finalmente logró sacarlo de la habitación y envió mensajes pidiendo ayuda a otros invitados, solo para que él regresara e intentara entrar a la habitación nuevamente.

Bowes-Lyon, de 34 años, quien es el primo de la reina dos veces destituido, admitió ayer un cargo de agredir sexualmente a la mujer en Dundee Crown Court.

Se enfrenta a hasta cinco años de cárcel por el delito. El aristócrata recibió ayer la libertad bajo fianza y fue incluido en el registro de delincuentes sexuales, ya que su sentencia fue aplazada para los informes.

El alguacil Alistair Carmichael también ordenó que el castillo de Glamis sea evaluado por su idoneidad para una orden de etiquetado.

El cargo indicó que él empujó repetidamente a su víctima sobre una cama, trató de levantarle el camisón, la empujó contra una pared e intentó besarla y tocarla durante el evento en la finca de 16,500 acres el año pasado.

La joven logró defenderse de sus avances hasta que finalmente abandonó su habitación, ubicada en su ala privada del castillo en el este de Escocia.

Bowes-Lyon, que cuando tenía 15 años caminaba detrás del príncipe William en el cortejo fúnebre de la reina madre, se disculpó con su víctima al salir de la corte, y agregó que está 'muy avergonzado' de su conducta y que 'el alcohol es sin excusas'.

Policía: la condena del primo de Queen demuestra que el 'estatus' no te protege de un enjuiciamiento

La policía ha acogido con satisfacción la condena de un familiar de la Reina que admitió haber agredido sexualmente a una mujer en su hogar ancestral.

Simon Bowes-Lyon, de 34 años, conde de Strathmore, atacó a la mujer en el castillo de Glamis, Angus, en febrero del año pasado.

Bowes-Lyon, quien es hijo de un primo de la Reina, será sentenciado en una fecha posterior y está siendo incluido en el registro de delincuentes sexuales.

El Tribunal del Sheriff de Dundee escuchó el martes que el incidente ocurrió en un dormitorio del castillo.

El inspector detective Marc Lorente, del Departamento de Investigación Criminal de la División Tayside de la Policía de Escocia, dijo: “Damos la bienvenida a la condena de Simon Bowes-Lyon, quien ha admitido sus acciones.

'Trabajando con la Policía Metropolitana, llevamos a cabo una investigación exhaustiva sobre esta agresión sexual y me gustaría agradecer a la víctima por su valentía, coraje y apoyo a lo largo de nuestras investigaciones.

"Este caso muestra que no importa el estado de una persona involucrada, escucharemos a las víctimas e investigaremos a fondo para asegurarnos de que los infractores rindan cuentas por sus acciones".

El Palacio de Buckingham declinó hacer comentarios.

Se le dijo al tribunal que el incidente ocurrió cuando el castillo de Glamis recibió a varias personas durante un fin de semana de lujo.

La primera noche, la víctima notó que nadie estaba hablando con Bowes-Lyon, quien es conocido como 'Sam', durante la cena y ella lo entabló conversación.

La noche siguiente hubo una cena de gala y, después de que la mujer se fue a la cama, Bowes-Lyon siguió bebiendo antes de llegar sin ser invitado a su habitación a la 1.20 de la madrugada.

La diputada fiscal Lynne Mannion dijo: "Estaba dormida y la despertaron al llamar a la puerta".

Ella dijo que Bowes-Lyon, un tatarabuelo de la Reina Madre, le dijo a la mujer: 'Es Sam. Es importante. Por favor déjame entrar.

Ella pensó que algo andaba mal, así que se levantó. Estaba completamente oscuro. En el segundo en que abrió la puerta, él entró y la empujó sobre la cama.

`` Estaba muy borracho y olía a cigarrillos. Le dijo que quería tener una aventura. Trató de levantarle el camisón.

Entró en el baño para escapar, pero el acusado la siguió, la detuvo cerrando la puerta y encendió un cigarrillo. Pasó con fuerza y ​​volvió al dormitorio.

La señorita Mannion dijo que Bowes-Lyon empujó a su víctima contra una pared, la tocó y la agarró por el trasero.

Ella agregó: 'Ella levantó la voz con la esperanza de que otro invitado la escuchara. Ella entró en pánico porque no conocía el diseño del castillo. Ella no tenía señal. Se negó a irse. Se metió en la cama y empezó a tirar de ella. Tenía que seguir alejándolo.

Bowes-Lyon la llamó "una persona grosera, mezquina, mala y horrible" y le dijo que no podía decirle qué hacer en su propia casa.

Después de más de 20 minutos, finalmente logró sacarlo de su habitación y envió una serie de mensajes pidiendo ayuda a otros invitados.

Bowes-Lyon regresó y trató de volver a entrar en la habitación, pero la mujer logró localizar a otro invitado en otra parte del castillo y él vino a ayudar.

Más tarde, el hombre informó que ella estaba 'angustiada' cuando habló con ella y que Bowes-Lyon se había quedado dormido cuando fue a confrontarlo sobre el incidente.

Simon Bowes-Lyon es un tatarabuelo de la reina Isabel, la reina madre a través de su tatarabuelo Claude.

El castillo de Glamis ha sido la sede de la familia Bowes-Lyon desde 1372. La reina madre, que nació como Elizabeth Bowes-Lyon en 1900 (en la foto), creció allí.

La mujer huyó del castillo por la mañana y voló a casa para informar de inmediato a la policía.

Bowes-Lyon envió una disculpa por correo electrónico a la mujer y ofreció otra disculpa por su comportamiento en la corte ayer.

Su abogado, John Scott QC, dijo: "Está realmente arrepentido por lo que acepta que fue una conducta vergonzosa".

Dijo que Bowes-Lyon había estado en terapia desde entonces para tratar de comprender su comportamiento.

Hablando fuera de la corte ayer, Bowes-Lyon dijo: 'Estoy muy avergonzado de mis acciones que han causado tanta angustia a un invitado en mi casa.

Claramente, había bebido en exceso la noche del incidente. Como alguien que es muy consciente del daño que puede causar el alcohol, debería haberlo sabido mejor. Reconozco, en cualquier caso, que el alcohol no es excusa para mi comportamiento.

"No pensé que fuera capaz de comportarme como lo hice, pero tuve que enfrentarlo y asumir la responsabilidad".

Bowes-Lyon, conocido por su amor por los autos rápidos y las vacaciones con estrellas de reality shows, fue nombrado uno de los solteros más elegibles del Reino Unido por Tatler en 2019.

El castillo de Earl fue el hogar de la Reina Madre. y Macbeth

El castillo de Glamis inspiró a Shakespeare y fue el hogar de la infancia de la reina madre.

Ha sido testigo de algunos de los acontecimientos históricos más trascendentales de Escocia durante los últimos 1.000 años. El rey Malcolm II fue asesinado en un pabellón de caza en el sitio del actual castillo en 1034.

In the Shakespeare tragedy, Macbeth lived at Glamis Castle in the 11th century, although in reality the king had no connection to the place.

Glamis has been the seat of the Bowes-Lyon family since 1372. The Queen Mother, who was born Elizabeth Bowes-Lyon in 1900 (pictured), grew up there.

During the First World War she worked as a nurse when part of her ancestral home was used as a hospital for wounded troops.

Glamis Castle was where she was wooed by the then-Duke of York – the future George VI – and they spent part of their honeymoon there.

The Queen Mother, pictured, gave birth to Princess Margaret on a stormy night at Glamis in 1930. She was the first royal baby born in Scotland since 1600.


Key Information

Royal residence of the Lyon family since 1372 and legendary setting of Shakespeare’s ‘Macbeth’.

Rebuilt in elaborate, turreted French chateau style in late 17th-century incorporating some 14th-century work, it is spectacular. Fine furnishings, paintings and armour.

Please check the website for further information, admission times and details about special events.

Open dailyu00a0from April to October :u00a010:00am – 5:30pm.

Last tour leaves at 4:30pm.

All visits must be pre-booked via the Castle website.

Historic Houses members visit for free. To book, members should email [email protected] with the following details: individual name and address, email address, contact telephone number, date and time of visit, type of ticket, Historic House membership numbers.

Glamis Castle welcomes groups. Our season runs from April to October butu00a0groups may also be booked by prior arrangement during November, December and March. ">]'>


Glamis Castle Considered The Most Haunted Castle in Scotland

Glamis Castle is situated beside the village of Glamis in Angus, Scotland. It is the home of the Earl and Countess of Strathmore and Kinghorne.

Glamis Castle has been the home of the Lyon family since the 14th century, though the present building dates largely from the 17th century. Glamis was the childhood home of Queen Elizabeth The Queen Mother, wife of King George VI. Their second daughter, Princess Margaret, Countess of Snowdon, was born there.

There is much folklore surrounding Glamis Castle and stories abound which say that it’s the most haunted castles in Scotland.

From the book The Lore of Scotland by Westwood and Kingshill, there’s this story:

“Legend attracts legend. Glamis Castle’s reputation as the most haunted house in Scotland — perhaps in all of Britain — has gathered around it a bewildering array of hauntings historical and romantic.

From the very beginning, the castle came under supernatural attack. The original plan was to build on the Hill of Denoon, (associated later, if not at that time) with the fairies, but each time that the foundations were laid the work was undone by earthquake or whirlwind. Finally, a “dark prophetic cry” was heard: ‘Build not on this enchanted ground ‘Tis sacred all these hills around.’ The architects took the hint and moved operations. This story has many parallels: “disputed sites” of castles and particularly churches are reported all over Britain and beyond.

More localized is the tradition connecting the castle with MACBETH whose ghost is said to haunt the castle in expiation of his murder of Duncan in the 19th century, the very room was shown in which the deed was done. Shakespeare locates the murder only at a castle in Inverness, but Macbeth’s titles as Thane of Glamis and of Cawdor have led to associations with both places.

An older report is the Malcolm II was the victim — the 14th century chronicler John of Fordun relates that the king was slain treacherously at Glamis, though sources closer to the date of Malcolm’s death in 1034 imply that he met a natural end. According to the 15th century Book of Pluscarden, the man stabbed here ‘when naked in bed and unsuspecting’ was the Lord of Glamis known as the ‘Whyte Lyon,’ murdered in 1382 by Sir James Lyndsay of Crawford. Thus began a feud between the Lyndsays and the Lyons, Earls of Strathmore, that lasted nearly 300 years. Prior to his death, the Whyte Lyon is said to have acquired an heirloom, the Lyon Cup, by some dark means. Although counted as a “luck” necessary to the survival of the Lyon family, its possession has not kept misfortune at bay. It is sometimes said that the odd happenings at Glamis are attributable to its influence.

in 1537, Janet Douglas, widow of the sixth Lord Glamis, was convicted of practicing witchcraft against the life of James V. She died at the stake on Castle Hill, Edinburgh, in 1537 too late it was discovered that the witnesses against her had perjured themselves. It is possible that this event gave rise to the story that the castle is haunted by the wraith of a witch, surrounded by the flames in which she died, though Janet Douglas is said to appear as a “grey lady” in the family chapel.

Other ghosts have little or no background to explain their hauntings. The pageboy that sits outside one of the bedrooms the ‘tongueless woman’ tearing at her mouth the lunatic spectre who follows the ‘Mad Earl’s Walk’ along the rooftop. These crop up in modern tellings but none of them have the romance of the Secret Chamber inside Glamis.

The tradition is that there is one room in the castle which has never been identified, although it has a window — or to put it another way, there are more windows on the outside than can be found on the inside. There is something about this particular mystery which is peculiarly uncanny, and perhaps the elaborations spoil it, but they are too rich to leave out.

A brief reference comes from Sir Walter Scott, who spent a night at Glamis in 1791:

“I was conducted to my apartment in a distant corner of the building. I must own, that as I heard door after door shut, after my conductor had retired, I began to consider myself too far from the living, and somewhat too near to the dead… In a word, I experienced sensations, which, though not remarkable either for timidity or superstition, did not fail to affect me to the point of being disagreeable, while they were mingled at the same time with a strange kind of pleasure, the recollection which affords me great pleasure at this moment.”

Scott also says that the castle contains a Secret Chamber, the entrance by which, by law or custom of the family, must only be known by three people at once. If Scott himself was the third person, he keeps counsel, describing the room only as a ‘curious monument of feudal times’ implying that it was merely used as a refuge.

The other legend attached to Glamis Castle is that of a grotesque child born several hundred years ago and concealed in a chamber constructed within the thickness of the walls. As each heir to the earldom came of age he was told the terrible truth and shown the monster — immensely strong, hairy, with a barrel-like body, tiny arms and legs, and no neck. This unfortunate creature was said to have lived until the 1920s, for all that time the rightful earl, but never acknowledged or seen but by the acting earl and a factor.”


Glamis Castle

Glamis Castle was begun as early as the eleventh century and has a long and storied history, but today it is most famous as the childhood home of Elizabeth Bowes-Lyon, who became the Queen Consort of King George VI of the United Kingdom and later the much-beloved Queen Mother of the present monarch, Queen Elizabeth II. Queen Elizabeth&rsquos younger sister, Princess Margaret, was born at Glamis Castle.

In Scotland Glamis Castle is second only to Balmoral Castle as a stop on a tour of royal residences. The current owner, the Earl of Strathmore, is the queen&rsquos great-nephew. His family, the Lyons, has owned this Scotland castle since 1372, when it was gifted by Robert II of Scotland to Sir John Lyon. The present Earl maintains the Glamis Castle library, the royal apartments, and the sculpted grounds.

In Scotland Glamis Castle is somewhat architecturally unique, resembling a French chateau like Chenonceau more than a medieval fortress like Stirling Castle. There has been some kind of fortress on the site for over a 1,000 years and the medieval turret at the center of the castle main keep of the castle dates from the 1300s. Most of the current Glamis Castle, including the majestic towers, was built the seventeenth and eighteenth centuries, when the building was no longer used as a defensive structure.

UK Map

In Scotland Glamis Castle (pronounced &ldquoGlamz&rdquo) is as famous for the mythology surrounding it as for its history. Shakespeare named his tragic hero Macbeth Thane of Glamis, and for many years this Scotland castle was thought to be the site where Macbeth murdered King Duncan. (Duncan&rsquos ghost was even rumored to haunt Glamis Castle.) Other ghosts are also supposed to haunt Glamis Castle library and its many halls and rooms. A seat in the castle&rsquos chapel is reserved for the legendary &ldquoGrey Lady&rdquo a long-dead Earl is said to still be playing a game of cards in one of the bedrooms the ghost of Lady Glamis, who James V had burnt as a witch, has been &ldquosighted&rdquo haunting the halls and the body of a deformed child is supposedly still resting in a bricked-up room.

Like Brodick Castle on the Isle of Arran, Glamis Castle features on the Bank of Scotland&rsquos banknotes. Glamis Castle is located about 12 miles north of the major Scottish city of Dundee, and about 80 miles north of the Scottish capital, Edinburgh. Public transportation runs from Dundee to the town of Glamis, except on Sundays. Glamis Castle is open to the public from March until December, from 10 am to 6 pm (the last tour leaves at 4:30 pm). In addition to Glamis Castle library, visitors should look at the exquisitely carved ceilings, the tea room, and the extensive grounds, which include a large arboretum with trees from around the world.


Over recent years, royal births have taken place in private hospital rooms, but this is a relatively new phenomenon Prince William was the first future king to arrive in this way. In the past, heirs to the throne were usually delivered at their homes a number of which now belong to Members of The Historic Houses Association, who open their doors to the public so you can see for yourselves the places where the Royal Family were born or raised.

Hever Castle

The most famous, perhaps, is Hever Castle, the childhood home of Anne Boleyn.

Hever is currently home to England’s only surviving medieval royal state bed, thought to be the bed where Henry VII’s sons Arthur and Henry were conceived.

In Tudor times, there would have been a number of witnesses to the birth of an heir to the throne and even quite recently Home Secretaries used to attend royal births. The custom was ended in 1948 ahead of the birth of Prince Charles.

Glamis Castle

Queen Elizabeth II‘s younger sister, Princess Margaret, was born at Glamis Castle on a stormy August night in 1930, becoming the first royal baby in direct line to the throne to be born in Scotland since the year 1600. The registration of the birth was delayed to avoid Princess Margaret Rose being numbered 13 in the parish register.

The castle still holds a number of personal pieces of royal memorabilia including the birth certificate of Princess Margaret and telegrams of congratulations from King George VI and Queen Mary.

St Paul’s Walden Bury

While Glamis was the ancestral and childhood home of the late HM Queen Elizabeth and the Queen Mother, the latter was also born in another HHA Member property, St Paul’s Walden Bury, a grand stately home and surrounding gardens located in the village of St Paul’s Walden in Hertfordshire.

Browse our image gallery of the HHA’s Royal birthplace properties…

Scotland’s grand and imposing Glamis Castle. Image credit: Glamis Castle. Glamis Castle. Image credit: Glamis Castle. The historical Royal bed at Hever Castle. Image credit: Hever Castle. Royal bed at Hever Castle. Image credit: Hever Castle. Hever Castle. Image credit: Hever Castle. The stately home and gardens of St Paul’s Walden Bury in Hertfordshire. Image credit: St Paul’s Walden Bury. The long driveway at Glamis Castle. Image credit: Glamis Castle.

For those interested in more Royal connections, The HHA has a Royal Trail available on its website and invites you to come and see for yourselves their historic royal homes.


Glorious Glamis Castle

W ith its towers and turrets, Glamis Castle near Forfar in East Scotland looks for all the world like something from a fairy tale, an impression that is perhaps closer to the truth than many people might imagine.
From the first glimpse of the castle as they drive up the tree-lined avenue, visitors can sense the history and legend oozing from the fabric of this fine building. Although some parts are off limits to the public, (it is a family home after all), the public areas provide a wonderful insight into aristocratic life through the ages.
According to legend, the first attempts to build a castle at Glamis on nearby Hunter’s Hill were thwarted by the “little people.” Hunter’s Hill was their special place, and each night, after the builders had finished, they would take down the stones so that there was no trace of the building work left by the following morning. This went on for some time until the builders took the hint, and Glamis was built on its present site.

[caption align="aligncenter"]

COUTESY OF THE STRATHMORE ESTATE

[caption align="aligncenter"]

POSTCARD INSET: POPPERFOTO/GETTY IMAGES

Originally, Glamis was a hunting lodge used by the kings of Scotland as a base when they were in the northeast of the country. King Malcolm II died at Glamis in 1034, probably from wounds sustained in a nearby battle rather than as a result of an assassination attempt, and the event is commemorated by King Malcolm’s room. This room is certainly not the original, but it is thought to be on a site close to where he breathed his last in the old hunting lodge.
Duncan’s Hall, another eerie part of the old castle, is the traditional scene of the murder of Malcolm’s successor, Duncan I, who was actually killed by Macbeth—although the act took place during a battle fought near Elgin in 1040. Later, William Shakespeare, who is reputed to have visited Aberdeen in 1599, decided to incorporate these bloody goings-on in his own version of Scottish history. Perhaps even then Glamis had a reputation for paranormal activity, which encouraged the Bard to incorporate the stories into Macbeth . Certainly, the Glamis connections with the most famous ghost in English literature are a fabrication.
The Lyon family, now headed by the Earl of Strathmore and Kinghorne, has lived at Glamis since 1372, the year in which John Lyon, later Sir John, was granted the thanage of Glamis by King Robert II. Four years later, Sir John married Robert’s daughter, Princess Joanna, the first of many associations with the Royal family.
It was their son, also Sir John, who started work on the present castle, so that the original parts of the castle are themselves monuments to over 600 years of history.
Like so many historical buildings, Glamis Castle is reputed to be haunted, and it can lay claim to being the most haunted building in Scotland if not the UK.
The crypt, decorated with suits of armor, big game heads and even a saddle dating from Cromwell’s occupation of the castle, is one of the oldest parts of the building. Its thick walls are said to incorporate a small room which features in one of the most famous paranormal stories associated with Glamis.
That room is said to be where Lord Glamis was playing cards with the Earl of Crawford, who was also known as “Earl Beardie,” one Saturday evening. The card game continued late into the night until Saturday passed into Sunday. From that point there are many versions of the story, but the outcome is always the same.
Some say a servant interrupted the two card players and reminded them that it was now the Sabbath, whereupon Glamis is reputed to have said he would play on regardless. Other versions have Glamis or Beardie offering to gamble with the Devil himself. Again, versions of the tale differ. Some have a tall, darkly clothed stranger arriving at the gate seeking admission to the castle while others simply have him appearing in the chamber.
One way or another, the Devil arrived to take part in the card game, after which strange noises were heard coming from the room. The noises persisted for years until, eventually, after some 300 years, the family decided they could no longer put up with the strange sounds and had the room filled in and its entrance closed up. Some believe that Beardie, having lost his soul to the Devil in the card game, still haunts the castle. Whatever the reason, strange noises can still be heard from the room on Saturday evenings—perhaps the card game has still to be finished.
Another legend is the “Gray” or “Praying Lady,” a spirit generally thought to be that of Lady Janet Douglas, the wife of the 6th Lord Glamis. James V of Scotland was thought to have had a grudge against the Douglas family, or he might simply have coveted the lands and castle of the family and resolved to have them for himself. Irrespective of James’ motives, when her husband died in 1528, Lady Janet no longer had the protection of Lord Glamis, and she was taken to Edinburgh to stand trial for witchcraft.
By all accounts there was no substance to the charge. Lady Janet was said to have a kindly disposition, but torture was allegedly used to extract a confession from her, a normal practice of the time that persisted in the witch hunts of the 17th century. In the face of such “evidence,” the unfortunate Lady Janet was found guilty and burned alive at Castle Hill in Edinburgh in 1537.
Her son John was held prisoner, and if he, too, had died, the lands might well have reverted to the King. In fact, it was James V who died, in 1542, and eventually the young John was released by an Act of the Parliament of Scotland. He was then able to return to Glamis and claim his rightful inheritance.
Many people say they have seen the figure of a woman dressed in a gray robe praying in the Chapel, so perhaps Lady Janet returned to Glamis to keep a motherly eye on her son and heir. Legend requires that visitors knock three times on the chapel door before entering, to warn Lady Janet of their presence.
The Chapel, built in the late 17th century and still used by the family today, features in another piece of folklore. It was there that the Old Pretender, or James VIII to Jacobite supporters, “cured” people of scrofula, a glandular disease that causes growths in the neck, also known as the King’s evil. The Chapel displays a number of fine paintings, including one of the risen Christ being mistaken for a gardener, which unusually depicts him wearing a hat.
In modern times, the castle has become best known as the childhood home of Elizabeth Bowes Lyon, the late Queen Mother and her elder daughter Queen Elizabeth, as well as being the birthplace of the late Princess Margaret.

[caption align="aligncenter"]

COUTESY OF THE STRATHMORE ESTATE

Planning a Visit to Glamis

Visit Glamis Castle, open daily March-Oct. from 10-6, Nov.-Dec. from 10:30-4:30

Admission to castle, garden and grounds £8.75

Glamis is located on the A90, 12 miles north of Dundee, which is the closest train station. Regular local bus service departs from Seagate Bus Station, Dundee.

Some 4,500 acres of the estate itself are largely given over to farming, with pigs, sheep and highland cattle among the animals reared there. The nearby village of Glamis is home to a Folk Museum and preserved cottages that give visitors an insight into rural life in a bygone age.
When Elizabeth married the Duke of York, who later succeeded Edward VII as George VI, her mother converted three bedrooms into a separate suite for use by the Royal couple when they visited Glamis. This is where the ghost of a young pageboy, who was rather too mischievous for his own good, is said to lurk. Having got himself into a bother just once too often, he was ordered to sit on a seat, a stone slab that juts out from the wall, outside what is now the Queen Mother’s sitting room. Unfortunately, he was forgotten about until morning when his stiff, frozen body was discovered.
Another account suggests that the pageboy was black, while yet another relates how he still possesses the same mischievous streak that got him into trouble in the first place. If this last version is to be believed, he still sits on his seat and stretches a leg out to trip the unwary. In fact there is a small step near the seat which causes many people to stumble. Victims of the mischievous pageboy?
These days, the family is looking to move away from the paranormal tales, arguing that there is no evidence of ghostly activity. Nevertheless, whether you are a believer or not, Glamis Castle is like a time machine, which, with or without fairies and phantoms, tells the story of one of Scotland’s most notable aristocratic families. What more could any visitor ask?


Shakespeare, Ghosts and Bears: Scotland’s Glamis Castle

Glamis Castle and the Strathmore Estate on an afternoon in Spring (Angus, Scotland)

The Castle Glamis (pronounced “glamz” ) dominates the end of a long driveway, at the edge of a quaint town by the same name. There is a small shop and post office, with knit bears visible through the windows, and a warm pub that smells of butter-baking fish and roast potatoes, with deep red and wood-paneled walls, the Strathmore Arms.

Of literally hundreds in Scotland, Glamis Castle is perhaps the most grand. It is off the beaten path: two hours northeast of Glasgow by rented car, through Perth and Dundee. While most travelers look no further than Stirling or Edinburgh for their castle gawking-needs, the enterprising soul who makes the weekend trek will have the Vale of Strathmore almost to herself, sweeping views of rolling rapeseed-iridescent hills, hirsute Angus cows, and all the flowers of spring.

Glamis Castle is the childhood home of beloved Her Majesty Elizabeth the Queen Mother, who died in 2002 at 101 years of age. The entrance gates are a memorial to her, funded by public subscription and inaugurated by Prince Charles and Camilla in 2008. Just visible through the wrought iron and her Coat of Arms, are castle turrets and the fluttering Union Jack.

The castle and estates comprise the ancestral home of the Earls of Strathmore, since Sir John Lyon in 1372. The present structure is a prime example of Scottish castle architecture, under nearly constant renovation: Over the centuries, it has been a royal hunting lodge, a military garrison and a hospital in World War I. It was ransacked by King James the V-who had the 6th Lord Glamis’s widow, Lady Janet Douglas, burned at the stake in 1537-and is said to have been visited by such prestigious persons as Shakespeare, James “The Old Pretender,” Mary Queen of Scots, and Oliver Cromwell (who allegedly liberated all the silver and used the furniture for firewood). Decorative elements throughout commemorate the union of the Bowes and Lyon families with… bows and lions, elaborate color-coded crests depicting marriages, and the repeating theme of Scottish Thistle woven together with the Rose of England.

View of Glamis Castle from the Italian Garden

Tours are just £9.75 ( £9 for seniors/students and £7.25 per child). A well-educated docent in tartan skirt and uniform embroidered sweater takes you first through the Victorian Dining Room, installed in 1850 (which seats up to 36 for formal dinner and is available for private hire), then down to the medieval structure, the so-called Crypt, with walls three meters thick. The temperature drops by ten degrees. The ghost stories begin. This room would have been primarily for servants, dining and public business of the Earl, but i t contains the celebrated “secret chamber” -a walled up room which may or may not contain a family of clansmen who sought asylum and were murdered by starvation, or else an ancestor and company doomed to play cards with the Devil until Doomsday. Whatever’s in there-and there’s alguna cosa in there-has not been seen for centuries only a wall of stone is visible from the outside window. Up the spiral staircase, the vaulted guard room (remodeled in the 17th Century with stucco and Italian plasterwork) lets in some light before we move on to the private Chapel, and the second of many celebrated ghost s. The Grey Lady, often seen praying on a little cane-backed corner chair is said to be the ghost of Janet Douglas, still sulking about her fiery fate.

The Royal Apartments are next, and could not be more different: a suite of rooms arranged in 1923 for the Queen Mother-then the Lady Elizabeth Bowes Lyon-on her marriage into the English royal family in 1923. Our guide is quick with anecdotes about the many famous visitors and, yes, más ghosts. She even tells us how James “The Old Pretender” forgot his silver pocketwatch beneath his pillow when he imposed himself and 88 supporters on the castle’s hospitality (it was knicked by a servant girl, but never sold and is now safe in the Gallery downstairs).

The tour saves the best for last: the famous “Duncan Room,” where King Macbeth purportedly offed King Duncan in his eponymous tragic play. The murder, in fact, took place in Elgin, but Shakespeare’s choice to set his work in this stone room is understandable-it is claustrophobic and creepy, with one tiny, barred-over window that keeps an eye on visitors approaching up the drive. In Duncan’s room we also meet Fred the taxidermied bear, a former Lyon family pet brought in from Russia, who broke loose one day among the highland cattle and met his gory end. Our kindly docent pats him on the rump and thanks us for our attention.

As is typical of Scottish spring, we entered the castle on a sun-graced, albeit chilly, afternoon and exited to ambient grey and pouring rain, hoping no ghosts followed us out. For just under £10, plus the price of scones and tea, Glamis Castle offers an excellent afternoon adventure: a history lesson in Scottish-English intermarriage, a voyeuristic look into the life of the Queen Mother and ghost stories galore. The castle grounds are often opened for events: fireworks, festivals, outdoor stagings of Macbeth and, of course, haunted Halloweens.

Glamis Castle [Map]
Dundee Rd
Glamis, Forfar DD8 1RJ
Reino Unido
+44 (0) 1307 840393

Follow Untapped Cities on Twitter and Facebook! Get in touch with the author @msmeghanbean.


Ver el vídeo: Los Fantasmas del Castillo de Glamis, Escocia (Diciembre 2021).