Podcasts de historia

Cronología de la escultura romana

Cronología de la escultura romana

  • C. 10 a. C.

    Estatua de Augusto como Pontifex Maximus esculpida.

  • 9 a. C.

    Augusto completa un enorme altar, el Ara Pacis, en Roma.

  • C. 100 d.C.

    En la escultura de mármol romana, la pupila y el iris del ojo comienzan a esculpirse en lugar de simplemente pintarse en la estatua.

  • 113 d.C.

    La columna de Trajano está construida en Roma y conmemora las campañas del emperador en Dacia.

  • C. 130 d.C.

    Se esculpe la colosal estatua de mármol idealizada de Antinoo y se funda su culto

  • C. 176 d. C.

    En Roma se erige una enorme estatua de bronce de Marco Aurelio a caballo.

  • C. 180 d.C.

    Se erige en Roma la Columna de Marco Aurelio y Faustina. Representa en una escultura en relieve las campañas de los emperadores a través del Danubio.

  • 190 d.C.- 192 d.C.

    Se esculpe el busto de Cómodo como Hércules.

  • 203 d.C.

    El Arco de Septimio Severo se construyó en el Foro Romano de Roma para conmemorar las victorias sobre los partos.

  • C. 315 d.C.

    Arco de Constantino que construí en Roma para conmemorar la victoria sobre Majencio en 312 EC.


Los romanos

La versión mejorada del sitio requiere que se instale el complemento Flash 8 (o superior) y que JavaScript esté habilitado en su navegador. Para saber cómo instalar un complemento de Flash, vaya a la guía de instalación de WebWise Flash.

Un día en la vida de un niño de 10 años en la Gran Bretaña romana Ver más videos

¿Quiénes eran los romanos? ¿Por qué vinieron a Gran Bretaña y cómo cambiaron las vidas de las personas que viven aquí? Puede utilizar nuestros recursos para explorar lo que sucedió en la Gran Bretaña romana, crear mosaicos y construir su propia villa romana. ¡Ni siquiera necesitas tus propios esclavos para hacerlo!


Arte paleocristiano

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Arte paleocristiano, también llamado Arte paleocristiano o arte cristiano primitivo, arquitectura, pintura y escultura desde los inicios del cristianismo hasta principios del siglo VI, en particular el arte de Italia y el Mediterráneo occidental. (El arte cristiano primitivo en la parte oriental del Imperio Romano generalmente se considera parte del arte bizantino). La religión cristiana fue parte de una tendencia general en el Imperio Romano tardío hacia el misticismo y la espiritualidad. A medida que se desarrolló el cristianismo, su arte reflejó el clima artístico predominante en la antigüedad tardía. Excepto por las diferencias en el tema, las obras cristianas y paganas se veían muy parecidas, de hecho, es posible mostrar que el mismo taller a veces producía esculturas con fines cristianos y no cristianos.

El arte cristiano identificable más antiguo consiste en algunas pinturas de paredes y techos del siglo II en las catacumbas romanas (cámaras funerarias subterráneas), que continuaron decoradas en un estilo esquemático derivado del impresionismo romano hasta el siglo IV. Proporcionan un registro importante de algunos aspectos del desarrollo del tema cristiano. La iconografía cristiana más antigua tendía a ser simbólica. Una simple representación de un pez era suficiente para aludir a Cristo. El pan y el vino invocaban la Eucaristía. Durante los siglos III y IV, en las pinturas de las catacumbas y en otras manifestaciones, los cristianos comenzaron a adaptar prototipos paganos familiares a nuevos significados. Las primeras representaciones figurativas de Cristo, por ejemplo, lo muestran con mayor frecuencia como el buen pastor tomando prestado directamente de un prototipo clásico. También fue representado a veces con la apariencia de dioses o héroes familiares, como Apolo u Orfeo. Sólo más tarde, cuando la religión misma había alcanzado cierta medida de poder terrenal, asumió atributos más exaltados. Las narrativas tendieron al principio a ser tipológicas, sugiriendo a menudo paralelismos entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Las primeras escenas de la vida de Cristo que se describieron fueron los milagros. La Pasión, particularmente la crucifixión en sí, generalmente se evitaba hasta que la religión estaba bien establecida.

Los inicios del arte paleocristiano se remontan al período en que la religión era todavía una secta modesta y en ocasiones perseguida, y su florecimiento sólo fue posible después del 313, cuando el emperador cristiano Constantino el Grande decretó la tolerancia oficial del cristianismo. El patrocinio imperial subsiguiente trajo a la religión popularidad, riquezas y muchos conversos de todas las clases sociales. De repente, la iglesia necesitaba producir arte y arquitectura a una escala más ambiciosa para poder acomodar y educar a sus nuevos miembros y reflejar su nueva dignidad e importancia social.

Pronto se construyeron iglesias y santuarios en todo el imperio, muchos patrocinados por el propio Constantino. Estos edificios solían ser basílicas de cinco naves, como el Viejo San Pedro en Roma, o edificios de planta basílica centrados en un santuario redondo o poligonal, como el de la Iglesia de la Natividad en Belén. La escultura a gran escala no era popular, pero se siguieron produciendo esculturas en relieve sobre sarcófagos, como la de Junius Bassus (fallecido en 359), tallas de marfil y cubiertas de libros. Las paredes de las iglesias estaban decoradas con pinturas o mosaicos para instruir a los fieles. La iglesia de Sta. Maria Maggiore en Roma tiene un extenso programa de mosaicos de escenas del Antiguo y Nuevo Testamento que se inició en 432. La pintura también ilustró libros litúrgicos y otros manuscritos.

El arte de este período tuvo sus raíces en el estilo clásico romano, pero se convirtió en una expresión artística más abstracta y simplificada. Su ideal no era la belleza física sino el sentimiento espiritual. Las figuras humanas se convirtieron así en tipos en lugar de individuos y, a menudo, tenían ojos grandes y fijos, "las ventanas del alma". Se utilizaban con frecuencia símbolos y las composiciones eran planas e hieráticas, para concentrarse y visualizar claramente la idea principal. Aunque el arte de la época se apartó intencionadamente del naturalismo anterior, a veces tiene un gran poder e inmediatez.


Influencia romana

Antes de la llegada de la maquinaria pesada, nos ocupamos de muchas tareas a mano, y en Europa esto condujo al desarrollo de los capiteles cuadrados romanos cincelados conocidos simplemente como Capitalis Monumentalis. Impulsados ​​por el inmenso poder y la extensión geográfica del Imperio Romano, prepararon el escenario para toda la estructura de tipo occidental, que luego se desarrolló en estilos de escritura propios.

Estos incluyeron las capitales rústicas dinámicas, así como la unicase uncial, que ayudó a dar forma a los óvalos minúsculos minúsculos carolingios con sus ascendentes y descendentes distintivos. Una población cada vez más alfabetizada tenía un apetito creciente por los libros, lo que llevó a algunos cambios puramente funcionales, como letras que se volvieron menos anchas para adaptarse a un estilo de escritura más rápido y ahorrar recursos. El resultado fue Blackletter (o "fracturas"), un estilo de escritura medieval que utiliza un bolígrafo de punta ancha para producir formas de letras pesadas, a menudo angulares, y contadores condensados.

Ejemplos de incisión: Trajano, Colus
Ejemplos de blackletter: Fraktur, Textura, Schwabacher

Johannes Gutenberg

Una de las principales razones de la ubicuidad de la escritura como herramienta de comunicación es la imprenta de Gutenberg y, más precisamente, el tipo móvil que permitió por primera vez la composición de glifos individuales en líneas de texto más largas.

El número preciso y limitado de caracteres alfabéticos de la primera fuente Gutenberg influyó en su éxito, en marcado contraste con los millones de posibles combinaciones de glifos en las escrituras de Asia oriental, donde el tallado en madera resultó más fácil. La mayor durabilidad del metal y la opción de una estética uniforme en una sola fuente impulsaron aún más la reputación de la tecnología y, finalmente, la estableció como la forma predominante en Europa.

Se diseñó un tipo de letra especial para el primer libro impreso del mundo & # 8211 la primera fuente de la Biblia de Gutenberg & # 8211 basado en Textura y Schwabacher debido a sus contadores condensados ​​y espaciado aumentado. La técnica permitiría más caracteres por línea y, a su vez, más información por página.


Contenido

Los historiadores modernos consideran convencionalmente a Augusto como el primer emperador, mientras que Julio César es considerado el último dictador de la República romana, una opinión que tiene sus orígenes en los escritores romanos Plutarco, Tácito y Casio Dio. [6] Sin embargo, la mayoría de los escritores romanos, incluidos Josefo, Plinio el Joven, Suetonio y Apio, así como la mayoría de la gente corriente del Imperio, pensaban en Julio César como el primer Emperador. [7]

Al final de la República Romana, ningún título nuevo, y ciertamente ningún título único, indicaba al individuo que ostentaba el poder supremo. En la medida en emperador podría verse como la traducción inglesa de imperator, entonces Julio César había sido un emperador, como varios generales romanos antes que él. En cambio, al final de las guerras civiles en las que Julio César había liderado sus ejércitos, quedó claro que ciertamente no había consenso para volver a la monarquía de estilo antiguo, pero que el período en el que varios funcionarios, otorgados con el mismo poder por el gobierno Senado, lucharían entre sí habían llegado a su fin.

Julio César, y luego Augusto después de él, acumularon cargos y títulos de la más alta importancia en la República, haciendo permanente el poder adscrito a esos cargos e impidiendo que cualquiera con aspiraciones similares acumulara o mantuviera el poder para sí mismo. Sin embargo, Julio César, a diferencia de los que le siguieron, lo hizo sin el voto y la aprobación del Senado. [ cita necesaria ]

Julio César ocupó los cargos republicanos de cónsul cuatro veces y dictador cinco veces, fue nombrado dictador a perpetuidad (dictador perpetuo) en el 45 a. C. y había sido "pontifex maximus" durante un largo período. Obtuvo estos cargos por consentimiento senatorial y, justo antes de su asesinato, era el hombre más poderoso del mundo romano.

En su testamento, César nombró heredero a su hijo adoptivo Octavio. A la muerte de César, Octavio heredó la propiedad y el linaje de su padre adoptivo, la lealtad de la mayoría de sus aliados y, nuevamente a través de un proceso formal de consentimiento senatorial, un número creciente de títulos y cargos que se habían acumulado en César. Una década después de la muerte de César, la victoria de Octavian sobre su antiguo aliado Mark Antony en Actium puso fin a cualquier oposición efectiva y confirmó la supremacía de Octavian.

En el 27 a. C., Octavio compareció ante el Senado y ofreció retirarse de la política activa y el gobierno; el Senado no solo solicitó que permaneciera, sino que aumentó sus poderes y los hizo de por vida, otorgándole el título de Augusto (el elevado o divino, algo menos que un dios pero acercándose a la divinidad). Augustus permaneció en el cargo hasta su muerte, la amplitud de sus poderes superiores como princeps y permanente imperator de los ejércitos de Roma garantizaba la continuación pacífica de lo que nominalmente seguía siendo una república. Su "restauración" de poderes al Senado y al pueblo de Roma fue una demostración de su auctoritas y piadoso respeto por la tradición.

Algunos historiadores posteriores, como Tácito, dirían que incluso a la muerte de Augusto, la verdadera restauración de la República podría haber sido posible. En cambio, Augusto preparó activamente a su hijo adoptivo Tiberio para que fuera su sucesor y defendió su caso ante el Senado para obtener una herencia por mérito. El Senado disputó el tema, pero finalmente confirmó a Tiberio como princeps. Una vez en el poder, Tiberio se esmeró mucho en observar las formas y la sustancia cotidiana del gobierno republicano.

Roma no tenía un solo cargo constitucional, título o rango exactamente equivalente al título inglés de "emperador romano". Los romanos de la era imperial usaban varios títulos para denotar a sus emperadores, y todos estaban asociados con la era republicana preimperial.

La autoridad legal del emperador derivaba de una concentración extraordinaria de poderes y cargos individuales que existían en la República, más que de un nuevo cargo político, los emperadores eran elegidos regularmente para los cargos de cónsul y censor. [8] Entre sus privilegios permanentes se encontraba el tradicional título republicano de princeps senatus (líder del Senado) y la oficina religiosa de Pontifex maximus (sumo sacerdote del Colegio de Pontífices). Cada emperador ocupó el último cargo y título hasta que Graciano lo entregó en el año 382 d. C. al Papa Siricio, que finalmente se convirtió en un honor auxiliar del obispo de Roma.

Estos títulos y cargos conferían un gran prestigio personal (dignitas) pero la base de los poderes de un emperador derivados de su auctoritas: esto asumió sus mayores poderes de mando (imperium maius) y el poder tribunicio (tribunicia potestas) como cualidades personales, separadas de su cargo público. Como resultado, superó formalmente a los gobernadores provinciales y a los magistrados ordinarios. Tenía derecho a promulgar o revocar sentencias de pena capital, se le debía la obediencia de los ciudadanos privados (privati) y por los términos de la ius auxiliandi podría salvar a cualquier plebeyo de la decisión de cualquier magistrado patricio. Podía vetar cualquier acto o propuesta de cualquier magistrado, incluidos los tribunos del pueblo (ius intercedendi o ius intercessionis). Su persona se consideraba sagrada.

Se esperaba que los magistrados romanos en asuntos oficiales usaran la forma de toga asociada con su oficina. Diferentes togas eran usadas por diferentes rangos. Los magistrados superiores tenían derecho a togas bordeadas de púrpura. Un triunfal imperator de la República tenía derecho a llevar la toga picta (de color púrpura sólido, ricamente bordado) durante la duración del rito triunfal. Durante la República Tardía, a los más poderosos se les extendió este derecho. Se cree que tanto Pompeyo como César usaron la toga triunfal y otros vestidos triunfales en funciones públicas. Los emperadores posteriores se distinguieron por llevar togae purpurae, togas moradas de ahí la frase "ponerse la púrpura" para la asunción de la dignidad imperial.

Los títulos habitualmente asociados con la dignidad imperial son imperator ("commander"), que enfatiza la supremacía militar del emperador y es la fuente de la palabra inglesa emperador César, que originalmente era un nombre, pero llegó a usarse para el heredero designado (como Nobilissimus Caesar, "Most Noble Caesar") y fue retenido en el momento de la adhesión. El título del emperador gobernante era el descriptivo Augusto ("majestuoso" o "venerable", que tenía tintes de lo divino), que fue adoptado en el momento de la adhesión. En griego, estos tres títulos se tradujeron como autokratōr ("Αὐτοκράτωρ"), Kaisar ("Καίσαρ"), y augoustos ("Αὔγουστος") o sebastos ("Σεβαστός") respectivamente. En la tetrarquía de Diocleciano, se mantuvieron las antigüedades tradicionales: "Augusto" estaba reservado para los dos emperadores mayores y "César" para los dos emperadores menores; cada uno delegaba una parte del poder y la responsabilidad, pero cada uno era un emperador en espera, en caso de que ocurriera algo. su superior.

Como princeps senatus (literalmente, "primer hombre del senado"), el emperador podría recibir embajadas extranjeras en Roma. Se sabe que algunos emperadores (como Tiberio) han delegado esta tarea en el Senado. En términos modernos, estos primeros emperadores tenderían a ser identificados como jefes de estado. La oficina de princeps senatus, sin embargo, no era una magistratura y no implicaba imperio. En algunos puntos de la historia del Imperio, el poder del emperador era nominalmente poderosos prefectos pretorianos, amos de los soldados y, en algunas ocasiones, otros miembros de la casa imperial, incluidas las madres y abuelas imperiales, eran la verdadera fuente de poder.

Imperator Editar

El título imperator se remonta a la República Romana, cuando un comandante victorioso podía ser aclamado como imperator en el campo por sus tropas. El Senado podía entonces otorgar o retener el extraordinario honor de un triunfo, el comandante triunfal conservaba el título hasta el final de su magistratura. [9] En la tradición romana, el primer triunfo fue el de Rómulo, pero el primer destinatario atestiguado del título imperator en un contexto triunfal es Emilio Paulo en el 189 a. C. [9] Fue un título celebrado con gran orgullo: Pompeyo fue aclamado imperator más de una vez, al igual que Sila, pero fue Julio César quien lo utilizó por primera vez de forma permanente; según Dio, esta fue una forma singular y excesiva de adulación concedida por el Senado, transmitida al heredero adoptivo de César junto con su nombre y prácticamente sinónimo de eso. [10]

En el 38 a.C., Agripa rechazó un triunfo por sus victorias bajo el mando de Octavio, y este precedente estableció la regla de que el princeps debe asumir tanto el saludo como el título de imperator. Parece que a partir de entonces Octavio (más tarde el primer emperador Augusto) utilizó imperator como primer nombreprenombre): Emperador César no César imperator. A partir de esto, el título pasó a denotar el poder supremo y se usaba comúnmente en ese sentido. Otho fue el primero en imitar a Augusto, pero solo con Vespasiano imperator (emperador) se convirtió en el título oficial por el que se conocía al gobernante del Imperio Romano.

Princeps Editar

La palabra princeps (plural principes), que significa "primero", era un término republicano utilizado para denotar a los principales ciudadanos del estado. Era un título puramente honorífico sin deberes ni poderes adjuntos. Fue el título más preferido por Augusto ya que su uso implica solo primacía, frente a otro de sus títulos, imperator, lo que implica dominio. Princeps, debido a su connotación republicana, se usaba más comúnmente para referirse al emperador en latín (aunque la posición constitucional real del emperador era esencialmente "pontifex maximus con poder tribunicio y imperio reemplazando a todos los demás ") ya que estaba de acuerdo con la fachada de la República restaurada, la palabra griega basileus ("rey") se modificó para ser sinónimo de emperador (y ganó principalmente el favor después del reinado de Heraclio) ya que los griegos no tenían sensibilidad republicana y veían abiertamente al emperador como un monarca.

En la era de Diocleciano y más allá, princeps cayó en desuso y fue reemplazado por dominus ("señor") [11] los emperadores posteriores usaron la fórmula Imperator Caesar NN. Pius Felix (Invictus) Augustus: NN representa el nombre personal del individuo Pius Felix que significa "Piadoso y Bendito" e Invictus que significa "invicto". El uso de princeps y dominus simbolizan ampliamente las diferencias en el gobierno del imperio, dando lugar a las designaciones de época "Principado" y "Dominar".

Evolución en la Antigüedad tardía Editar

En 293, tras la crisis del siglo III que había dañado gravemente a la administración imperial, el emperador Diocleciano promulgó reformas radicales que borraron muchos de los vestigios y fachadas del republicanismo que habían caracterizado al orden de Augusto en favor de una autocracia más franca. Como resultado, los historiadores distinguen el período de Augusto como el principado y el período desde Diocleciano hasta las reformas del emperador Heraclio del siglo VII como el dominio (del latín para "señor").

Sin embargo, volviendo a las tradiciones más antiguas de trabajo compartido en la república, Diocleciano estableció en la cima de esta nueva estructura la Tetrarquía ("regla de los cuatro") en un intento de proporcionar una sucesión más suave y una mayor continuidad del gobierno. Bajo la tetrarquía, Diocleciano estableció un sistema de co-emperadores, llamados "Augusto", y emperadores menores, llamados "César". Cuando un co-emperador se retiraba (como Diocleciano y su co-emperador Maximiano lo hicieron en 305) o moría, un "César" joven lo sucedería y los co-emperadores nombrarían nuevos Césares según fuera necesario.

Los cuatro miembros del Colegio Imperial (como los historiadores llaman al arreglo) compartieron desafíos militares y administrativos al asignar a cada uno áreas geográficas específicas del imperio. De esta innovación, que se repite a menudo, aunque no de manera constante, durante los siguientes 187 años, surge la noción de una partición este-oeste del imperio que se hizo popular entre los historiadores mucho después de que la práctica se detuviera. Las dos mitades del imperio, aunque a menudo se ejecutan como de facto entidades separadas en el día a día, siempre fueron consideradas y vistas, legal y políticamente, como divisiones administrativas separadas de una única e insoluble imperio por los romanos de la época.


Ábaco

Con los complejos sistemas de suma que tenemos hoy en día, puede ser difícil comprender que las personas estuvieran usando piedras pequeñas u otros objetos como dispositivos numéricos desde tiempos inmemoriales. La palabra calcular en sí mismo viene del latín cálculo, lo que significa piedra pequeña. Estos métodos de cálculo introdujeron algún tipo de abstracción elemental, pero la gente se dio cuenta gradualmente de que este método no iba lo suficientemente lejos como para satisfacer sus crecientes necesidades. Para contar hasta 1000, por ejemplo, habrían tenido que juntar mil guijarros, lo que fue un trabajo enorme.

Por eso, una vez comprendido el principio de la base numérica, se sustituyeron los guijarros habituales por piedras de diversos tamaños a las que se asignaron diferentes órdenes de unidades. Por ejemplo, si se usó un sistema decimal, el número 1 podría representarse con una piedra pequeña, el 10 con una más grande, el 100 con una aún más grande, y así sucesivamente. Era cuestión de tiempo que alguien pensara en colocar algunas piedras sobre una gran base de piedra plana, alambre u otra cosa.

Se desconoce exactamente cuándo se desarrollaron exactamente los primeros dispositivos para facilitar el cálculo, como el tablero de conteo, o ábaco. El tablero de conteo se inventó cuando alguien entendió la idea de colocar piedras u otros objetos en columnas marcadas en una superficie plana y asignar un orden de unidades a los objetos en cada columna. Más tarde, los objetos sueltos en las columnas fueron reemplazados por cuentas que podían deslizarse a lo largo de varillas paralelas.

Hay una información no probada, que un dispositivo similar al ábaco se usó en Babilonia ya en el 2400 a. C. La palabra ábaco en sí es una palabra latina, que proviene del griego ά & beta & alpha & kappa & alpha & sigma (tablero o mesa). La palabra griega probablemente proviene del semítico. abk, lo que significa arena, polvo o para limpiar el polvo, lo que nos puede sugerir que los griegos aceptaron la idea del ábaco de los fenicios (que es el caso del alfabeto griego, inspirado en el alfabeto fenicio). En realidad, los romanos aplicaron la palabra ábaco (y también la palabra cálculos, que proviene del cálculo (piedra, guijarro) a varios objetos, todos con la característica común de tener una superficie plana: mesas utilizadas en diferentes tipos de juegos, aparadores y el dispositivo de cálculo aún conocido como el ábaco. Los griegos usaban además del tipo de ábaco antes mencionado, también llamado ábaco de polvo& mdasha caja, llena de arena (o polvo), dividida en columnas, sobre las cuales se pueden colocar guijarros u otros objetos pequeños.

La primera información escrita sobre el ábaco, que se conserva hasta el presente, es del historiador griego Herodoto (480-425 a. C.), quien también mencionó que los antiguos egipcios usaban el ábaco. El ábaco más antiguo, sobrevivido hasta nuestros días, se llama así Ábaco de salamina (vea la figura cercana). Lleva el nombre de la isla griega de Salamina, en las cercanías de la cual fue encontrada en 1846 y fue descrita más tarde por el arqueólogo griego Alexander Rizo-Rangabe.
los Ábaco de salamina (conservado ahora en el Museo Epigráfico de Atenas) está fechado alrededor del 300 a. C. y es una gran losa de mármol blanco (ahora partida por la mitad), de 149 cm de largo y 75 cm de ancho, con cinco líneas paralelas grabadas en ella y, debajo de ellas, once líneas paralelas divididas por la mitad por una línea perpendicular. La tercera, sexta y novena de estas once líneas están marcadas con cruces en sus puntos de intersección con la línea perpendicular. Tres series casi idénticas de caracteres griegos, que son signos numéricos para anotar sumas de dinero en el sistema monetario griego (la unidad básica es dracma, pero también hay 2 unidades más pequeñas & mdashobols y khalkoses, y 2 más grandes, que en realidad nunca fueron acuñadas & mdashminas y talentos ), están grabados en tres lados de la losa.
Las cuatro columnas de la parte superior se utilizaron para las fracciones de la dracma, la primera correspondiente a khalkoses (1/48 de dracma), la segunda a cuartos de óbol (1/24 de dracma), la tercera a la mitad obols (1/12 de dracma), y el cuarto a obols (1/6 de dracma). Las siguientes cinco columnas estaban asociadas con múltiplos de la dracma: la primera a la derecha correspondía a unidades, la segunda a decenas, la tercera a centenas, y así sucesivamente. Las últimas cinco columnas (en la parte inferior) se asociaron respectivamente con talentos, decenas de talentos, cientos, etc. Dado que un talento era equivalente a 6000 dracmas, las fichas que representaban 6000 dracmas fueron reemplazadas por una ficha en la columna de talentos. Por medio de estas diferentes divisiones, el calculador podría realizar sumas, restas y multiplicaciones.

También hay otro interesante artefacto griego antiguo, el llamado Jarrón Darius, fechada alrededor del 500 a.C., en el museo de Nápoles, que contiene una imagen de un instrumento parecido a un ábaco (ver el dibujo a continuación).

Detalle del & quotabacus & quot de Darius Vase

Se encontraron imágenes (pero no un artefacto todavía) de un ábaco de mesa romano en un camafeo etrusco, en un muelle romano y en un relieve del Museo Capitolino de Roma.

Una réplica moderna de un ábaco de mano romano del siglo I d.C.

El ábaco romano era similar al griego (ver foto superior). Consistía en una pequeña tableta de metal con ranuras paralelas, generalmente nueve de ellas, cada una correspondiente a un orden de unidades, en la que se deslizaban contadores esféricos. El ábaco en la figura superior tiene 8 posiciones decimales (más a la izquierda), para las unidades, decenas, centenas y así sucesivamente hasta los 100 millones (marcados con I, X, C & # 8230). Cuando las unidades de cierto orden no pasaban de cuatro, el contador las indicaba en la ranura inferior correspondiente empujando hacia arriba tantas fichas como fuera necesario. Cuando alcanzaron o superaron cinco, primero empujó hacia abajo el mostrador en la ranura superior (que representa cinco unidades en el orden de esa ranura), luego empujó hacia arriba tantas fichas como fuera necesario en la ranura inferior. La novena posición desde la izquierda (marcada con) tiene una parte superior que contiene un contador y una parte inferior que contiene cinco. Sirvió para indicar múltiplos de una onza, cada contador inferior representaba una onza y el contador superior seis onzas. El surco más a la derecha se divide en 3 partes y se usa para indicar media onza, un cuarto de onza y una duella, o un tercio de onza.

Durante el llamado Edad Oscura en Europa occidental el arte de contar con ábaco estaba más o menos olvidado. Uno de los primeros científicos, que no solo popularizó los dígitos hindúes-árabes, sino que también reintrodujo el ábaco, fue (¡sorpresa!) Gerbert d & # 8217Aurillac (c. 946-1003), arzobispo de Reims y canciller de Francia, conocido como el Papa Silvestre II (ver la imagen cercana). Gerbert vivió algún tiempo en España y tomó la idea del ábaco de los árabes españoles (en 967, fue a Cataluña a visitar al Conde de Barcelona, ​​y permaneció tres años en el monasterio de Vic, que, como todos los monasterios catalanes, contenía manuscritos de la España musulmana y especialmente de Córdoba, uno de los centros intelectuales de Europa en ese momento). El ábaco que Gerbert reintrodujo en Europa tenía su longitud dividida en 27 partes con 9 jetons numéricos, así llamados ápices (esto excluiría el cero, que estaba representado por una columna vacía) y 1000 ápices en total, elaborados con cuerno de animal por un fabricante de escudos de Reims. Por ejemplo, con el ábaco de Gerbert & # 8217s, el número 308 se expresará con un vértice para 3 en la columna de centenas y con un vértice para 8 en la columna de unidades. Según su alumno Richer, Gerbert podía realizar cálculos rápidos con su ábaco, que eran extremadamente difíciles de pensar para la gente de su época usando solo números romanos, esa era una de las razones por las que se sospechaba que Gerbert era un mago y sirviente de la Diablo :-) Debido a la reintroducción de Gerbert & # 8217, el ábaco se volvió ampliamente utilizado en Europa Occidental una vez más durante el siglo XI.

El primer libro impreso sobre aritmética y el funcionamiento del ábaco en Europa fue el anónimo Arte dell & rsquoAbbaco, (Treviso, 1478). El tipo más popular de ábaco que todavía se usaba durante el Renacimiento en Europa era una mesa en la que las líneas marcaban los diferentes órdenes decimales (los llamados tabla de cuentas). Los guijarros que se usaban anteriormente como contadores han sido reemplazados por objetos similares a monedas acuñadas especialmente (como ápices, introducidos por Gerbert) que se lanzan, arrojan o empujan sobre la mesa del ábaco. Se les llama Jetons de burlarse (tirar) en Francia, y Werpgeld por "dinero propio" en Holanda. Todas las administraciones, comerciantes, banqueros, señores y gobernantes tenían mesas de ajuste de cuentas con contadores con sus propias marcas, hechas de metal común, oro o plata, según su rango o posición social.

El valor de un contador dependía de su posición. En líneas consecutivas, de abajo hacia arriba, valía 1, 10, 100, 1000, etc. Entre dos líneas consecutivas, valía cinco unidades de la línea inmediatamente debajo de ella. La suma se realizó en la parte izquierda (o hacia adelante) del cuadro, colocando contadores correspondientes a los números involucrados, luego reduciéndolos y tomando en cuenta el valor asignado a cada ubicación. Para multiplicar dos números, el calculador comenzó por representar el primero en la parte izquierda del marco, luego eliminó uno por uno los contadores que representan este número y los reemplazó en la parte derecha (o trasera) del marco con sus productos. por el segundo número. La computación en la mesa de cálculo se enseñó hasta el siglo XVIII. El hecho de que se discutiera en muchos libros de aritmética europeos en los siglos XVI, XVII y XVIII da una idea de lo común que era. Estaba tan firmemente anclado en la tradición europea, que incluso cuando la computación escrita con números hindúes-arábigos se generalizaba, los resultados obtenidos de esa manera siempre se verificaban en una tabla de cálculo, solo para estar seguros.

La tabla de cálculo facilitó la suma y la resta, pero para operaciones más complejas era lenta y requería un entrenamiento prolongado. Este inconveniente debe haber sido lo que provocó la feroz controversia que comenzó a principios del siglo XVI entre los abacistas, que se aferraron a la tabla de cálculo y las arcaicas numeraciones griegas y romanas, y los algoristas, que abogaban por una forma de cálculo escrito (ver la parte inferior). figura). La computación escrita fue rápidamente adoptada por los científicos (especialmente por matemáticos y astrónomos), mientras que la tabla de cálculo continuó utilizándose en los negocios y las finanzas.

Typus arithmeticae, xilografía del libro Margarita Philosophica, por Gregor Reisch, Freiburg, 1503. La figura central es Dame Arithmetic, que ve una competencia entre Boecio, usando pluma y números hindúes-arábigos, y Pitágoras, usando la tabla de contar. Mira hacia Boecio, que obviamente está a favor.

Una forma y métodos de cálculo bastante diferentes y mucho más avanzados se pueden ver en el desarrollo del ábaco en Asia. Los chinos comenzaron a usar tablas de contar, el prototipo del ábaco, ya en el siglo IV a. C. El tablero chino para contar era un plato de madera, dividido en columnas, y los cálculos se realizaban mediante palos de bambú o marfil (ver la figura cercana para las 2 formas de representación de los dígitos). En la columna de la derecha se indican las unidades, en la siguiente & mdashtens, y así sucesivamente. Algunos historiadores incluso afirman que este fue el primer uso del sistema de numeración decimal en el mundo. En el texto matemático chino más famoso y mdashChiu chang suan shu (Nueve capítulos sobre el arte matemático), que data del período de la dinastía Han (206 a. C. a 220 d. C.), da detalles de operaciones algebraicas en el tablero de conteo, incluida la solución de un sistema de ecuaciones con incógnitas.

La mejora prolongada y gradual del tablero de conteo chino condujo al desarrollo (a veces en el siglo II) de un tipo más conveniente de ábaco y mdash, el ábaco de cuentas, mencionado en el libro de Xu Yue, Notas complementarias sobre el arte de las figuras, escrito alrededor del año 190 A. D. El ábaco de cuentas chino (así llamado suanpan) has a rectangular wooden frame with thin rods across it. On each rod are placed seven glass or wooden beads: five (the number of fingers of a human) below the strip of wood, that divides the frame into two unequal parts, and two above it (the number of hands).

The rods correspond to numerical values increasing tenfold from right to left. (Base 10 is not obligatory, of course another base, such as 12 or 20, could be used if an adequate number of beads were placed on the rods.) If the first rod on the right corresponds to units, the second one corresponds to tens, the third to hundreds, and so on. Users of the suanpan, however, do not always begin with the first rod on the right to represent whole numbers: they sometimes begin with the third from the right, reserving the first two for centesimal and decimal fractions.

Each of the five beads on the lower part of a rod has the value of one unit of the order corresponding to the rod, and each of the two beads on the upper part has the value of five units. Numbers are formed by moving beads toward the crossbar separating the upper and lower parts of the rods. To form the number four, for example, the user simply raises four beads on the lower part of the first rod on the right. For eight, he lowers one upper bead on that rod and raises three lower ones.

As it can be seen, there is some kind of redundancy in the notation of numbers in suanpan. Nine units of the order corresponding to a given rod are represented by one upper bead with the value of five units and four lower beads with the value of one unit each. Five beads are thus enough to represent nine units. This raises the question of why each rod has seven beads, which allowed a total value of 15 to be entered. The reason is that in doing division on an abacus, it is often helpful to indicate, temporarily, a number greater than 9 on a single rod. For the three other operations, five beads on each rod are enough. In the case of division, however, calculation may be simplified if a partial result greater than 9 is temporarily indicated on one rod.

Some time in the late 16th century the Chinese suanpan was adopted in Japan, under the name soroban. los soroban however was gradually simplified, and from the middle of the 17th century, the number of the beads in the lower part was reduced to 4, while in the upper part remained only 1 bead. This means, that the redundancy of the suanpan was removed, due to the fact, that the older Chinese division method, which makes use of the cumbersome division table, was formerly replaced by the Japanese division method, which makes use of the multiplication table.

Another country, in which the bead abacus was extremely popular, apart from China and Japan, at least in recent times, it is Russia. The Russian abacus, so called русские счёты (russkie schoty) (see the nearby photo) was first mentioned in 1658, in an inventory book. La construcción de schoty probably was based on the chinese suanpan, but was quite different in the design. The main difference between suanpan y schoty is the horizontal position of the rods in the schoty (so the beads are slided right-to-left), and the rods have a slight curvature to prevent the "counted" beads from accidentally sliding back to the home-position. Lo tipico schoty have several (usually 8 to 10) decimal positions, and 1 position with 4 beads (which not only acts as a separator or for fractions, but can be also used for calculations in polushki, the russian monetary system in this time was constituted by polushki, kopeiki (1 kopeika equal to 4 polushki), y roubles (1 roubla equal to 100 kopeiki)).

The Russian abacus has some improved variants, like Markov’s abacus (счетьi Маркова), double abacus (двойньiе счетьi), Ezerski’s abacus (счетьi Езерскаго), Kompaneiski’s abacus (счетьi Компанейскаго), etc.

The Russian abacus is still in common use today in shops and markets throughout the former Soviet Union, although it is no longer taught in most schools. Around 1820, the Russkie schoty was brought to Europe (first to France, under the name boulier-compteur), though not as a calculating device, but rather as a didactic tool for beginning course of arithmetic.

American indians also used calculating tools. In the beginning of 1600s the Quechua nobleman Felipe Guaman Poma de Ayala wrote a letter to the King of Spain, containing 1179 pages. The letter includes several drawings which show quipus (recording devices used in the region of Andean South America, consisting of colored, spun, and plied thread or strings) and a picture of a counting board in the bottom left hand corner of one of them (see the lower picture). This is called the yupana and is presumed to be the counting board of the Incas.


Roman Town Planning.

Where it was possible, Roman towns and cities were laid out on a system of streets intersecting at right angles, a type of layout also used for Roman military camps. It is thought that this system may have been inherited from Etruscan town planning, but some Greek cities had also used a grid and it is difficult to prove the exact derivation of the Roman plan. In the Roman system the main north-south street was called the cardo and the main east-west street the decumanus. These two streets were always wider than others and acted as the axes of the plan. Near their crossing in the center of a town were located the forum, the major temples, the main ceremonial and administrative buildings, and other structures central to the life of the community such as the major bathing establishments. In urban town planning some elements were standard and necessary to Roman life. The most obvious necessity was a type of dwelling which in Roman usage could range from a humble structure to a great palace. The provision of clean water for consumption and bathing was probably the next most important consideration—hence the emphasis on developing methods of transporting water over great distances such as the Roman aqueduct. The need for structures devoted to religion and the worship of the gods engendered a large variety of temple designs. The commemoration of military victories or the glorification of emperors and commanders was satisfied by the erection of monuments, columns, and arches, and the entertainment of the people was provided for by a well-developed system of theaters and arenas. The final necessary architectural form was the tomb structures for the burial of the dead.


The Romans in Britain

The Romans with their well-organised armies became the dominant power in the ancient world. Julius Caesar entered the history books when he led his Roman legions to conquer Gaul and then in 55BC he attacked Britain. The Romans did not settle in Britain until they renewed their attack on the island nearly a hundred years later. Then they ruled much of Britain until the legions departed to protect Rome nearly four hundred years later.

Use our resources to discover more:

Food in Romano Britain

The Roman invaders contributed to the long-term improvement of the British diet by introducing proper vegetables to the island.

They brought new farming practices and crops and new breeds of animals.

Learn how the rich and the poor and even the Roman Army ate.

Image courtesy © 'Grosvenor Museum, Chester City Council'

Technology in Romano Britain


History Books and Resources

Search Resources For History for historical information and find interactive history resources related to the Romans and Celts in Britain.


How Did The Roman Empire Rise ?

The rise of the Roman Empire began in the year 510 B.C. and stopped altogether on 4 September 476, with the final collapse of the Western Roman Empire. Legend has it that Romulus killed his twin brother Remus and became the Rome's first king in 753 BC. He populated the city by capturing and assembling brave men from other countries.

He also abducted the Sabine women to provide these men with wives. Rome soon became a large city, well-known for its adventure. During this time, the warriors who ruled Rome were designated as Kings. These kings were considered to be the supreme power in the region and ruled over themselves.

In the early part of the 16th century, the last Roman King Tarquinii was overthrown and the Roman Kingdom became the Roman Republic with the establishment of the republic form of government. A group of wise men, called the Senate, was elected to determine the laws. It was the Senate that appointed a consul to rule the Roman Republic as an emperor for one year. The Roman Republic lasted for 482 years (510 BC -23 BC) until a series of civil wars caused its insurrection into the Roman Empire with a Principate form of government.

The most important event in the history of the Ancient Roman Republic was the invasion of Italy by the Carthaginian General Hannibal. Carthage was an important city of North Africa and was completely devastated by the Roman military towards the end of 146 BC. The geographical boundaries of the Republic were extended from central Italy to the farthest ends of the Mediterranean world by the end of the first two centuries. During the third century of existence of its existence, the Roman Republic managed to expand its territory to North Africa, Greece, Southern France, and the Iberian Peninsula. In the last two centuries, the Republic grew further to dominate the east and the rest of France. At this point, the stage was set for the collapse of the Republic.

The exact event that triggered the end of the Roman Republic and its transformation into the Roman Empire is a matter of elucidation. Towards the end of the republican era, a group of Roman leaders began to dictate the political arena to an extent that they went beyond the restrictions of the Republic as a rule. Many historians believe that the main reasons and events that led to the fall of Roman Republic included the selection of Julius Caesar as a permanent dictator in 44 BC, the defeat and death of Mark Antony in the Battle of Actium in 31 BC, and the award of unusual powers to Octavian (Augustus) by the Senate in 27 BC.

Besides a rich culture and a set of religious beliefs, the Roman Empire was also known for its technological achievements and inventions that played an important role in shaping up other civilizations. The Romans were considered to be experts in adaptive innovation. More..


8. Triumphal arches

The Arch of Constantine was built to celebrate the commemorate Emperor’s defeat of Maxentius at the Battle of Milvian Bridge. Photo by David Jones via Wikimedia.

The Romans celebrated their military triumphs and other achievements by building gigantic arches over their roads.

The Roman’s mastery of the arch may have given this simple shape a special significance to them. Early examples were being built by 196 BC when Lucius Steritinus put up two to celebrate Spanish victories.

After Augustus limited such displays to emperors only, the men at the top were in an ongoing competition to build the most magnificent. They spread throughout the Empire, with 36 in Rome alone by the fourth century.

The largest surviving arch is the Arch of Constantine, 21 m high in total with one arch of 11.5 m.


Ver el vídeo: EL IMPERIO ROMANO: ESCULTURA Y PINTURA (Enero 2022).