Podcasts de historia

Mayo de 1961 - Horario del presidente Kennedy - Historia

Mayo de 1961 - Horario del presidente Kennedy - Historia


1El Presidente habló brevemente con el Comité de Política de Gestión Laboral del Presidente. El presidente luego fue al Servicio de Impuestos Internos donde habló con el comisionado regional. El presidente luego regresó a la Casa Blanca donde firmó el Proyecto de Ley de Reurbanización del Área S-1. El presidente se reunió con el nuevo embajador de Estados Unidos en México y con el embajador de Panamá en Estados Unidos. Luego, el presidente asistió a una reunión del Consejo de Seguridad Nacional. Luego, el presidente se reunió con el senador Mansfield.
2El presidente comenzó su día con un desayuno con los líderes democráticos, luego el presidente se reunió con el vicepresidente, los senadores Humphrey, Mansfield y los congresistas Rayburn y McCormack. Luego, el presidente se unió a una reunión con los principales contratistas de defensa para discutir la igualdad de oportunidades de empleo. El Presidente saludó al Maestro Nacional del año. El presidente se reunió con el embajador de Estados Unidos en Venezuela. el presidente presidió una reunión del Consejo de Seguridad Nacional. Luego, el presidente fue el anfitrión de otro Café del Congreso. Después del café, regresó a la Oficina Oval para reunirse con LBJ y el portavoz Sam Rayburn.
3El presidente asistió a una reunión de la Comisión de Igualdad de Oportunidades. Luego condujo hasta la Universidad George Washington, donde recibió un título honorario de Derecho. Luego, el presidente fue junto con la primera dama a saludar al presidente tunecino Bourguiba y a su esposa a su llegada a Washington. Por la tarde, el presidente se reunió con Arthur Goldberg y Walter Heller junto con los senadores Joseph Clark y Hubert Humphrey. El presidente mantuvo reuniones extraoficiales con Dean Acheson, Clark Kerr, presidente de la Universidad de California, Emelio Gallado de Standard Oil Company y Hugh Sidney del New York Times. Por la noche, el presidente y la primera dama organizaron una cena en honor del presidente de Túnez.
4El presidente comenzó su día con un desayuno extraoficial con el senador Stuart Symington. Luego tuvo una reunión con el presidente tunecino y su séquito. El presidente mantuvo una larga reunión con Rusk McCloy y Arthur Dean. El presidente mantuvo una reunión con un importante líder empresarial sobre ayuda exterior. En la reunión se incluyeron Stephen Bechtel de Bechtel Company, Clark Beise de Bank of America. Luego, el presidente se reunió con el senador Fulbright. Terminó su día oficial con una reunión extraoficial con Arthur Krock.
5El presidente firmó HR 3935 una nueva ley de salario mínimo. A continuación, el presidente presidió una larga reunión del Consejo de Seguridad Nacional. El presidente se reunió con el embajador de Estados Unidos en Chad y Perú. Después del almuerzo, el Presidente se reunió con el Dr. Miro Gardona, Presidente del Consejo Revolucionario Cubano. A continuación, el presidente celebró una conferencia de prensa. Luego, el presidente regresó a la Casa Blanca y se reunió con el presidente de Túnez. Por la noche, el presidente y la primera dama fueron invitados a la velada del presidente de Túnez en el hotel Mayflower.
6El presidente se reunió con el senador Willis Robertson. Por la tarde, el presidente condujo hasta Glen Ora.
7El presidente y la señora Kennedy fueron a la iglesia en la parroquia de St John. Luego, el presidente fue a un almuerzo buffet en la casa del senador Harry Byrd.
8El presidente y la primera dama regresaron de Glen Ora a primera hora de la mañana. Dieron la bienvenida al astronauta Alan B Shepard y su esposa cuando llegaron a la Casa Blanca. El presidente entregó al comandante Shepard la medalla por servicios distinguidos. El presidente asistió a una reunión con los gobernadores de los Apalaches y sus asistentes. La reunión incluyó el almuerzo. El presidente firmó la HR 484 sobre ayudas a los hijos a cargo por la tarde. El presidente se reunió con el embajador de la República Árabe Unida. El presidente me extraoficialmente con el congresista Frank Smith.
9El Presidente inició su día con el Desayuno de Líderes Legislativos. Luego, el presidente tuvo una reunión con nueve gobernadores para discutir la Defensa Civil. Luego, el presidente mantuvo una larga reunión con el representante de la Sociedad Estadounidense de Editores de Periódicos. El presidente tuvo un almuerzo extraoficial con un grupo de editores de periódicos. Tuvo una reunión extraoficial con William Palely, luego se reunió con el gobernador de Colorado. A continuación, el presidente mantuvo una reunión sobre el estado de las relaciones con la Unión Soviética. El presidente tuvo reuniones extraoficiales con Harry Snydman de Life Magazine y Douglas Carter.
10El Presidente comenzó su día saludando a los Diplomáticos Juveniles Internacionales. Luego, el presidente se reunió con el congresista Charles E Bennet y Sikes de Florida. Tuvo una reunión extraoficial con el senador Kuchel. El presidente recibió al nuevo embajador de Guinea. El presidente tuvo una reunión extraoficial con Charles Meyer, vicepresidente de Sear Roebuck. El presidente tuvo un almuerzo extraoficial con el juez William O Douglas. El presidente tuvo una reunión con Bundy, McNamara, Wiesner, Bell, Webb, Welcham Stasts y Sorenson. El presidente se reunió con el embajador de Italia. El presidente y la primera dama organizaron una recepción para los diplomáticos junior. El presidente se reunió extraoficialmente con representantes de la revista Time-Life.
11El presidente comenzó su día con una reunión de gabinete. El presidente y Robert Kennedy cuando a la Catedral de St Matthews para la misa del Día de la Ascensión. Después de regresar a la Casa Blanca, el presidente y la primera dama volaron a West Palm Beach.
12El presidente permaneció en Palm Beach, la única actividad registrada fue una ronda de golf.
13El presidente permaneció en Palm Beach, la única actividad registrada fue una ronda de golf.
14El presidente y la primera dama asistieron a la iglesia en la iglesia de St Edward. Por la tarde, el presidente juega una partida de golf con el senador George Smathers.
15El presidente regresó a Washington. Asistió a una reunión de la Junta Asesora de Inteligencia Extranjera: la junta estuvo integrada por James E Killian, William O Baker, el general James Doolittle, William Langer, Robert Murphy, el general Maxwell Taylor, Gordon Gray, Clark Clifford, el Dr. Edwin Land y Patrick Coyne .
16El Presidente comenzó su día con un Desayuno de Líderes Legislativos. El presidente recibió a Mikhail Menshikov, el embajador soviético que tenía un mensaje de Khrushev. Luego, el Presidente se reunió con el Ministro de Finanzas de Brasil junto con el Presidente del Banco de Exportación e Importación. El presidente se reunió con el recién nombrado embajador de Mauritania, seguido de una breve reunión con el embajador de Estados Unidos en Israel. Luego, el presidente se reunió con Earl Attlee, el ex primer ministro británico. El presidente se reunió con Walter Hallestein, presidente de la Comunidad Económica Europea. El presidente tuvo un almuerzo extraoficial con RFK, el general Maxwell Taylor, Allen Dulles y el almirante Arleigh Burke. El presidente y la primera dama partieron luego para una visita de estado a Canadá. El Presidente y la Primera Dama fueron los invitados de honor en una Cena de Estado organizada por el Gobernador General Vanier y la Sra. Vanier. Se llevó a cabo una recepción estatal a partir de las 10 p.m.
17El Presidente inició su día con una visita a la Embajada de Estados Unidos. Luego fue al National War Memorial donde colocó una ofrenda floral. Luego, el presidente se reunió con el primer ministro Diefenbaker y miembros de su gobierno. El primer ministro canadiense celebró un almuerzo en honor del presidente. Por la tarde, el presidente se dirigió a la Cámara de los Comunes de Canadá. El presidente y la primera dama ofrecieron una cena para los líderes canadienses.
18El presidente y la primera dama abandonaron Ottawa y regresaron a Washington. El presidente se reunió con James Gavin, embajador de Estados Unidos en Francia. Luego, el presidente tuvo una reunión extraoficial con Bundy, Kohler, Dean Achenson, Robert McBride, Charles Bohlen, Henry Own y Harry Rowien. Luego, el presidente se reunió con la delegación del Congreso de Pensilvania. Luego, el presidente ofreció un café para un miembro del Congreso.
19El presidente comenzó el día con el presidente del Estado Mayor Conjunto y el secretario de Defensa. Luego, el presidente se reunió con el secretario de Comercio. A continuación, el presidente se reunió con una gran cantidad de delegaciones de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas. El presidente firmó la S-912 que preveía jueces de distrito y de circuito adicionales. El presidente se reunió con los embajadores estadounidenses salientes. Después del almuerzo, el presidente asistió a una reunión del Consejo de Seguridad Nacional. Por la noche, el presidente asistió a la cena de fotógrafos de noticias de la Casa Blanca, donde entregó los premios a los ganadores del 18º Concurso Nacional de Fotografía de Noticias.
20El presidente firmó la Ley de Ajuste Agrícola HR 7030. El presidente entregó la Medalla de Honor a la viuda del teniente comandante Victor Prather. Por la tarde, el presidente voló a Glen Ora.
21El presidente y la primera dama asistieron a la iglesia en la parroquia de St John. Ben Bradlee fue invitado a la residencia.
22El presidente regresó a la Casa Blanca, donde se reunió con un nutrido grupo de editores rusos. Luego, el presidente tuvo una reunión de hora y media sobre ayuda exterior. A esto siguió una reunión sobre Defensa Civil. El presidente tuvo una reunión con Mahamedeli Currim Chagla, el embajador de la India. El presidente tuvo dos reuniones con el secretario de Hacienda Dillon. El presidente se reunió con Eleanor Roosevelt. Luego saludó una reunión del Consejo Asesor Nacional del Cuerpo de Paz.
23El Presidente comenzó su día con un Desayuno de Líderes Legislativos. El presidente tuvo una reunión extraoficial con el senador Bourk Hickenlooper. El recién nombrado embajador de Etiopía presentó sus credenciales al presidente. El presidente tuvo una reunión extraoficial con Hugh Sidney de Time Life. luego tuvo una sesión informativa ampliada sobre su próximo viaje a París.
24El recién nombrado embajador de Nueva Zelanda presentó sus credenciales y se reunió con el presidente. El presidente saludó al vicepresidente en el jardín sur a su regreso de una visita al sudeste asiático. El presidente tuvo una reunión extraoficial con el alcalde Richard Daley. El Presidente y la Primera Dama brindaron un almuerzo en honor a la Princesa Grace y el Príncipe Rainiero de Monoco. El Presidente se reunió con el Embajador de Uruguay y luego se reunió con el Ministro de Economía de Argentina. El presidente mantuvo una reunión extraoficial con el Dr. Henry Kissinger.
25El presidente Kennedy se reunió con el recién nombrado embajador de El Salvador. A continuación, el presidente se reunió con la delegación de alcaldes. El presidente tuvo una reunión de gabinete completa. El Presidente viajó a la Capital y se dirigió a una Sesión Conjunta del Congreso. El presidente Kennedy tuvo un almuerzo extraoficial con Henry Luce of Time. El presidente tuvo una sesión informativa extraoficial sobre su viaje a París. Luego, el presidente organizó una hora del café del Congreso.
26El presidente comenzó su día con una reunión extraoficial para preparar su viaje a Francia. El nuevo embajador de Italia presentó sus cartas credenciales. El embajador de Guinea se reunió con el presidente. El presidente almorzó con Walter Lipman. Por la tarde, el presidente se reunió con un grupo de miembros del Comité Demócrata y se preparó para su próximo viaje por Europa.
27El presidente se reunió con el ex presidente Truman. Luego firmó la Apropiación HR 6518 para América del Sur. El senador se reunió con Fulbright y Humphrey del senador. Luego se reunió con el general Maxwell Taylor. Se reunió con Allen Dulles y Richard Goodwin. Luego, el presidente tuvo una reunión extraoficial con el Jefe de Estado Mayor Conjunto. Después del almuerzo, el presidente se reunió con Adlai Stevenson y Harlan Cleveland. Luego se reunió con el senador Henry M Jackson. El presidente luego fue a la Armería Nacional para una fiesta de cumpleaños en su honor. El entretenimiento fue Jerry Lewis y el presidente Truman Sam Rayburn estuvieron entre los oradores.
28 El presidente llega a las 12:52 en Hyannis Port. Asistió a la iglesia en la iglesia de San Javier.
29El presidente pasó la mañana en la casa de su padre. Luego viajó por la tarde a Boston. Por la noche se ofreció una cena en honor al cumpleaños del Presidente. Regresó a la casa de su padre en Hyannis Port para pasar la noche.
30El presidente se fue de crucero por el Marlin. Por la tarde partió hacia Nueva York. En Nueva York, el presidente asistió a la cena de la Fundación Estadounidense contra el Cáncer donde habló. A altas horas de la noche se le unió la Primera Dama y partieron hacia París, Francia.
31El presidente y la primera dama llegan a París. Son recibidos en el aeropuerto por el presidente y la señora de Gaulle. Los dos presidentes y las dos primeras dama se dirigen en una caravana hacia el Quai d [Orsay y luego hacia el Elíseo. Los presidentes Degaulle y Kennedy tienen una reunión privada. Le sigue un almuerzo oficial. Los presidentes tienen otra reunión privada. Se realiza una recepción para el cuerpo diplomático. Luego, el presidente asiste a una ceremonia vespertina en el Arc de Triophe. Por la noche se celebra una cena en el Palacio del Elíseo, seguida de una recepción que se prolonga hasta las 23:45.

25 de mayo de 1961: Discurso Moon Shot de JFK al Congreso

Hace cincuenta años, el 25 de mayo de 1961, el presidente John F. Kennedy pronunció un discurso histórico ante una sesión conjunta del Congreso que puso a los Estados Unidos en curso hacia la luna.

En su discurso, Kennedy pidió un ambicioso programa de exploración espacial que incluyera no solo misiones para llevar astronautas a la luna, sino también un cohete nuclear Rover, satélites meteorológicos y otros proyectos espaciales. [Video: Momento Moonshot del presidente Kennedy]

Esta transcripción proporcionada por la NASA muestra el texto del discurso de Kennedy y lo que pidió, en 1961, poner a los estadounidenses en el espacio y en la luna antes de que terminara la década. Aproximadamente dos años y medio después de dar el discurso, más tarde, Kennedy fue asesinado en Dallas el 22 de noviembre de 1963. Poco más de ocho años después del discurso, el 20 de julio de 1969, la misión Apolo 11 de la NASA aterrizaría a los primeros humanos en el Luna.

Aquí hay un vistazo al discurso de Kennedy ante el Congreso:

Presidente John F. Kennedy

Pronunciado en persona ante una sesión conjunta del Congreso el 25 de mayo de 1961.

Sección IX: Espacio:

Finalmente, si queremos ganar la batalla que ahora se libra en todo el mundo entre la libertad y la tiranía, los dramáticos logros en el espacio que ocurrieron en las últimas semanas deberían habernos dejado en claro a todos, como lo hizo el Sputnik en 1957, el impacto de esta aventura en la mente de los hombres en todas partes, que están tratando de determinar qué camino deben tomar. Desde principios de mi mandato, nuestros esfuerzos en el espacio han sido revisados. Con el consejo del vicepresidente, que es el presidente del Consejo Nacional del Espacio, hemos examinado dónde somos fuertes y dónde no, dónde podemos tener éxito y dónde no. Ahora es el momento de dar pasos más largos, el momento de una nueva gran empresa estadounidense, el momento de que esta nación asuma un papel claramente líder en los logros espaciales, que en muchos sentidos pueden ser la clave de nuestro futuro en la tierra.

Creo que poseemos todos los recursos y talentos necesarios. Pero la realidad del asunto es que nunca hemos tomado las decisiones nacionales ni hemos reunido los recursos nacionales necesarios para ese liderazgo. Nunca hemos especificado metas a largo plazo en un cronograma de tiempo urgente, ni hemos administrado nuestros recursos y nuestro tiempo para asegurar su cumplimiento.

Reconociendo la ventaja obtenida por los soviéticos con sus grandes motores de cohetes, que les da muchos meses de tiempo de espera, y reconociendo la probabilidad de que exploten esta ventaja durante algún tiempo en éxitos aún más impresionantes, no obstante, estamos obligados a hacer nuevos esfuerzos por nuestra cuenta. Porque si bien no podemos garantizar que algún día seremos los primeros, podemos garantizar que cualquier falla en hacer este esfuerzo nos hará durar. Asumimos un riesgo adicional al hacerlo a la vista del mundo, pero como lo demuestra la hazaña del astronauta Shepard, este mismo riesgo aumenta nuestra estatura cuando tenemos éxito. Pero esto no es simplemente una carrera. El espacio está abierto para nosotros ahora y nuestro afán por compartir su significado no se rige por los esfuerzos de los demás. Vamos al espacio porque cualquier cosa que la humanidad deba emprender, los hombres libres deben compartirla plenamente.

Por lo tanto, pido al Congreso, más allá de los aumentos que solicité anteriormente para las actividades espaciales, que proporcione los fondos necesarios para cumplir los siguientes objetivos nacionales:

Primero, creo que esta nación debe comprometerse a lograr el objetivo, antes de que termine esta década, de llevar a un hombre a la luna y devolverlo sano y salvo a la Tierra. Ningún proyecto espacial en este período será más impresionante para la humanidad, o más importante para la exploración del espacio a largo plazo, y ninguno será tan difícil o costoso de realizar. Proponemos acelerar el desarrollo de la nave espacial lunar adecuada. Proponemos desarrollar propulsores alternativos de combustible líquido y sólido, mucho más grandes que los que se están desarrollando ahora, hasta que tengamos certeza de cuál es superior. Proponemos fondos adicionales para el desarrollo de otros motores y para exploraciones no tripuladas, exploraciones que son particularmente importantes para un propósito que esta nación nunca pasará por alto: la supervivencia del hombre que realiza este atrevido vuelo por primera vez. Pero en un sentido muy real, no será un hombre que vaya a la luna; si hacemos este juicio afirmativamente, será una nación entera. Porque todos debemos trabajar para ponerlo allí.

En segundo lugar, 23 millones de dólares adicionales, junto con 7 millones de dólares ya disponibles, acelerarán el desarrollo del cohete nuclear Rover. Esto promete algún día proporcionar un medio para una exploración del espacio aún más emocionante y ambiciosa, tal vez más allá de la luna, tal vez hasta el final del propio sistema solar.

En tercer lugar, 50 millones de dólares adicionales aprovecharán al máximo nuestro liderazgo actual, acelerando el uso de satélites espaciales para las comunicaciones mundiales.

En cuarto lugar, 75 millones de dólares adicionales, de los cuales 53 millones de dólares son para la Oficina Meteorológica, nos ayudarán a darnos lo antes posible un sistema satelital para la observación meteorológica mundial.

Que quede claro -y este es un juicio que los diputados al Congreso deben hacer finalmente- que quede claro que le estoy pidiendo al Congreso y al país que acepten un compromiso firme con un nuevo curso de acción, un curso que durará muchos años y conllevará costos muy elevados: 531 millones de dólares en el año fiscal 62, un estimado de 7 a 9 mil millones de dólares adicionales durante los próximos cinco años. Si vamos a ir sólo a la mitad del camino, o si vamos a reducir la vista ante las dificultades, a mi juicio, sería mejor no ir en absoluto.

Ahora bien, esta es una elección que este país debe tomar, y estoy seguro de que bajo el liderazgo de los Comités Espaciales del Congreso y los Comités de Apropiación, considerarán el asunto detenidamente.

Es una decisión muy importante que tomamos como nación. Pero todos ustedes han vivido los últimos cuatro años y han visto la importancia del espacio y las aventuras en el espacio, y nadie puede predecir con certeza cuál será el significado último del dominio del espacio.

Creo que deberíamos ir a la luna.Pero creo que todos los ciudadanos de este país, así como los diputados al Congreso, deben considerar cuidadosamente el asunto al emitir su juicio, al que le hemos prestado atención durante muchas semanas y meses, porque es una carga pesada, y no tiene sentido. al aceptar o desear que Estados Unidos adopte una posición afirmativa en el espacio ultraterrestre, a menos que estemos preparados para hacer el trabajo y soportar las cargas para que tenga éxito. Si no es así, deberíamos decidir hoy y este año.

Esta decisión exige un importante compromiso nacional de mano de obra, material e instalaciones científicas y técnicas, y la posibilidad de que se desvíen de otras actividades importantes donde ya se encuentran escasamente esparcidas. Significa un grado de dedicación, organización y disciplina que no siempre han caracterizado nuestros esfuerzos de investigación y desarrollo. Significa que no podemos permitirnos paros laborales indebidos, costos inflados de material o talento, rivalidades inútiles entre agencias o una alta rotación de personal clave.

Los nuevos objetivos y el dinero nuevo no pueden resolver estos problemas. De hecho, podrían agravarlos aún más, a menos que todos los científicos, ingenieros, militares, técnicos, contratistas y funcionarios públicos den su promesa personal de que esta nación avanzará, con toda la velocidad de la libertad, en la emocionante aventura. del espacio.


John F.Kennedy y la vida temprana de # x2019s

Nacido el 29 de mayo de 1917 en Brookline, Massachusetts, John F. Kennedy (conocido como Jack) fue el segundo de nueve hermanos. Sus padres, Joseph y Rose Kennedy, eran miembros de dos de las familias políticas católicas irlandesas más destacadas de Boston y de 2019. A pesar de los persistentes problemas de salud a lo largo de su infancia y adolescencia (más tarde sería diagnosticado con un raro trastorno endocrino llamado Addison & # x2019s disease), Jack dirigió a una juventud privilegiada, asistió a escuelas privadas como Canterbury y Choate y pasó los veranos en Hyannis Port en Cape. Bacalao. Joe Kennedy, un hombre de negocios de gran éxito y uno de los primeros partidarios de Franklin D. Roosevelt, fue nombrado presidente de la Comisión de Bolsa y Valores en 1934 y en 1937 fue nombrado embajador de Estados Unidos en Gran Bretaña. Como estudiante en la Universidad de Harvard, Jack viajó por Europa como su padre y secretario de # x2019s. Su tesis principal sobre la falta de preparación de los británicos para la guerra se publicó más tarde como un libro aclamado, & # x201CWhy England Slept & # x201D (1940).

¿Sabías? La carrera de John F. Kennedy y aposs en el Senado tuvo un comienzo difícil cuando se negó a condenar al senador Joseph McCarthy, un amigo personal de la familia Kennedy a quien el Senado votó a favor de censurar en 1954 por su incansable persecución de presuntos comunistas. Al final, aunque planeaba votar en contra de McCarthy, Kennedy se perdió la votación cuando fue hospitalizado después de una cirugía de espalda.

Jack se unió a la Marina de los Estados Unidos en 1941 y dos años más tarde fue enviado al Pacífico Sur, donde se le dio el mando de un barco Patrol-Torpedo (PT). En agosto de 1943, un destructor japonés atacó la nave, PT-109, en las Islas Salomón. Kennedy ayudó a algunos de sus tripulantes abandonados a ponerse a salvo y fue galardonado con la Medalla de la Armada y el Cuerpo de Marines por su heroísmo. Su hermano mayor, Joe Jr., no tuvo tanta suerte: murió en agosto de 1944 cuando su avión de la Armada explotó en una misión secreta contra un sitio de lanzamiento de cohetes alemán. Joe Sr., afligido, le dijo a Jack que era su deber cumplir con el destino que alguna vez tuvo Joe Jr .: convertirse en el primer presidente católico de los Estados Unidos.


Armas nucleares en la política exterior de Kennedy

Philip Nash es candidato a doctorado en historia en la Universidad de Ohio. Agradece el apoyo del Centro de Estudios de Seguridad Nacional, el Laboratorio Nacional de Los Alamos y el Programa de Historia Nuclear, y los comentarios de Barton J. Bernstein, John Lewis Gaddis, Patrick J. Garrity, Lu Soo Chun y los anónimos de esta revista. árbitro.

Philip Nash es candidato a doctorado en historia en la Universidad de Ohio. Agradece el apoyo del Centro de Estudios de Seguridad Nacional, el Laboratorio Nacional de Los Alamos y el Programa de Historia Nuclear, y los comentarios de Barton J. Bernstein, John Lewis Gaddis, Patrick J. Garrity, Lu Soo Chun y los anónimos de esta revista. árbitro.

John Kennedy, "Remarks at the High School Football Stadium, Los Alamos, New Mexico", 7 de diciembre de 1962, Documentos públicos de los presidentes 1962, 855–56 (en adelante citado como PPP).

Maxwell Taylor, La trompeta incierta (Nueva York, 1959), 6.

JFK, "Mensaje especial al Congreso sobre el presupuesto de defensa", 28 de marzo de 1961, PPP 1961, 229-240 Desmond Ball, Política y niveles de fuerza: el programa de misiles estratégicos de la administración Kennedy (Berkeley, 1980), 43–46, 116 Cyrus Vance a Lyndon Johnson, “Military Strengases Increases Since Fiscal Year 1961”, 3 de octubre de 1964, Sistema de referencia de documentos desclasificados (en adelante citado como DDRS) 1978, # 350A. Planificar una.

JFK, "Outline for Talk to National Security Council, 18 de enero de 1962" (redactado por Bundy), 17 de enero de 1962, DDRS 1991, # 3578, 2-3 Ídem, "Mensaje especial al Congreso sobre el presupuesto de defensa", 234 Ídem, "Conferencia de prensa del presidente del 7 de febrero de 1962",PPP 1962, 127 David Halberstam, El mejor y el más brillante (Greenwich, Connecticut, 1972), 91 Ball, Política y niveles de fuerza, 240–252 Fred Kaplan, Los magos de Armageddon (Stanford, 1991), 257.

Registro de acciones del Consejo de Seguridad Nacional, No. 2468, "Instrucciones para la misión Harriman", 9 de julio de 1963, Archivos de seguridad nacional (en adelante, NSF): NSC Meetings, 1963, # 515, 7/9/63, Box 314, John F. Kennedy Library (en adelante citado como JFKL), 1 Michael Beschloss, los Años de crisis: Kennedy y Khrushchev, 1960–1963 Nueva York, 1991), 306-307, 364 Edward Klein y Robert Littell, “Shh! Vamos a decirle a los rusos "Newsweek, 5 de mayo de 1969, 46–47 John Lewis Gaddis, La larga paz: investigaciones sobre la historia de la Guerra Fría (Nueva York, 1987), 201-206.

JFK, "Radio and Television Report to the American People on the Berlin Crisis", 25 de julio de 1961, PPP 1961, 535. Véase también “Mensaje presupuestario anual al Congreso, año fiscal 1963”, 18 de enero de 1962, PPP 1962, 28 “Discurso de graduación en la American University en Washington”, 10 de junio de 1963, PPP 1963, 462.

JFK, "Discurso en la Universidad de Maine", 19 de octubre de 1963, PPP 1963, 797 Dean Rusk, contado a Richard Rusk, Como lo vi (Nueva York, 1990), 246–247 Herbert S. Parmet, IFK: La presidencia de John F. Kennedy (Nueva York, 1983), 198 Halberstam, Mejor y más brillante, 298.

John Lewis Gaddis, Estrategias de contención: una reevaluación crítica de la política de seguridad nacional estadounidense de posguerra (Nueva York, 1982), 208 Stewart Alsop, "Kennedy Grand Strategy",Publicación del sábado por la noche, 31 de marzo de 1962, 12 testimonio de McNamara, "Situación militar mundial y su relación con la política exterior de los Estados Unidos", 8 de febrero de 1962, Sesiones ejecutivas de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Serie Histórica 14, 87º Congreso, 2ª ses. (Washington, 1986), 162.

JFK a Acheson, 24 de abril de 1961, Acheson Papers, Post Administration Files, State Dept. and White House Advisor, abril-junio de 1961, Box 85, Biblioteca Harry Truman "A Review of North Atlantic Problems for the Future", marzo de 1961, DDRS 1981, n.º 502A, 4.

McNamara, “Memorando para los Secretarios de los Departamentos Militares”, 1 de marzo de 1961, Archivos de la Oficina del Presidente (en adelante, POF): Departamentos y Agencias, Defensa, 1 / 61–3 / 61, Box 77, JFKL, anexo 1 Gregg Herken , Consejos de guerra (Nueva York, 1987), 147 Paul Nitze, De Hiroshima a Glasnost: en el centro de la decisión: una memoria (Nueva York, 1989), 251 Ball, Política y niveles de fuerza, 189–190.

Gaddis, Estrategias de contención, Borrador 200 S / P, "Política Básica de Seguridad Nacional" (BNSP), 26 de marzo de 1962, Vicepresidente de Seguridad, Caja 7, Biblioteca Lyndon Johnson, 23-24, 3537, 217. Ver también OASD / ISA, "Basic National Security Policy ”, 25 de marzo de 1963, DDRS 1963, # 215, 15.

Nitze, De Hiroshima a Glasnost, 252 Walt Rostow, La difusión del poder: un ensayo de la historia reciente (Nueva York, 1972), 175-176 McGeorge Bundy, Peligro y supervivencia: opciones sobre la bomba en los primeros cincuenta años (Nueva York, 1988), 354 Rusk, Como lo vi, Bola 508, Política y niveles de fuerza, 190.

“Última conversación con el presidente antes de la reunión de la OTAN de diciembre de 1962”, 10 de diciembre de 1962, reuniones y memorandos de la NSF, reuniones con el presidente, general, 6 / 62-12 / 62, Box 317a, JFKL, 3 JFK, “Observaciones preparadas para Delivery at the Trade Mart en Dallas ”, 22 de noviembre de 1963, PPP 1963, 891–894.

JFK, "Discurso de radio y televisión al pueblo estadounidense sobre el Tratado de prohibición de los ensayos nucleares", 26 de julio de 1963, PPP 1963, 603.

Raymond Garthoff, Reflexiones sobre la crisis de los misiles cubanos (Washington, 1989), 133–34, 241n Nib, De Hiroshima a Glasnost, 235 JFK, "Outline for Talk to NSC", 3 "Observaciones del Secretario McNamara, Reunión Ministerial de la OTAN, 5 de mayo de 1962", en Marc Trachtenberg, ed., El desarrollo del pensamiento estratégico estadounidense: documentos básicos de los períodos Eisenhower y Kennedy, incluidos los documentos básicos de política de seguridad nacional de 1953 a 1959 (Nueva York, 1988), 567, 571, 574.

Robert Futrell, La Fuerza Aérea de los Estados Unidos en el Sudeste Asiático: los años del asesoramiento hasta 1965 (Washington, D.C., 1981), 64–65.

William Bundy y Alexis Johnson a JFK, "Plan for Possible Intervention in Iaos", 2do borrador revisado, 4 de mayo de 1961, NSF Countries-Laos, General, 5/1 / 61–5 / 8/61, Box 130, JFKL, 6 .

Rusk a JFK, "Laos", 1 de mayo de 1961, POF: Countries-Laos, Security, State Dept. Memo on Courses of Action, 4/30/61, Box 121, JFKL, 3 Theodore Sorensen, Kennedy (Nueva York, 1965). 642–643, 645–646 RFK, memorando, 1 de junio de 1961, en Arthur Schlesinger, Robert Kennedy y su época (Nueva York, 1978), 757–758 Ídem, entrevista de John B. Martin, 1 de marzo de 1964, en Edwin Guthman y Jeffrey Shulman, eds., Robert Kennedy en sus propias palabras: los recuerdos inéditos de los años de Kennedy (Nueva York, 1988), 247–248 Bundy, “Memorandum of Meeting on Laos”, 26 de abril de 1961, POF Countries-Laos, Security, 4/21 / 61–4 / 30/61, Box 121, JKL, 2 Arthur Schlesinger, Mil días: John F. Kennedy en la Casa Blanca (Boston, 1965), 333–334 Charles Stevenson, El fin de la nada: política estadounidense hacia Laos desde 1954 (Boston, 1972), 152-154.

Roger Hilsman, Mover una nación: la política de la política exterior en la administración de John F. Kennedy (Nueva York, 1967), 147.

Roger Hilsman, "Memorandum to Hilsman", 11 de mayo de 1962, reimpreso en Stephen Pelz, "When Do I Have I Have Time to Think?" John F. Kennedy, Roger Hilsman y la crisis de Laos de 1962 ”,Historia diplomática 3 (primavera de 1979): 224 [énfasis y signos de exclamación añadidos, probablemente por Hilsman], 224n Memorandum of Conversation, "Contingency Planning for Laos", 2 de junio de 1962, Hilsman Papers, Countries-Laos, 6/62, recuadro 2, JFKL .

JFK, "Report on Berlin", 534–536 JFK to Rusk, "Berlin Political Planning", 21 de agosto de 1961, en Edward Claflin, ed., JFK quiere saber: Memos de la oficina del presidente, 1961–1963 (Nueva York, 1991), 102-104 Bundy a JFK, “(1) Negociaciones de Berlín y (2) Posibles represalias”, 14 de agosto de 1961, NSF Countries-Germany, Berlín, General, 8/11 / 61–8 / 15 / 61, casilla 82, JFKL Marc Trachtenberg, Historia y estrategia (Princeton, 1991).

Trachtenberg, Historia y estrategia, 218 [énfasis suyo] JFK a McNamara, 14 de agosto de 1961, e Idem, National Security Action Memorandum (NSAM) 70, 15 de agosto de 1961, en Claflin, JFK quiere saber, 93, 96 John Newhouse, Guerra y paz en la era nuclear (Nueva York, 1989), 156–61 Beschloss, Crisis Años, 333–335 Raymond Garthoff, "Berlin 1961: The Record Corrected",La política exterior 64 (1991): 142–156.

Bundy, “Covering note on Henry Kissinger's memo on Berlin”, 7 de julio de 1961, NSF: Countries-Germany, Berlin, General, Kissinger Report 7/7/61, Box 81, JFKL Carl Kaysen a Bundy, 3 de julio de 1961, ibid. , Informe Kissinger 7/1 / 61–7 / 6/61, Box 81, JFKL Kaplan, Magos del Armagedón, 298-304 Herken, Consejos de guerra, 156–161 Trachtenberg, Historia y estrategia, 225-226n.

Nitze, De Hiroshima a Glasnost, 203 JFK a Lauris Norstad, 20 de octubre de 1961, anexo, DDRS 1993, n.o 1033 Trachtenberg, Historia y estrategia, 282–283.

Hilsman, Mover una nación, 163 Bundy, Peligro y supervivencia, 381–82 Beschloss, Crisis Años, 328–29 Testimonio de McNamara, “Situación militar mundial”, 148 Richard Betts, Chantaje nuclear y equilibrio nuclear (Washington, D.C., 1987), 102-104, 106 Roswell Gilpatric, "Present Defense Policies and Program", 21 de octubre de 1961, Discursos vitales del día, 1 de diciembre de 1961, 101.

En ese momento, las armas estratégicas estadounidenses superaban en número a las de los soviéticos 14 a 1. Vance to LBJ, 3 de octubre de 1964, Schedule A Garthoff, Reflexiones sobre la crisis de los misiles cubanos, 208.

Kaplan, Magos del Armagedón, 305-306 George Quester, Diplomacia nuclear: los primeros veinticinco años (Nueva York, 1970), 246–247 Gerard Clarfield y William Wiecek, América nuclear: energía nuclear militar y civil en los Estados Unidos, 1940-1980 (Nueva York, 1984), 256-257 "Informe de radio y televisión para el pueblo estadounidense sobre la acumulación de armas soviéticas en Cuba", 22 de octubre de 1962, PPP 1962, 808.

Taylor a McNamara, "Nuclear-Free or Missile-Free Zones", 26 de octubre de 1962, DDRS Colección retrospectiva, # 243C, 2 Grabaciones presidenciales, Encuentros cubanos sobre crisis de misiles, “Reunión extraoficial sobre Cuba”, 16 de octubre de 1962, noche, POF, JFKL, 10, 15, 27 Grabaciones presidenciales, Reuniones Cubanas de Crisis de Misiles, 27 de octubre de 1962, POF, JFKL, 19, 24, 25, 27, 28 RFK, Trece días: una memoria de la crisis de los misiles en Cuba (Nueva York, 1969), 98.

Herken, Consejos de guerra, 166 Philip Nash, "La molestia de la decisión: los misiles de Júpiter y la crisis de los misiles cubanos",Revista de estudios estratégicos 14 (1991): 10-18 Bruce Allyn, et al., Eds., "Back to the Brink: Proceedings of the Moscow Conference on the Cuban Missile Crisis, 27-28 de enero de 1989", CSIA Occasional Paper No. 9 ( Lanham, Maryland, 1992), 86, 92–93 Nikita Khrushchev, Jruschov recuerda: las cintas de Glasnost, ed. y trans. Jerrold Schechter (Boston, 1990), pág. 177 Grabaciones, 27 de octubre de 1962, 26, 27, 28, 73 David Welch y James Blight, "La undécima hora de la crisis de los misiles cubanos: una introducción a las transcripciones del ExCom",Seguridad internacional 12 (1987/88): 21–22 "Observaciones del presidente Kennedy al Consejo de Seguridad Nacional", 22 de enero de 1963, DDRS 1986, #2274, 1.

Rostow a JFK, "The Problem We Face", 21 de abril de 1961, DDRS 1985, # 2889, 1 BNSP 1962, 117–164 BNSP 1963, 36 Caddis, Estrategias de contención, 220–223 Nash, “Nuisance of Decision”, 3–6.

Frank Costigliola, "La búsqueda de la comunidad atlántica: armas nucleares, dólares y Berlín", en Thomas Paterson, ed., Kennedy en busca de la victoria: política exterior estadounidense, 1961-1963 (Nueva York, 1989) JFK, "Discurso ante el Parlamento canadiense en Ottawa", 17 de mayo de 1961, PPP 1961, 385.

Mordejai Gazit, Política del presidente Kennedy hacia los Estados árabes e Israel: análisis y documentos (Tel Aviv, 1983). 54–55, 116–120 Thomas Paterson, “Fijación con Cuba: Bahía de Cochinos, crisis de los misiles y guerra encubierta contra Castro”, en Paterson, Kennedy en busca de la victoria, 151 Glenn Seaborg, con Benjamin Loeb, Kennedy, Khrushchev y la prohibición de pruebas (Berkeley, 1981), 171, 193-194, 198-199 Walt Rostow, entrevista de Richard Neustadt, 25 de abril de 1964, Oral History Pmgram, JFKL, 63 Walter LaFeber, Estados Unidos, Rusia y la Guerra Fría, 1945–1990 (Nueva York, 1991), 230 Gordon Chang, Amigos y enemigos: Estados Unidos, China y la Unión Soviética, 1948-1972 (Stanford, 1990), 229 [énfasis en el original], 228–52 Bundy, Peligro y supervivencia, 532.

Chang, Amigos y enemigos, 224–227 Leonard Gordon, “Oposición de los Estados Unidos al uso de la fuerza en el estrecho de Taiwán, 1954–1962”,Revista de historia americana 72 (1985): 654–656 James Fetzer, "Clinging to Containment: China Policy", en Paterson, Kennedy en busca de la victoria, 189–190.

Lyman Lemnitzer a McNamara, "Concept of Use of SEATO Forces in South Vietnam", 9 de octubre de 1961, NSF Countries-Vietnam, 10/4 / 61–10 / 9/61, Box 194, JFKL, Apéndice A, 7-8 William Bundy, nota de portada, 5 de noviembre de 1961, Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, 1961–1963, Vietnam 1961, 1: 538n Ídem, documento preliminar, “Reflexiones sobre los posibles resultados de la intervención de Estados Unidos en Vietnam del Sur”, 7 de noviembre de 1961, ibid., 553–54.

Taylor a JFK, 3 de noviembre de 1961, anexo 2, “Evaluation and Conclusions”, ibid., 502–503, 491.

Para una crítica de la política exterior de Kennedy, consulte la introducción de Paterson en Kennedy en busca de la victoria, 3–23.


Mayo de 1961 - Horario del presidente Kennedy - Historia

Al Congreso de los Estados Unidos:

Un sistema fiscal federal sólido y sólido es esencial para el futuro de Estados Unidos. Sin un sistema así, no podemos mantener nuestras defensas y dar liderazgo al mundo libre. Sin tal sistema, no podemos prestar los servicios públicos necesarios para enriquecer la vida de nuestra gente y promover el crecimiento de nuestra economía.

El sistema tributario debe ser adecuado para satisfacer nuestras necesidades públicas. Debe enfrentarlos de manera justa, pidiendo a cada uno de nosotros que contribuya con la parte que le corresponde al costo del gobierno. Debe fomentar el uso eficiente de nuestros recursos. Debe promover la estabilidad económica y estimular el crecimiento económico. La expansión económica, a su vez, crea una base impositiva creciente, lo que aumenta los ingresos y, por lo tanto, nos permite satisfacer más fácilmente nuestras necesidades públicas, así como nuestras necesidades como individuos privados.

Este mensaje reconoce la solidez básica de nuestra estructura tributaria. Pero también reconoce las necesidades y estándares cambiantes de nuestra posición económica e internacional, y la reforma constructiva necesita mantener nuestro sistema tributario actualizado y mantener su equidad. Los mensajes anteriores han enfatizado la necesidad de una pronta acción del Congreso y del Ejecutivo para aliviar el déficit en nuestra balanza de pagos internacional - para aumentar la modernización, la productividad y el estado competitivo de la industria estadounidense - para estimular la expansión y el crecimiento de nuestra economía - para eliminar en la medida de lo posible la injusticia económica dentro de nuestra propia sociedad y mantener el nivel de ingresos solicitado en el presupuesto de mi predecesor. En cada uno de estos esfuerzos, la política tributaria tiene un papel importante que desempeñar y aquí se proponen los cambios tributarios necesarios.

La eliminación de ciertos defectos e inequidades como se propone a continuación proporcionará ganancias de ingresos para compensar las reducciones de impuestos ofrecidas para estimular la economía. Por lo tanto, este conjunto de propuestas no implica ninguna pérdida neta de ingresos. Deseo enfatizar aquí que son un "conjunto" y que las consideraciones tanto de ingresos como de equidad, así como la interrelación de muchas de las propuestas, instan a su consideración como una unidad.

Doy instrucciones al Secretario de Hacienda para que proporcione al Comité de Vías y Medios de la Cámara una explicación detallada de estas propuestas en relación con su consideración legislativa.

Si bien es fundamental que el Congreso reciba en este momento las propuestas de esta Administración para los ajustes tributarios urgentes y obvios necesarios para cumplir con los objetivos enumerados anteriormente, el tiempo no ha permitido la revisión integral necesaria para una estructura tributaria tan complicada y de importancia crítica para tal fin. muchas personas. Este mensaje es sólo un primer paso, aunque urgente, en el camino hacia una reforma constructiva.

Estoy dirigiendo al Secretario de Hacienda, sobre la base de estudios fiscales recientes del Congreso, para que emprenda la investigación y preparación de un programa integral de reforma fiscal que se presentará en la próxima sesión del Congreso.

Partiendo de estos estudios, en particular los del Comité de Medios y Arbitrios y el Comité Económico Conjunto, el programa debería tener como objetivo proporcionar una base imponible más amplia y uniforme, junto con una estructura de tipos adecuada. De ese modo, podemos trabajar hacia la meta de una mayor tasa de crecimiento económico, una estructura tributaria más equitativa y una ley tributaria más simple. Sé que estos objetivos son compartidos por - y, en esta época particular del año, muy deseados por - la gran mayoría del pueblo estadounidense.

Para satisfacer las demandas de la financiación de la guerra, el impuesto sobre la renta individual pasó de ser un impuesto selectivo a los ricos a los medios por los que la gran mayoría de nuestros ciudadanos participa en el pago de más de la mitad de nuestros ingresos presupuestarios totales. Se complementa con el impuesto sobre la renta de las sociedades, que supone otra cuarta parte del total.

Este énfasis en el impuesto sobre la renta ha sido un desarrollo sólido. Pero tantos contribuyentes se han preocupado tanto con tantos dispositivos de ahorro de impuestos que se interfiere con las decisiones comerciales y se distorsiona el funcionamiento eficiente del sistema de precios.

Además, las disposiciones especiales se han convertido en una fuente cada vez mayor de trato preferencial para varios grupos. Siempre que a un contribuyente se le permita pagar menos, se le debe pedir a otro que pague más. De este modo, se altera la distribución uniforme de la carga fiscal y la reducción de la base imponible hace necesarios tipos más elevados. Por supuesto, se necesitan algunas desviaciones de la uniformidad para promover objetivos sociales o económicos deseables de importancia primordial que pueden lograrse de manera más eficaz a través del mecanismo tributario. Pero muchas de las preferencias que se han desarrollado no cumplen con esa prueba y deben ser reevaluadas en nuestro programa de reforma tributaria.

Uno de los principales objetivos de nuestro programa de reforma tributaria será revertir este proceso, ampliando la base impositiva y reconsiderando la estructura de tarifas. El resultado debería ser un sistema tributario más equitativo, más eficiente y más propicio para el crecimiento económico.

II. INCENTIVO TRIBUTARIO POR MODERNIZACIÓN Y EXPANSIÓN

La historia de nuestra economía ha sido de productividad creciente, basada en la mejora de las habilidades, los avances en la tecnología y una oferta creciente de herramientas y equipos más eficientes. Este aumento se ha reflejado en un aumento de los salarios y el nivel de vida de nuestros trabajadores, así como una tasa de crecimiento saludable para la economía en su conjunto. También ha sido la base de nuestro liderazgo en los mercados mundiales, incluso cuando disfrutamos de las tasas salariales más altas del mundo.

En la actualidad, ante una gran presión sobre nuestra balanza de pagos, debemos prestar especial atención a la modernización de nuestra planta y equipo. Obligados a reconstruir después de la devastación de la guerra, nuestros amigos en el extranjero ahora poseen un sistema industrial moderno que los convierte en formidables competidores en los mercados mundiales. Para que nuestros propios productos compitan con los extranjeros en precio y calidad, tanto en el país como en el extranjero, necesitaremos la planta y el equipo más eficientes.

Al mismo tiempo, para satisfacer las necesidades de una población y una fuerza laboral en crecimiento, y para lograr un ingreso per cápita y un nivel de empleo crecientes, necesitamos un nivel alto y creciente de formación de capital público y privado. En mis mensajes anteriores, he propuesto programas para satisfacer algunas de nuestras necesidades de formación de capital en el área pública, incluida la inversión en capital intangible como la educación y la investigación, así como la inversión en capital físico como edificios y carreteras. Ahora propongo incentivos adicionales para la modernización y expansión de plantas y equipos privados.

Inevitablemente, la expansión y modernización del capital -ahora con frecuencia bajo el nombre de automatización- alteran los modos de producción establecidos. Se obtienen grandes beneficios y se distribuyen ampliamente, pero también se producen algunas dificultades. Esto impone grandes responsabilidades a las políticas públicas, no para retrasar la modernización y la expansión del capital, sino para promover el crecimiento y aliviar las dificultades cuando ocurren, para mantener un alto nivel de demanda y empleo, de modo que los desplazados sean reabsorbidos rápidamente en nuevos países. puestos de trabajo, y para ayudar en la capacitación y la búsqueda de nuevos puestos de trabajo para estos trabajadores desplazados. Estamos desarrollando, a través de medidas como el Proyecto de Ley de Reurbanización de Zonas y un Servicio de Empleo reforzado, así como la asistencia a los desempleados, los programas diseñados para lograr estos objetivos.

La alta formación de capital sólo puede sostenerse mediante un nivel alto y creciente de demanda de bienes y servicios. De hecho, el incentivo a la inversión en sí mismo puede contribuir materialmente a lograr la economía próspera en la que este incentivo hará su máxima contribución al crecimiento económico. En lugar de retrasar su adopción hasta que todo el exceso de capacidad haya desaparecido y el desempleo sea bajo, deberíamos dar este paso ahora para fortalecer nuestro programa contra la recesión, estimular el empleo y aumentar nuestros mercados de exportación.

Los gastos adicionales en planta y equipo crearán inmediatamente más puestos de trabajo en la construcción, madera, acero, cemento, maquinaria y otras industrias de bienes de capital relacionadas. La dotación de personal de estas nuevas plantas y el cumplimiento de los pedidos para nuevos mercados de exportación requerirán empleados adicionales. Los salarios adicionales de estos trabajadores ayudarán a crear aún más puestos de trabajo en las industrias de bienes de consumo y servicios. El aumento de puestos de trabajo resultante de un año completo de funcionamiento de dicho incentivo se estima en alrededor de medio millón.

Específicamente, por lo tanto, recomiendo la promulgación de un incentivo fiscal a la inversión en forma de un crédito fiscal de

--15% de todos los gastos de inversión en nuevas plantas y equipos en exceso de las provisiones por depreciación actuales

--6% de dichos gastos por debajo de este nivel pero por encima del 50% de las provisiones por depreciación con

--10% sobre los primeros $ 5,000 de nueva inversión como crédito mínimo.

Este crédito se tomaría como una compensación contra la obligación tributaria de la empresa, hasta una limitación general del 30% en la reducción de esa obligación en cualquier año. Sería independiente y adicional a la depreciación de la nueva inversión elegible al costo. Estaría disponible para empresas de propiedad individual así como para empresas corporativas, y se aplicaría a los gastos de inversión elegibles realizados después del 1 de enero de este año. Para seguir siendo un incentivo real y hacer una contribución máxima a aquellas áreas de expansión y modernización de capital donde más se necesita, y para permitir una administración eficiente, los gastos de inversión elegibles se limitarían a los gastos en nuevas plantas y equipos, en activos ubicados en. Estados Unidos y sobre activos con una vida útil de seis años o más. Se excluirían las inversiones en servicios públicos distintos al transporte, al igual que las inversiones en construcción residencial, incluidos apartamentos y hoteles.

De las empresas elegibles, se espera que muchas empresas pequeñas puedan aprovechar el crédito mínimo del 10% sobre los primeros $ 5000 de nueva inversión, que está diseñado para proporcionar un estímulo útil a las muchas pequeñas empresas que necesitan modernización. Otras empresas pequeñas, sujetas a una tasa impositiva del 30%, se esforzarían por ser elegibles para el crédito total del 15%, el equivalente para dichas empresas a una deducción de sus ingresos brutos a efectos fiscales del 50% del costo de la nueva inversión. Entre las empresas restantes, se espera que la mayoría sea inducida a realizar nuevas inversiones en plantas y equipos modernos por encima de su depreciación para obtener el crédito del 15%. Las empresas nuevas y en crecimiento se verían especialmente beneficiadas. El crédito del 6% para aquellos cuyos nuevos gastos de inversión caen entre el 50% y el 100% de sus asignaciones por depreciación está diseñado para ofrecer algún incentivo sustancial a la empresa deprimida o vacilante que sabe que aún no puede alcanzar el crédito del 15%.

Para llegar a esta forma de estímulo fiscal a la inversión, se prestó especial atención a otras alternativas. Si el crédito se diera de forma generalizada a todas las nuevas inversiones, se produciría una pérdida de ingresos mucho mayor a partir de aquellos gastos que se habrían realizado de todos modos o que no representarían un nuevo nivel de esfuerzo. Nuestro objetivo es proporcionar el mayor incentivo posible para nuevas inversiones que de otro modo no se realizarían. Por lo tanto, el plan recomendado anteriormente implicaría la misma pérdida de ingresos, aproximadamente $ 1.7 mil millones, que solo un crédito general del 7 por ciento para todas las nuevas inversiones.

El uso de provisiones por depreciación actual como el umbral por encima del cual se aplicaría la tasa de crédito más alta se recomienda por varias razones. La depreciación refleja el nivel promedio de inversión en el pasado, pero es una prueba menos restrictiva y más estable que el uso de un promedio de gastos de inversión para un período como los cinco años anteriores. Además, las provisiones por depreciación en sí mismas proporcionan fondos libres de impuestos para inversiones hasta este nivel. Ahora proponemos un crédito fiscal, que ayudaría a asegurar los fondos necesarios para la inversión adicional más allá de ese nivel.

El crédito propuesto, en términos de la pérdida de ingresos involucrada, también será mucho más efectivo como incentivo para la inversión que como una reducción absoluta en la tasa del impuesto sobre la renta de las sociedades. Sus beneficios se distribuirían de manera más amplia, ya que el crédito propuesto se aplicará tanto a individuos y sociedades como a corporaciones. También será más eficaz como incentivo directo para la inversión empresarial y aumentará los fondos disponibles más específicamente en aquellas empresas que probablemente los utilizarán para inversiones adicionales. En resumen, mientras que el crédito tendrá la ventaja de enfocarse en la rentabilidad de la nueva inversión, gran parte de la pérdida de ingresos bajo una reducción general de la tasa corporativa se desviaría hacia el aumento de la rentabilidad de la inversión anterior.

Es cierto que esta ventaja de enfocarse completamente en nuevas inversiones es compartida por la alternativa fuertemente recomendada por algunos: un cambio de impuestos que permita una depreciación más rápida de los nuevos activos (ya sea una depreciación acelerada o una provisión de depreciación adicional para el primer año). Pero el crédito de inversión propuesto sería superior, en mi opinión, por varias razones. En primer lugar, la determinación de la duración de la vida de un activo y los métodos adecuados de depreciación tienen una función normal e importante en la determinación de la renta imponible, totalmente al margen de cualquier consideración de incentivo y no deben modificarse o manipularse para otros fines que interferir con esta función. Es posible que, al examinarlas, algunas de las reglas de depreciación existentes resulten anticuadas y no equitativas, pero esa es una cuestión que debe separarse de los incentivos a la inversión. El Departamento del Tesoro está llevando a cabo una revisión de estas reglas y métodos como parte de su estudio general de reforma tributaria para determinar si los cambios son apropiados y, de ser así, qué forma deben tomar. La adopción del crédito incentivo propuesto de ninguna manera excluiría acciones posteriores sobre estos aspectos de la depreciación.

En segundo lugar, un aumento en la depreciación fiscal tiende a registrarse en las cuentas de la empresa, lo que eleva los costos corrientes y actúa como un disuasivo para la reducción de precios. El crédito de inversión propuesto no compartiría este defecto.

Finalmente, está claro que el crédito fiscal sería más efectivo para inducir nuevas inversiones por la misma pérdida de ingresos. Todo el crédito se reflejaría inmediatamente en el aumento de fondos disponibles para inversión sin aumentar la futura obligación tributaria de la empresa. Una aceleración de la depreciación solo pospone el momento de la obligación tributaria sobre las ganancias de la inversión a una fecha posterior, un aumento en la rentabilidad no comparable al de un crédito tributario total. Sin embargo, la depreciación acelerada es mucho más costosa en los ingresos inmediatos.

Por ejemplo, en una inversión promedio, un crédito fiscal del 15% generaría el mismo rendimiento para la empresa que una depreciación adicional del primer año de más del 50% del costo de la inversión. Sin embargo, la pérdida inmediata de ingresos para el Tesoro por tal depreciación adicional sería el doble y permanecería considerablemente más alta durante muchos años. El incentivo para nuevas inversiones que nuestra economía necesita, y que esta recomendación proporcionaría con una pérdida de ingresos de $ 1.7 mil millones, podría ser provisto mediante una cancelación inicial solo a un costo inmediato de $ 3.4 mil millones.

Creo que este crédito fiscal a la inversión se convertirá en una parte útil y continua de nuestra estructura fiscal. Pero será una nueva empresa y seguirá necesitando revisión. Además, puede resultar conveniente que el Congreso modifique el crédito de vez en cuando para adaptarlo a las necesidades de una economía cambiante. Insto encarecidamente a su adopción en esta sesión.

III. TRATAMIENTO FISCAL DE LA RENTA EXTRANJERA

Las cambiantes condiciones económicas en el país y en el extranjero, el deseo de lograr una mayor equidad en la tributación y las tensiones que se han desarrollado en nuestra posición de balanza de pagos en los últimos años, nos obligan a examinar críticamente ciertas características de nuestro sistema tributario que, en conjunto con el sistema tributario de otros países, favorecer consistentemente la inversión privada estadounidense en el exterior en comparación con la inversión en nuestra propia economía.

1. Eliminación de los privilegios de aplazamiento de impuestos en los países desarrollados y privilegios de aplazamiento de "paraíso fiscal" en todos los países. Las ganancias obtenidas en el extranjero por empresas estadounidenses que operan a través de subsidiarias extranjeras están, según las leyes fiscales vigentes, sujetas al impuesto de los Estados Unidos solo cuando se devuelven a la empresa matriz en forma de dividendos. En algunos casos, este aplazamiento de impuestos ha hecho posible el aplazamiento indefinido del impuesto de los Estados Unidos y, en aquellos países donde los impuestos sobre la renta son más bajos que en los Estados Unidos, la capacidad de diferir el pago del impuesto estadounidense reteniendo los ingresos en las empresas subsidiarias proporciona una ventaja fiscal para las empresas que operan a través de filiales en el extranjero que no está disponible para las empresas que operan únicamente en los Estados Unidos. Muchos inversionistas estadounidenses hicieron un uso adecuado de este aplazamiento en la conducción de su inversión extranjera. Aunque las condiciones cambiantes ahora hacen que la continuación del privilegio sea indeseable, tal cambio de política no implica ninguna crítica de los inversores que utilizan este privilegio.

Se subraya la indeseabilidad del aplazamiento continuo cuando el aplazamiento ha servido como refugio para la evasión fiscal a través del uso injustificable de paraísos fiscales como Suiza. Recientemente, más y más empresas organizadas en el extranjero por firmas estadounidenses han organizado sus estructuras corporativas, con la ayuda de acuerdos artificiales entre la matriz y la subsidiaria con respecto a los precios entre empresas, la transferencia de derechos de licencia de patentes, el cambio de tarifas de administración y prácticas similares que maximizan la acumulación de beneficios en el paraíso fiscal, para aprovechar la multiplicidad de sistemas fiscales extranjeros y acuerdos internacionales para reducir drásticamente o eliminar por completo sus obligaciones fiscales tanto en el país como en el extranjero.

En la medida en que estos paraísos fiscales y otros privilegios de diferimiento de impuestos tengan como resultado que las empresas estadounidenses inviertan o se ubiquen en el extranjero en gran parte por razones fiscales, la asignación eficiente de recursos internacionales se altera, el drenaje inicial de nuestra ya adversa balanza de pagos nunca se compensa por completo, y los beneficios se retienen y reinvierten en el extranjero, que de otro modo se invertirían en los Estados Unidos. Ciertamente, desde que se completó la reconstrucción de la posguerra de Europa y Japón, ya no existen razones de política exterior para ofrecer incentivos fiscales a la inversión extranjera en los países económicamente avanzados.

Si buscamos frenar los paraísos fiscales, si reconocemos que el estímulo del aplazamiento fiscal ya no es necesario para la inversión en los países desarrollados, y si queremos enfatizar la inversión en este país para estimular nuestra economía y la modernización de nuestras plantas, además de aliviar nuestro déficit de la balanza de pagos, ya no podemos permitirnos el tratamiento fiscal existente de los ingresos extranjeros.

Por lo tanto, recomiendo que se adopte una legislación que, después de un período de transición de dos pasos, grave cada año a las corporaciones estadounidenses sobre su participación actual de las ganancias no distribuidas obtenidas en ese año por las corporaciones subsidiarias organizadas en países económicamente avanzados. Esta tributación actual también se aplicaría a los accionistas individuales de sociedades anónimas en esos países. Dado que los impuestos sobre la renta pagados en el extranjero son propiamente un crédito contra el impuesto sobre la renta de los Estados Unidos, esto sometería los ingresos de dichas actividades comerciales a esencialmente las mismas tasas impositivas que las actividades comerciales realizadas en los Estados Unidos. Para permitir que las empresas ajusten sus operaciones a este cambio, también recomiendo que este resultado se logre en pasos iguales durante un período de dos años, bajo el cual solo la mitad de las ganancias se verían afectadas durante 1962. Donde los impuestos extranjeros pagados han estado cerca de las tasas estadounidenses, el impacto de este cambio sería pequeño.

Esta propuesta mantendrá la inversión estadounidense en los países desarrollados al nivel justificado por las fuerzas del mercado. Las empresas estadounidenses en el extranjero seguirán compitiendo con las extranjeras. Con su acceso a los mercados de capitales en el país y en el extranjero, su conocimiento técnico avanzado, su energía, ingenio y muchas otras ventajas, las empresas estadounidenses continuarán ocupando el lugar que les corresponde en los mercados del mundo. Si bien la tasa de expansión de algunas operaciones comerciales estadounidenses en el extranjero puede reducirse mediante el retiro del aplazamiento de impuestos, dicha reducción sería consistente con la distribución eficiente de los recursos de capital en el mundo, nuestras necesidades de balanza de pagos y la equidad para las empresas competidoras ubicadas en nuestro país. propio país.

Al mismo tiempo, recomiendo que se continúe con el aplazamiento de impuestos para los ingresos provenientes de inversiones en las economías en desarrollo. El mundo libre tiene la fuerte obligación de ayudar al desarrollo de estas economías, y la inversión privada tiene una importante contribución que hacer. El aplazamiento continuo del impuesto sobre la renta para estas áreas será útil a este respecto. Además, la eliminación propuesta del aplazamiento del impuesto sobre la renta sobre las ganancias de los Estados Unidos en los países industrializados debería mejorar la atracción relativa de inversiones en los países menos desarrollados.

Por otro lado, recomiendo la eliminación del dispositivo de & quot; refugio fiscal & quot; en cualquier parte del mundo, incluso en los países subdesarrollados, mediante la eliminación de los privilegios de diferimiento de impuestos para aquellas formas de actividades, como comercio, licencias, seguros y otras, que típicamente buscan nuestros métodos de operación como paraísos fiscales. No hay ninguna razón válida para permitir que permanezcan libres de impuestos independientemente del país en el que se encuentren.

2. Tributación de Empresas de Inversión Extranjera. Desde hace algunos años asistimos a importantes salidas de capitales de Estados Unidos hacia sociedades de inversión creadas en el exterior cuya principal justificación radica en los beneficios fiscales que produce su método de funcionamiento. Recomiendo que se eliminen estos beneficios fiscales y que los ingresos derivados de esas empresas de inversión extranjera se traten sustancialmente de la misma manera que los ingresos de las empresas de inversión nacionales.

3. Tributación de ciudadanos estadounidenses en el extranjero. No es más justificable otorgar exenciones fiscales a las personas que viven en los países desarrollados que proporcionar incentivos fiscales para la inversión de capital en esos países. Tampoco deberíamos permitir que los estadounidenses obtengan beneficios fiscales totalmente injustificados cuya elección de residencia esté determinada principalmente por su deseo de minimizar los impuestos.
Por tanto, recomiendo:

- que la exención total de impuestos que ahora se otorga a los ingresos del trabajo de los ciudadanos estadounidenses que residen en el extranjero se termine por completo para aquellos que residen en países económicamente avanzados

- que esta exención por ingresos del trabajo se limite a $ 20,000 para aquellos que residen en los países menos desarrollados y

- que la exención de $ 20,000 de ingresos del trabajo que ahora se otorga a los ciudadanos que permanecen (pero no residen) en el extranjero durante 17 de los 18 meses también se extinga por completo para aquellos que viven o viajan en los países económicamente avanzados.

4. Impuesto sobre bienes inmuebles ubicados en el extranjero. Recomiendo que se ponga fin a la exclusión del impuesto sobre la herencia concedida a los bienes inmuebles situados en el extranjero. Con la adopción hace varios años del crédito por impuestos extranjeros bajo el impuesto al patrimonio, no hay justificación para la exención continua de dicha propiedad.

5. Desgravación por impuesto extranjero sobre dividendos. Finalmente, el método por el cual se computa el crédito por impuesto sobre la renta extranjero en el caso de dividendos implica una doble reserva para el impuesto sobre la renta extranjero y debe corregirse.

Se espera que estas propuestas, junto con los cambios técnicos y más detallados necesarios para mejorar la tributación de la renta extranjera, reduzcan sustancialmente nuestro déficit de la balanza de pagos y aumenten los ingresos en al menos $ 250 millones por año.

IV. CORRECCIÓN DE OTROS DEFECTOS ESTRUCTURALES

A continuación, recomiendo una serie de medidas para eliminar otros defectos graves en la estructura del impuesto sobre la renta. Estos cambios, si bien dan inicio al programa integral de reforma tributaria mencionado anteriormente, proporcionarán suficientes ganancias de ingresos para compensar el costo del crédito tributario por inversión y mantener intacto el potencial de producción de ingresos de nuestra estructura tributaria.

1. Retención de intereses y dividendos. Nuestro sistema de retención combinada e informes voluntarios sobre sueldos y salarios en el marco del impuesto sobre la renta de las personas físicas nos ha resultado muy útil. Introducido durante la guerra cuando el impuesto sobre la renta se extendió a millones de nuevos contribuyentes, el sistema de retención de salarios ha sido uno de los avances más importantes y exitosos de nuestro sistema tributario en los últimos tiempos. Las dificultades iniciales se superaron rápidamente y el nuevo sistema ayudó al contribuyente no menos que al recaudador de impuestos.

Por tanto, es más lamentable que la aplicación del principio de retención haya quedado incompleta. La retención no se aplica a dividendos e intereses, con el resultado de que cantidades sustanciales de dichos ingresos, en particular intereses, escapan indebidamente de impuestos. Se estima que alrededor de $ 3 mil millones de intereses y dividendos sujetos a impuestos no se declaran cada año. Esto es claramente injusto para aquellos que, como resultado, deben soportar una mayor parte de la carga fiscal. Los receptores de dividendos e intereses deben pagar sus impuestos no menos que los que reciben ingresos por sueldos y salarios, y el impuesto debe pagarse con la misma prontitud. La evasión continua de impuestos por parte de algunos tiene un efecto desmoralizador constante sobre el cumplimiento de otros.

Esta brecha en la presentación de informes no se ha reducido de manera apreciable con los programas educativos. Tampoco puede cerrarse eficazmente con medidas de aplicación intensificadas, excepto mediante el gasto de cantidades desmesuradas de tiempo y dinero. La retención de dividendos corporativos y de intereses de tipo de inversión, como los intereses pagados sobre valores gubernamentales y corporativos sujetos a impuestos y cuentas de ahorro, es tanto necesaria como factible.

Por lo tanto, recomiendo la promulgación de una legislación que establezca una tasa de retención del 20% sobre los dividendos corporativos y el tipo de interés gravable de inversión, a partir del 1 de enero de 1962, bajo un sistema que no requeriría la preparación de declaraciones de retención para enviar a los destinatarios. Por lo tanto, impondría una carga de cumplimiento relativamente leve a los contribuyentes de intereses y dividendos, ciertamente menor que la impuesta a los contribuyentes de sueldos y salarios, mientras que al mismo tiempo resolvería en gran medida el problema de cumplimiento para la mayoría de los contribuyentes que reciben dividendos y interesar. También se tomarán medidas para evitar dificultades a los beneficiarios que no están sujetos a impuestos.

La necesidad restante de cumplimiento, en gran parte en el grupo de altos ingresos sujeto a una tasa impositiva más alta, se satisfaría mediante la concentración de dispositivos de aplicación en los contribuyentes en estos tramos. La introducción de equipos para el procesamiento automático de declaraciones de información sería especialmente útil para este propósito y, por lo tanto, complementaría la extensión de la retención.

Se estima que la promulgación de esta propuesta aumentará los ingresos en $ 600 millones por año.

2. Derogación del Crédito de Dividendos y Exclusión. La presente ley prevé la exclusión de los ingresos de los primeros $ 50 de dividendos recibidos de corporaciones nacionales y un crédito del 4% contra impuestos de dichos ingresos por dividendos en exceso de $ 50. Estas disposiciones se promulgaron en 1954. Los proponentes argumentaron que fomentarían la formación de capital a través de la inversión de capital y que proporcionarían una compensación parcial a la denominada doble imposición de los ingresos por dividendos. Ahora está claro que no sirven bien a ninguno de los propósitos y, por lo tanto, recomiendo la derogación tanto del crédito de dividendos como de la exclusión.

El crédito por dividendos y la exclusión no son un estímulo eficaz para la expansión del capital en forma de planta y equipo. Las pérdidas de ingresos resultantes de estas provisiones se distribuyen sobre un gran volumen de acciones en circulación en lugar de concentrarse en nuevas acciones y, por lo tanto, los efectos estimulantes de las provisiones se diluyen en gran medida, lo que se traduce en aumentos relativamente pequeños en la oferta de fondos de capital y reducción del coste de financiación mediante acciones. De hecho, es más probable que la reducción que se produzca beneficie a las grandes corporaciones con fácil acceso al mercado de capitales, mientras que sea de poca utilidad para las pequeñas empresas que no se encuentran en una situación tan favorable. En lo que respecta al aumento de la rentabilidad de nuevas inversiones en planta y equipo, el crédito fiscal por inversión propuesto anteriormente sería mucho más efectivo ya que se ofrece a la corporación, donde se toma la decisión de inversión real.

El crédito y la exclusión de dividendos son igualmente inadecuados como solución al llamado problema de la doble imposición. Cualesquiera que sean los méritos de los argumentos sobre la existencia de la doble imposición, es evidente que las disposiciones de la Ley de 1954 no ofrecen un remedio adecuado. Compensan en gran medida al receptor de dividendos en el tramo de ingresos altos, al tiempo que brindan un alivio insuficiente o nulo a los accionistas con ingresos más pequeños.

Este punto merece un énfasis. Visto simplemente como un medio de reducción de impuestos, el crédito por dividendos es. totalmente injusto. La distribución de sus beneficios es muy favorable para los contribuyentes de los grupos de mayores ingresos que reciben la mayor parte de los ingresos por dividendos. Solo alrededor del 10 por ciento de los ingresos por dividendos se acumula para aquellos con ingresos por debajo de $ 5,000 y alrededor del 80 por ciento se acumula para ese 6.5% de los contribuyentes cuyos ingresos superan los $ 10,000 al año. De manera similar, los ingresos por dividendos son una fracción que aumenta considerablemente del ingreso total a medida que avanzamos en la escala de ingresos. Por lo tanto, los ingresos por dividendos son aproximadamente el 1 por ciento de todos los ingresos de todas las fuentes para aquellos contribuyentes con ingresos de $ 3,000 a $ 5,000, pero constituye más del 25 por ciento de los ingresos para aquellos con $ 100,000 a $ 150,000 de ingresos, y aproximadamente el 50 por ciento para aquellos con ingresos. más de $ 1,000,000,

El papel del crédito de dividendos no debe confundirse con la cuestión más amplia de los tipos impositivos aplicables a los ingresos elevados. Estas altas tasas merecen un nuevo examen y este es uno de los problemas que se examinarán en el contexto de la reforma tributaria del próximo año. Pero si se redujeran los tipos de interés del tramo superior, el crédito de dividendos no es la forma de hacerlo. Las reducciones de tarifas, si corresponde, no deberían aplicarse menos a aquellos con altos ingresos de otras fuentes, como las personas profesionales y asalariadas cuya situación fiscal es particularmente difícil en la actualidad.

Si se elimina el crédito, la exclusión de $ 50 también debe descartarse por razones similares. El ahorro fiscal de la exclusión es sustancialmente mayor para un receptor de dividendos con ingresos altos que para un receptor con ingresos bajos. Además, por razones de equidad, no hay razón para otorgar una reducción de impuestos a esa pequeña fracción de contribuyentes de impuestos por ingresos bajos que reciben dividendos en contraste con aquellos que deben vivir de salarios, intereses, rentas u otras formas de ingresos.

Por lo tanto, la fórmula de 1954 es un callejón sin salida y debe rescindirse a partir del 31 de diciembre de este año. La ganancia de ingresos estimada es de $ 450 millones por año.

3. Cuentas de gastos. En los últimos años se han desarrollado abusos generalizados mediante el uso de la cuenta de gastos. Demasiadas empresas e individuos han ideado medios para deducir demasiados gastos de vida personales como gastos comerciales, cobrando así una gran parte de su costo al gobierno federal. De hecho, la vida en la cuenta de gastos se ha convertido en un sinónimo en la escena estadounidense.

Este es un asunto de interés nacional, que afecta no solo nuestros ingresos públicos, nuestro sentido de justicia y nuestro respeto por el sistema tributario, sino también nuestras prácticas morales y comerciales. Esta distorsión generalizada de nuestra estructura empresarial y social es en gran parte una creación del sistema tributario, y ha llegado el momento en que nuestras leyes tributarias deben dejar de fomentar el gasto de lujo como un cargo al tesoro federal. El lema - & quot; Es deducible & quot - debería desaparecer de nuestra escena.

No será suficiente una aplicación más estricta de la legislación actual. Aunque en algunos casos el entretenimiento y los gastos relacionados se asocian con las necesidades del negocio, confieren beneficios personales sustanciales libres de impuestos a los destinatarios. En otros casos, las deducciones se obtienen al disfrazar los gastos personales como desembolsos comerciales. Pero bajo la ley actual, es extremadamente difícil separar y rechazar tales gastos pseudo-comerciales. Se necesita nueva legislación para abordar el problema.

Por lo tanto, recomiendo que el costo de dicho entretenimiento de negocios y el mantenimiento de las instalaciones de entretenimiento (como yates y pabellones de caza) se rechacen en su totalidad como una deducción de impuestos y que se impongan restricciones a la deducción de obsequios de negocios, gastos de viajes de negocios. combinado con vacaciones y gastos de vida personales excesivos incurridos en viajes de negocios fuera de casa.

Estoy seguro de que el pueblo estadounidense acogerá con beneplácito estas medidas. También estoy seguro de que las empresas comerciales, ahora obligadas a emular los favores de la cuenta de gastos de sus competidores, por poco sólidas o antieconómicas que sean estas prácticas, acogerán con agrado la eliminación de esta presión. Estas medidas fortalecerán tanto nuestra estructura fiscal como la fibra moral de nuestra sociedad. Estas disposiciones deberían entrar en vigencia a partir del 1 de enero de 1962 y se estima que aumentarán los ingresos del Tesoro en al menos $ 250 millones por año.

4. Ganancias de capital por venta de propiedad comercial depreciable. Otro defecto que debe corregirse en este momento se relaciona con la tributación de las ganancias por la venta de propiedades comerciales depreciables. Estas ganancias se gravan ahora al tipo preferencial aplicable a las ganancias de capital, aunque representen ingresos ordinarios.

Esta situación surge porque la tasa de depreciación legal puede no coincidir con la disminución real del valor del activo. Mientras el contribuyente tiene la propiedad, la depreciación se toma como una deducción de los ingresos ordinarios. En el momento de su reventa, donde la cantidad de depreciación permitida excede la disminución en el valor real del activo de modo que se produzca una ganancia, esta ganancia según la ley actual se grava a la tasa preferencial de ganancias de capital. Las ventajas resultantes de esta práctica se han incrementado con la liberalización de las tasas de depreciación.

Nuestro concepto de plusvalía no debe abarcar este tipo de ingresos. Esta inequidad debe eliminarse, y especialmente en vista del crédito a la inversión propuesto. No deberíamos fomentar mediante incentivos fiscales la adquisición de dicha propiedad mientras persista esta laguna.

Por lo tanto, recomiendo que el tratamiento de las ganancias de capital se retire de las ganancias en la enajenación de bienes depreciables, tanto bienes muebles como inmuebles, en la medida en que el vendedor haya deducido la depreciación de dichos bienes en años anteriores, permitiendo solo el exceso del precio de venta. sobre el costo original para ser tratado como una ganancia de capital. El resto debe tratarse como ingresos ordinarios. Esta reforma debería entrar en vigor inmediatamente en todas las ventas que se realicen después de la fecha de promulgación. Se estima que aumentará los ingresos en 200 millones de dólares anuales.

5. Cooperativas e Instituciones Financieras. Otra área de las leyes tributarias que llama la atención es el tratamiento de las cooperativas, las instituciones de crédito privadas y las compañías de seguros contra incendios y accidentes.

Contrariamente a la intención del Congreso, los ingresos sustanciales de ciertas empresas cooperativas, que reflejan operaciones comerciales, no se gravan ni a la organización cooperativa ni a sus miembros. Esta situación debe corregirse de manera justa y equitativa tanto para las cooperativas como para las empresas competidoras.

La actual inequidad ha sido el resultado de decisiones judiciales que establecían que los reembolsos por patrocinio en ciertas formas no estaban sujetos a impuestos. Recomiendo que se aclare la ley para que todas las ganancias estén sujetas a impuestos ya sea para las cooperativas o para sus patrocinadores, evaluando al patrón sobre las ganancias que se le asignan como dividendos de patrocinio o reembolsos en vales o en efectivo. El principio de retención recomendado anteriormente también debe aplicarse a los dividendos o reembolsos de patrocinio, de modo que al cliente promedio que recibe vales se le dará, en efecto, el dinero en efectivo para pagar su impuesto sobre su dividendo o reembolso de patrocinio. Las cooperativas no deben ser penalizadas con la imposición de un impuesto de patrocinio sobre dividendos o reembolsos sujetos a impuestos para el patrón, pero que se dejan en el negocio como un sustituto de la venta de valores para obtener capital social adicional. Debería continuarse la exención para las cooperativas eléctricas rurales y las uniones de crédito.

Las disposiciones fiscales aplicables a las compañías de seguros contra incendios y accidentes, adoptadas originalmente en 1942, deben revisarse a la luz de las condiciones actuales. Muchas de estas empresas, organizadas sobre una base mutua o recíproca, están ahora gravadas con una fórmula especial que no tiene en cuenta sus ganancias de suscripción y, por lo tanto, da como resultado una distribución no equitativa de la carga fiscal entre varios tipos de empresas. Se debe considerar la posibilidad de gravar a las mutuas o recíprocas sobre una base similar a las sociedades anónimas, siguiendo el patrón de trato similar de las acciones y las mutuas en el campo de los seguros de vida.

A algunos de los tipos más importantes de instituciones privadas de ahorro y crédito del país se les otorgan disposiciones de reserva deducibles de impuestos que reducen o eliminan sustancialmente su obligación tributaria federal sobre la renta. Estas disposiciones deben revisarse con el fin de garantizar un trato no discriminatorio.

La legislación correctiva en estos campos ampliaría los ingresos y contribuiría a una estructura fiscal justa y sólida.

Una de las principales características de nuestro sistema tributario, y de la que podemos sentirnos muy orgullosos, es que opera principalmente a través de la autoevaluación individual. La integridad de tal sistema depende de la voluntad continua de la gente de pagar con honestidad y precisión este precio anual de ciudadanía. En la medida en que algunas personas sean deshonestas o descuidadas en sus tratos con el gobierno, la mayoría se ve obligada a soportar una carga fiscal más pesada.

Para que la evaluación voluntaria de la servidumbre sea significativa y productiva, los ciudadanos no solo deben tener confianza en la equidad de las leyes fiscales, sino también en su aplicación uniforme y vigorosa de estas leyes. Si el incumplimiento de unos pocos continúa sin control, la confianza de muchos en nuestro sistema de autoevaluación se verá afectada y una de las piedras angulares de nuestro gobierno se debilitará.

En este mensaje ya he recomendado la aplicación de retenciones a los dividendos e intereses y revisiones para detener los abusos de las cuentas de gastos. Estas medidas mejorarán el cumplimiento de los contribuyentes y aumentarán la consideración de los contribuyentes por la equidad de nuestro sistema. Además, propongo otras tres medidas para mejorar el mecanismo de aplicación de impuestos.

1. Números de cuenta del contribuyente. El Servicio de Impuestos Internos ha comenzado la instalación de equipos de procesamiento automático de datos para mejorar la administración de la creciente labor de recaudación y aplicación de impuestos. Un sistema de identificación de los números de cuenta de los contribuyentes, que posibilitaría la recopilación de todos los datos fiscales de cualquier contribuyente en particular, es una parte esencial de un programa de recaudación y ejecución mejorado de este tipo.

Para ello, los contribuyentes que ya los tengan utilizarían los números de seguro social.A la pequeña minoría que actualmente no tiene tales números se les asignarían números que estas personas podrían usar más adelante también con fines de seguridad social si fuera necesario. Los números se ingresarían en declaraciones de impuestos, declaraciones de información y documentos relacionados.

Recomiendo que se promulgue legislación para autorizar el uso de los números de cuenta de los contribuyentes a partir del 1 de enero de 1962 para identificar las cuentas de los contribuyentes durante las operaciones de procesamiento y mantenimiento de registros del Servicio de Impuestos Internos.

2. Mayor cobertura de auditoría. El examen de las declaraciones de impuestos es la esencia del proceso de ejecución. Sin embargo, el número de personal examinador del Servicio de Impuestos Internos ha sido sistemáticamente inadecuado para hacer frente a la carga de trabajo de auditoría. En consecuencia, no ha podido auditar cuidadosamente muchas de las declaraciones que deberían ser examinadas. El crecimiento anticipado de nuestra población, por supuesto, aumentará este problema de aplicación.

Relacionado con la auditoría fiscal ampliada está el programa de ejecución penal del Servicio de Impuestos. En este caso, el principio rector es la creación de un elemento disuasorio para la evasión fiscal y para mantener o, si es posible, aumentar el cumplimiento voluntario de todas las leyes tributarias. Esto significa poner un grado apropiado de énfasis investigativo en todo tipo de infracciones tributarias, en todas las áreas geográficas, e identificar infracciones sustanciales en todos los niveles de ingresos, independientemente de la ocupación, negocio o profesión.

Dentro de este marco de un esfuerzo de cumplimiento equilibrado, el Servicio está poniendo especial énfasis en la investigación de las declaraciones presentadas por personas que reciben ingresos de fuentes ilegales. He ordenado a todas las agencias federales de aplicación de la ley que cooperen plenamente con el Fiscal General en una campaña contra el crimen organizado y que utilicen sus recursos al máximo en la realización de investigaciones de personas involucradas en actividades delictivas a gran escala. Teniendo en cuenta lo anterior, he instruido al Secretario de Hacienda a brindar a través del Servicio de Impuestos Internos un esfuerzo máximo en este campo.

Para cumplir con estos requisitos para mejorar las auditorías, el cumplimiento y la investigación contra el crimen, es esencial que se proporcionen al Servicio recursos adicionales que pagarán sus propios costos muchas veces. Para promover los planes a largo plazo del Servicio, la Administración anterior solicitó asignaciones adicionales de $ 27,4 millones para contratar alrededor de 3.500 personal adicional durante el año fiscal 1962, incluidas las provisiones para los aumentos necesarios en espacio y equipo moderno vital para el funcionamiento eficiente del Servicio. Para cumplir con los compromisos descritos anteriormente, esta Administración revisó estas propuestas y recomendó que se aumenten en otros $ 7 millones y 765 personal adicional para acelerar la expansión y los programas de ejecución penal. La alternativa pendiente de solo 1,995 personal adicional, o menos de la mitad del número solicitado, esta Administración constituiría poco más que los empleados adicionales necesarios cada año durante la década de 1960 solo para mantenerse al día con el crecimiento estimado en el número y la complejidad de las declaraciones. archivado. Por lo tanto, debo instar nuevamente al Congreso a que brinde todo su apoyo a mi solicitud original. Estos aumentos salvaguardarán la adecuación a largo plazo del sistema tradicional de cumplimiento voluntario de la nación y, al mismo tiempo, devolverán las asignaciones adicionales varias veces en ingresos adicionales.

3. Informes de inventario. Cada vez es más evidente que la manipulación de inventarios se ha convertido en un método frecuente para evitar impuestos. Las leyes y regulaciones actuales generalmente permiten el uso de métodos de inventario que son aceptables en la práctica contable reconocida. Las desviaciones de estos métodos, que no siempre son fáciles de detectar durante el examen de las declaraciones de impuestos, a menudo pueden conducir a la falta total de pago de los impuestos hasta que se liquiden los inventarios y, para algunos contribuyentes, esto representa una reducción fiscal permanente. La subestimación de la valoración de los inventarios es el dispositivo más utilizado.

He ordenado al Servicio de Impuestos Internos que preste cada vez más atención a esta área de elusión fiscal, a través de un mayor énfasis tanto en la verificación de los montos declarados como inventarios como en un examen de los métodos utilizados para llegar a su valoración declarada.

Como lo recomendó mi predecesor, nuevamente es necesario que el Congreso promulgue una extensión de las tasas actuales de impuestos sobre el ingreso y el consumo de corporaciones programadas para su reducción o terminación el 1 de julio de 1961. Dicha extensión ha sido adoptada por el Congreso en varias ocasiones anteriores, y Nuestros requisitos de ingresos actuales hacen que dicha extensión sea absolutamente necesaria nuevamente este año.

En ausencia de dicha legislación, la tasa del impuesto corporativo se reduciría en 5 puntos porcentuales, del 52% al 47%, las tasas del impuesto especial sobre los licores destilados, la cerveza, los vinos, los cigarrillos, los automóviles de pasajeros, las partes y accesorios de automóviles y el transporte de las personas también disminuirían y el impuesto especial sobre el servicio telefónico general caducaría. No podemos permitirnos la pérdida de estos ingresos en este momento.

El último punto del orden del día se refiere al combustible de aviación. Las dos administraciones anteriores han instado a que se exija a la aviación civil, una industria madura y en crecimiento, que pague una parte justa de los costos de operación y mejora del sistema federal de aerovías. El rápido aumento de los costos de estos servicios esenciales para el transporte aéreo hace que la imposición de cargos a los usuarios sea más imperativa ahora que nunca. El método más eficiente para recuperar una parte de estos costos de manera equitativa de los usuarios de las vías respiratorias es mediante un impuesto sobre el combustible de aviación. La ley actual establece un impuesto neto de 2 centavos por galón sobre la gasolina de aviación, pero ningún impuesto sobre el combustible para aviones. La exención de impuestos sobre el combustible de los reactores no es equitativa y está provocando pérdidas sustanciales de ingresos debido a la transición a la potencia de los reactores y la consiguiente disminución del consumo de gasolina.

Mi predecesor recomendó un impuesto fijo de 41/2 centavos para la gasolina de aviación y los combustibles para aviones. Sin embargo, tal solicitud parece poco realista en vista de la situación financiera actual de la industria de las aerolíneas. Por eso recomiendo:

- extender la tasa neta actual de 2 centavos sobre la gasolina de aviación a los combustibles para aviones

- mantener esta tasa uniforme que cubra ambos tipos de combustible al nivel de 2 centavos para el año fiscal 1962 y

- previendo incrementos anuales en esta tasa de 1/2 centavo después del año fiscal 1962 hasta que la porción del costo de las vías aéreas apropiadamente asignable a la aviación civil sea recuperada sustancialmente por este impuesto.

El aumento inmediato de los ingresos de esta propuesta es modesto en comparación con los costos anticipados de las vías aéreas y la gradación anual de nuevos aumentos tiene como objetivo moderar el impacto del impuesto en la industria de las compañías aéreas. Si el futuro desarrollo económico o de otro tipo lo justifica, se recomendará un aumento más rápido del impuesto al combustible. La disminución de los ingresos estimados por mi predecesor no es grande y se compensará con las reformas propuestas anteriormente. Repito mi recomendación anterior de que, de conformidad con el principio de cargo al usuario, los ingresos del impuesto a los combustibles de aviación se retengan en el fondo general en lugar de desviarlos al fondo fiduciario de carreteras.

La legislación recomendada en este mensaje ofrece un primer paso hacia el objetivo más amplio de la reforma tributaria. La necesidad inmediata es fomentar el crecimiento económico a través de la modernización y la expansión del capital, y eliminar las preferencias fiscales para la inversión extranjera que ya no son necesarias y que perjudican nuestra posición en la balanza de pagos. También se comienza a eliminar algunos de los defectos más evidentes de la estructura tributaria. La ganancia de ingresos en estas propuestas compensará el costo de ingresos del crédito de inversión. Finalmente, se necesitan ciertas extensiones de tarifas para mantener el potencial de ingresos de nuestro sistema fiscal.

Estos elementos deben hacerse ahora, pero son solo un primer paso. El próximo año les seguirá un segundo conjunto de propuestas, destinadas a una reforma profunda del impuesto sobre la renta. Su propósito será ampliar y unificar la base del impuesto sobre la renta y revisar toda la estructura de tarifas a la luz de estas revisiones. Unámonos para resolver estos problemas inmediatos en los próximos meses, y luego unámonos en nuevas acciones para fortalecer las bases de nuestro sistema de ingresos.


Este día en la historia: el presidente Kennedy promete apoyo militar para Vietnam del Sur (1961)

En este día de la historia, en una carta, el presidente Kennedy le dijo al presidente de Vietnam del Sur que había aceptado expandir la presencia militar estadounidense en el país. Kennedy prometió el apoyo estadounidense a Vietnam del Sur mientras luchaba por contener una creciente insurgencia comunista en Vietnam del Sur.

Kennedy había sido informado por su principal asesor militar y un asesor de seguridad nacional que Vietnam del Sur necesitaba más apoyo militar. Se le instó a proporcionar a Saigón aún más apoyo militar, ya que existía la posibilidad real de que los comunistas se apoderaran de Vietnam del Sur. El asesor militar general Taylor instó a una expansión masiva del número de tropas estacionadas en el país. Sin embargo, Kennedy creía que cualquier participación estadounidense directa en la guerra habría sido profundamente impopular en Washington. Kennedy aceptó las recomendaciones, pero ordenó que los soldados enviados a Vietnam del Sur solo se utilizaran como asesores militares o entrenadores. El presidente no quería arrastrar a Estados Unidos a una guerra.

29 de octubre de 1962 Reunión del Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional.

Kennedy condicionó su apoyo a que el régimen de Vietnam del Sur liberalizara su gobierno y sus políticas. Diem, el presidente de Vietnam del Sur, era ampliamente visto como autoritario y su régimen era considerado corrupto. Diem acordó reformar su gobierno a cambio de ayuda militar, pero no hizo ninguna reforma significativa. El apoyo estadounidense no logró detener la insurgencia comunista y, a pesar de sus esfuerzos, el Viet Cong se apoderó de grandes áreas rurales de Vietnam del Sur. En noviembre de 1963, el presidente Kennedy fue asesinado en Dallas y su vicepresidente, Lyndon Johnson, se convirtió en presidente. Debía adoptar una política más agresiva contra los norvietnamitas y sus aliados comunistas en el sur, el Viet Cong. En 1963 había poco menos de 15.000 militares estadounidenses en Vietnam del Sur. Johnson iba a ampliar enormemente la presencia militar estadounidense en el país. También ordenó a las fuerzas estadounidenses que participaran directamente en la guerra. Bajo Johnson, decenas de miles de soldados, marineros, infantes de marina y personal de la fuerza aérea estaban estacionados en Vietnam del Sur. Jonson también ordenó el bombardeo de Vietnam del Norte y esto ayudó a intensificar la guerra. En 1965, American estuvo involucrado en una guerra total en Vietnam del Sur.

Muchos han culpado a Kennedy por enviar tropas estadounidenses a Vietnam a pesar de que solo eran asesores militares diseñados para apoyar a los vietnamitas del sur. Sin embargo, hay quienes creen que si no hubiera muerto no habría escalado la guerra, como lo hizo Johnson. La participación estadounidense en Vietnam del Sur no impidió que finalmente cayera en manos de las fuerzas comunistas y, en 1975, Saigón fue capturado por el ejército de Vietnam del Norte.


Un amor compartido por las palabras

Tanto el presidente como la señora Kennedy compartían el amor por el lenguaje y creían en el poder de las palabras. Cuando era joven, JFK recopilaba citas que guardaba en cuadernos, un hábito heredado de su madre, y fue el primer presidente en invitar a un poeta, Robert Frost, a recitar su trabajo en una ceremonia inaugural. Los poemas que Jacqueline Kennedy memorizó cuando era niña con su abuelo se quedaron con ella durante toda su vida. Una vez escribió: "Todos los cambios en el mundo, para bien o para mal, se produjeron primero con palabras".


Discurso de John F. Kennedy, 25 de mayo de 1961

El Miller Center of Public Affairs ha proporcionado una copia digital de esta grabación de la Casa Blanca. Para obtener más información sobre esta y otras grabaciones, visite la biblioteca Scripps del Miller Center.

Si alguna vez has hecho algo no porque fuera fácil sino porque era difícil, entonces ESTO es de donde básicamente robaste la idea.

El discurso clásico que dio inicio a la carrera espacial, ya sea en su totalidad, o al menos mucho más de lo que he escuchado. Un montón de cosas adicionales que no sabía que formaban parte de las mismas propuestas, pero de todas formas muy interesantes. De todos modos, ¿qué pasó con ese cohete nuclear?

POCOS DISCURSOS EN LA HISTORIA DE LA PRESIDENCIA AMERICANA, YA SEAN ANTES DE JFK O SIGUIENDO A ÉL, HAN SIDO TAN CONSECUENTES Y SIGNIFICATIVOS EN LA HISTORIA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA COMO EL SEGUNDO ESTADO DE LA UNIÓN MENSAJE QUE JOHN F.KENNEDY ENTREGÓ EN LA ASAMBLEA CASAS DEL CONGRESO EL JUEVES 25 DE MAYO DE 1961, EN SU 126º DÍA DE FUNCIONAMIENTO. NADA DE LO QUE JFK HIZO EN SUS 1037 DÍAS COMO PRESIDENTE RIVAL O SUPERA A LO QUE HIZO EL 25 DE MAYO DE 1961, CUANDO PONIÓ A LA NACIÓN EN EL CAMINO RÁPIDO HACIA LA LUNA Y VUELTA ANTES DEL FINAL DE LA DÉCADA.

REQUERIÓ TANTO EL CARISMA PERSONAL DE UN PRESIDENTE JOVEN Y DINÁMICO PARA EMPEZAR EL DESTINO LUNAR DE LOS ESTADOS UNIDOS EL JUEVES 25 DE MAYO DE 1961, ASÍ COMO SU TRÁGICA MUERTE 911 DÍAS DESPUÉS EL VIERNES 22 DE NOVIEMBRE DE 1963, PARA GALVANIZAR LA NACION. DUELO POR CUMPLIR EL MANDATO DE KENNEDY A LA NACIÓN COMO UN HOMENAJE NACIONAL AL ​​LEGADO Y LA MEMORIA DE SU LÍDER SLAIN. NO ES DEMASIADO DECIR QUE, DADA LA VIGILANCIA DEL ELECTORADO AMERICANO Y LAS RESTRICCIONES PRESUPUESTARIAS DEL GOBIERNO FEDERAL, NO HABÍA GARANTÍA DE QUE KENNEDY HABRÍA SIDO ELEGIDO PARA UN SEGUNDO PLAZO NI HABÍA CONGRESADO, HAN SIDO PERSUADADOS DURANTE UN PERIODO DE CASI UNA DÉCADA PARA APROBAR CONSISTENTEMENTE LOS GASTOS MASIVOS QUE SE NECESITARON PARA FINANCIAR EL PROGRAMA AMERICAN SPACE QUE NOS LLEVÓ A LA LUNA Y DE NUEVO EN LA PERSONA DE NEIL ARMSTRONG. SIN EMBARGO, CON SU MUERTE, KENNEDY HIZO LO QUE BIEN PODRÍA NO HABER PODIDO REALIZAR SI HABÍA VIVIDO, HIZO EN PIEDRA SU RESOLUCIÓN PERSONAL, COMO SE EXPRESA EN SU DISCURSO A LA NACIÓN DEL 25 DE MAYO DE 1961 (AUNQUE ÉL MURIÓ Y NO VIVIÓ. VEA SU CUMPLIMIENTO EN LA MISIÓN APOLO ONCE DESDE BLASTOFF EL 16 DE JULIO DE 1969 A SPLASHDOWN EL 24 DE JULIO DE 1969), Y LO HIZO LA RESOLUCIÓN INMUNERANTE DEL PUEBLO AMERICANO, QUE CUMPLIÓ SU OBJETIVO EN SU NOMBRE. UN AMERICANO ANÓNIMO, HABLANDO POR TODOS LOS ESTADOS UNIDOS, EN LAS OSCURAS HORAS DE LA MAÑANA DEL DOMINGO 20 DE JULIO DE 1969 (EL DÍA DEL ATERRIZAJE DE LA PRIMERA LUNA), COLOCÓ UNA BREVE NOTA SOBRE LA TUMBA DE JOHN F. KENNEDY. ELOQUENTE EN SU SIMPLICIDAD, DIJO: "SEÑOR PRESIDENTE, EL ÁGUILA HA ATERRIZADO". ("EAGLE" FUE EL NOMBRE DADO AL MÓDULO DE ATERRIZAJE LUNAR QUE LLEVÓ A NEIL ARMSTRONG Y BUZZ ALDRIN A LA LUNA Y VOLVER A VOLVER AL MÓDULO DEL BARCO DE COMANDO).

TODO ES FÁCIL DESPEDIR LOS EVENTOS DE LA CARRERA ESPACIAL DESDE EL TIEMPO DE SPUTNIK A FINALES DE LOS CINCUENTA, HASTA LOS ATERRIZAJES LUNARES AMERICANOS DE FINALES DE LOS 60 Y PRINCIPIOS DE LOS 70 COMO TIEMPO DE ABERRACIÓN NACIONAL,
CUANDO EL MUNDO ESTABA LIGERAMENTE FUERA DE SU BALANCEO MIENTRAS LOS DOS GRANDES PODERES COMPETEN POR LA SUPREMACIA EN EL ESPACIO. SIN EMBARGO, TAL OPINIÓN SE BASA EN LA IGNORANCIA Y ES CORTA EN SU PRISA DE JUICIO. CUANDO PLANTAMOS UN ÁRBOL FRUTAL, NO ESPERAMOS VER LA COSECHA EN CUESTIÓN DE DÍAS, SEMANAS O MESES SABEMOS QUE PASARÁN VARIOS AÑOS ANTES DE QUE EL ÁRBOL COMIENCE A DAR FRUTOS.
ASÍ QUE EN EL CASO DEL PROGRAMA AMERICAN SPACE, Y MÁS EN PARTICULAR, LA PORCIÓN LUNA DEL PROGRAMA SPACE (LAS NUEVE MISIONES DE APOLO QUE REALMENTE FUERON A LA LUNA), AUNQUE LOGRARON EL OBJETIVO DE KENNEDY DENTRO DEL MARCO DE TIEMPO QUE HABÍA ESPECIFICADO EL 25 DE MAYO 1961, LA COSECHA COMPLETA DE ESAS MISIONES AÚN TIENE QUE SER RECOGIDA. EL PROGRAMA AMERICAN SPACE DE LOS AÑOS 60 Y PRINCIPIOS DE LOS 70 PUEDE PARECER AHORA MERAMENTE UNA MEMORIA DISTANTE DE UN TIEMPO PECULIAR QUE SE RECEDE CON CADA AÑO QUE PASA CON MAYOR SEGURIDAD EN LA TIERRA LIMBO DEL OLVIDO. SIN EMBARGO, SEA DECLARADO CLARAMENTE Y ENTENDIDO CLARAMENTE, QUE EL PROGRAMA LUNAR AMERICANO DE LOS AÑOS 60 Y 70 FUE DE GRAN IMPORTANCIA AMBOS EN ESE MOMENTO, Y ES DE MUCHO MAYOR SIGNIFICADO EN EL MOMENTO ACTUAL, PORQUE ES SOLO AHORA, CON EL VISIÓN DE QUE EL LAPSO DE VARIAS DÉCADAS SOLO PODRÍA PROPORCIONAR, QUE AHORA ES POSIBLE CEGAR LA COSECHA DE LA ODISEA LUNAR AMERICANA Y LLEVAR ESA FRUTAS AL SERVICIO Y SALVACIÓN DE LA NACIÓN EN RESOLVER EL DIFÍCIL PROBLEMA DE CÓMO LLEGAR A LOS TÉRMINOS ALA EXTREMISTA DEL ISLAM QUE SIERRA ADECUADA PARA ATACAR ESTA NACIÓN EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2001, O EL 11 DE SEPTIEMBRE, COMO SE HA CONOCIDO. NO ES LA PRESENCIA DE LAS TROPAS AMERICANAS EN AFGANISTÁN E IRAK LO QUE RESOLVERÁ ESTE PROBLEMA, SINO MÁS BIEN LA COMPRENSIÓN CORRECTA Y COMPLETA DEL PROFUNDO SIGNIFICADO DE LAS NUEVE MISIONES DE AMÉRICA A LA LUNA, INEXORABLEMENTE EN MOVIMIENTO POR JOHN F. 25 de mayo de 1961.


Mayo de 1961 - Horario del presidente Kennedy - Historia


Mensaje especial al Congreso sobre Necesidades Nacionales Urgentes

25 de mayo de 1961

Finalmente, si queremos ganar la batalla que ahora se libra en todo el mundo entre la libertad y la tiranía, los dramáticos logros en el espacio que ocurrieron en las últimas semanas deberían habernos dejado en claro a todos, como hizo el Sputnik en 1957, la impacto de esta aventura en las mentes de los hombres de todas partes, que están tratando de tomar una determinación de qué camino deben tomar y el infierno Ahora es el momento de dar pasos más largos y el tiempo para una gran nueva empresa estadounidense y el tiempo para que esta nación asuma un papel claramente líder en los logros espaciales , que en muchos sentidos puede ser la clave de nuestro futuro en la tierra.

Creo que poseemos todos los recursos y talentos necesarios. Pero la realidad es que nunca hemos tomado las decisiones nacionales ni hemos reunido los recursos nacionales necesarios para ese liderazgo. Nunca hemos especificado metas a largo plazo en un cronograma de tiempo urgente, ni hemos administrado nuestros recursos y nuestro tiempo para asegurar su cumplimiento.

Reconociendo la ventaja obtenida por los soviéticos con sus grandes motores de cohetes, que les da muchos meses de tiempo de espera, y reconociendo la probabilidad de que exploten esta ventaja durante algún tiempo para obtener éxitos aún más impresionantes, sin embargo, estamos obligados a hacer nuevos esfuerzos por nuestra cuenta. Porque si bien no podemos garantizar que algún día seremos los primeros, podemos garantizar que cualquier falla en hacer este esfuerzo nos hará durar. Asumimos un riesgo adicional al hacerlo a la vista del mundo, pero como lo demuestra la hazaña del astronauta [Alan] Shepard, este mismo riesgo aumenta nuestra estatura cuando tenemos éxito. Pero esto no es simplemente una carrera. El espacio está abierto para nosotros ahora y nuestro afán por compartir su significado no se rige por los esfuerzos de los demás. Vamos al espacio porque cualquier cosa que la humanidad deba emprender, los hombres libres deben compartirla plenamente.

Por lo tanto, pido al Congreso, más allá de los aumentos que solicité anteriormente para las actividades espaciales, que proporcione los fondos necesarios para cumplir los siguientes objetivos nacionales:

Primero, creo que esta nación debe comprometerse a lograr el objetivo, antes de que termine esta década, de llevar a un hombre a la luna y devolverlo sano y salvo a la tierra. Ningún proyecto espacial en este período será más impresionante para la humanidad, o más importante para la exploración del espacio a largo plazo, y ninguno será tan difícil o costoso de realizar. Proponemos acelerar el desarrollo de la nave espacial lunar adecuada. Proponemos desarrollar propulsores alternativos de combustible líquido y sólido, mucho más grandes que los que se están desarrollando ahora, hasta que tengamos certeza de cuál es superior.Proponemos fondos adicionales para el desarrollo de otros motores y para exploraciones y exploraciones no tripuladas que son particularmente importantes para un propósito que esta nación nunca pasará por alto: la supervivencia del hombre que realiza este atrevido vuelo por primera vez. Pero en un sentido muy real, no será un hombre que vaya a la luna y si hacemos este juicio afirmativamente, será una nación entera. Porque todos debemos trabajar para ponerlo allí.

En segundo lugar, 23 millones de dólares adicionales, junto con 7 millones de dólares ya disponibles, acelerarán el desarrollo del cohete nuclear Rover. Esto promete algún día proporcionar un medio para una exploración del espacio aún más emocionante y ambiciosa, tal vez más allá de la luna, tal vez hasta el final del propio sistema solar y el infierno.


Categoría de documento

El mensaje anual del presidente generalmente se entrega una vez al año antes de una sesión conjunta del Congreso. En 1961, el presidente Kennedy pronunció su Discurso sobre el Estado de la Unión el 30 de enero, pero las urgentes necesidades nacionales en las áreas de ayuda exterior, defensa internacional y civil y espacio exterior llevaron a Kennedy nuevamente ante el Congreso el 25 de mayo para pronunciar este discurso.

El lanzamiento de la primera Sputnik El satélite en 1957 había producido, en poco tiempo, una respuesta de Estados Unidos que incluía una agencia ejecutiva para la exploración espacial y el lanzamiento del primer satélite estadounidense en el espacio. Apenas unas semanas antes de este discurso, el astronauta Alan Shepard se convirtió en el primer estadounidense en el espacio, una vez más en segundo lugar después de los soviéticos, que enviaron a un hombre al espacio en abril de 1961. Decidido a ser el primero en el próximo hito en la exploración espacial, Kennedy. anunció su objetivo de enviar un hombre a la luna para fines de la década y le pidió al Congreso que comprometiera los fondos para lograr el éxito: “Porque si bien no podemos garantizar que algún día seremos los primeros, podemos garantizar que cualquier falla en hacer esto el esfuerzo nos hará durar ".

Esta copia del discurso de Kennedy fue remitida al Comité de la Cámara Plena sobre el Estado de la Unión, cuyos registros incluyen otros discursos del Estado de la Unión y mensajes presidenciales.


Ver el vídeo: Carlos Vives, Mau y Ricky, Lucy Vives - Besos en Cualquier Horario Official Video (Diciembre 2021).