Podcasts de historia

Fuerza de las tropas palestinas durante la guerra de 1948

Fuerza de las tropas palestinas durante la guerra de 1948

Estoy tratando de estimar la fuerza de las fuerzas irregulares palestinas durante la guerra de 1947-49.

Encuentro dos grupos bien documentados:

  1. Ejército de la Guerra Santa, comandado por Husayni, con base en Ramalla, operando en Jerusalén Tamaño del área: ~ 1400
  2. Ejército de Liberación Árabe, comandado por Qawuqji, con sede en Damasco, operando en tamaño Norte: 6000 (muchos de ellos no eran palestinos)

Esperaría encontrar otro grupo principal con base en la zona costera, que tenía una gran población, pero no puede encontrarla.

¿Es esto exacto, que solo había un máximo de ~ 7500 combatientes palestinos irregulares (sin tener en cuenta el tropo de que no existe tal cosa como un palestino)?


Sesenta años después de la guerra de 1948

El 15 de mayo de 1948, el día después de que David Ben-Gurion declarara el "derecho evidente del pueblo judío a ser una nación", las fuerzas terrestres egipcias avanzaron hacia Tel Aviv. Los soldados sirios e iraquíes se acercaron desde el norte y el este, y las tropas de la Legión Árabe del Rey Abdullah marcharon hacia el oeste a través del río Jordán, hacia Jerusalén. 1 Difícilmente fue una pelea justa, escribió Ben-Gurion en su Diarios de guerra: "700.000 judíos se enfrentaron a 27 millones de árabes, uno contra 40". 2

La escalofriante proporción de Ben-Gurion fue útil para presentar a Israel como una isla frágil en un mar de árabes bien armados, pero no describió las condiciones reales de lucha en el terreno. De hecho, en 1948, Israel tenía más soldados que todos los ejércitos árabes invasores juntos. En Choque de destinos, Los historiadores israelíes Jon y David Kimche estimaron que el número total de soldados árabes que lucharon dentro de las fronteras de Israel en 1948 fue de 24.000, en comparación con los 35.000 de la Haganá, como se conocía a las fuerzas israelíes en ese momento. Los árabes, escribieron los hermanos Kimche, inicialmente poseían "mayor potencia de fuego", pero Israel, después de romper un embargo de armas de la ONU con envíos de rifles, vehículos blindados, aviones Messerschmitt y millones de rondas de municiones de Checoslovaquia, tuvo la ventaja. El Estado judío ganó la guerra de 1948 sobre todo porque tenía más y más fuerzas. 3

Sin embargo, la narrativa de Ben-Gurion sobre David y Goliat resultaría perdurable, y sería repetida por generaciones de partidarios de la causa de Israel. "¿Podría medio millón de personas mal armadas contener una avalancha de cincuenta millones de árabes enloquecidos por el odio?" preguntó Leon Uris en éxodo, aumentando la relación a 100: 1. Su novela más vendida de 1958 y la película posterior protagonizada por Paul Newman ayudarían a moldear las percepciones de generaciones de estadounidenses. En éxodo, la historia de 1948 trata exclusivamente del heroico nacimiento de Israel de las cenizas del Holocausto. Los árabes son alternativamente retratados como maliciosos o patéticos.

Sin duda, los israelíes tenían todas las razones para temer que su nuevo estado naciera muerto. Su experiencia, nacida sobre todo del Holocausto y su voto de "nunca más", ayudó a alimentar una voluntad de lucha que informa la política israelí hoy. Sin embargo, con éxodo como super narrativa, apenas podemos captar las raíces del conflicto, y mucho menos cómo llegan al presente.

Oscurecido por éxodo y sus muchas narrativas descendientes es una visión palestina de la historia. Para los palestinos, 1948 no se trataba de la "Guerra de la Independencia", como la llaman los israelíes, sino de la "Nakba" o Catástrofe. Aquí la historia no es la supervivencia y el renacimiento, sino el despojo y la pérdida: más de 700.000 palestinos huyeron o fueron expulsados ​​de sus hogares durante los combates en 1948, incluidas miles de familias obligadas por los comandantes israelíes a marchar en casi 100 grados. calor de las ciudades árabes de Ramle y Lydda (hoy las ciudades israelíes Ramla y Lod), en la llanura costera, hacia el exilio en Ramallah y Jordania. 4 Ellos y sus descendientes viven ahora en campos de refugiados de Oriente Medio y en una diáspora global que se extiende desde Dubai hasta Londres y San Francisco.

La Nakba sigue siendo poco conocida en Occidente, a pesar de los ríos de tinta y los bosques de papel de periódico que han narrado las últimas seis décadas de lucha entre los dos pueblos. Sin embargo, es tan fundamental para la identidad palestina como el Holocausto para la identidad de Israel.

Vista a través de una lente palestina, la creación de Israel, aprobada por el voto de las Naciones Unidas, en noviembre de 1947, para dividir Palestina en dos estados, uno para los árabes y otro para los judíos, no fue "el gesto de arrepentimiento de la civilización occidental para el Holocausto ”, como ha escrito el historiador Michael J. Cohen. 5 Más bien, los palestinos se veían a sí mismos como "la mayoría indígena en su suelo ancestral", como ha señalado el académico de Harvard Walid Khalidi, y por lo tanto "no entendieron por qué se les debería obligar a pagar por el Holocausto". 6 Tampoco comprendieron por qué el lado judío, con un tercio de la población, debería recibir el 54 por ciento de Palestina y más del 80 por ciento de sus plantaciones de cítricos y cereales cultivados. 7 Esto ayuda a explicar por qué los árabes de Palestina, en las conversaciones de paz cinco y seis décadas después, no vieron las concesiones israelíes como "generosas": desde su perspectiva, perdieron el 78 por ciento de su tierra a manos de Israel en la guerra de 1948, y son poco inclinado a hacer más concesiones sobre el 22 por ciento que queda. 8

Para los palestinos, los ejércitos árabes en movimiento el 15 de mayo de 1948 no eran invasores, sino defensores a la inversa, la fractura y la desaparición de esas fuerzas, por ejemplo, la retirada de la Legión Árabe de Ramle y Lydda en julio de 1948, que dejó la defensa de las ciudades en manos de bandas andrajosas de combatientes locales 9 - desmintió la noción de un monstruo árabe monolítico dispuesto a destruir Israel. (Para los palestinos, esta ilusión se repitió 19 años después, en la Guerra de los Seis Días, cuando las devastadas fuerzas árabes volvieron a retirarse rápidamente, lo que confirma las estimaciones de inteligencia de Estados Unidos de que Israel, en palabras del ex subsecretario de Estado de Estados Unidos, Nicholas Katzenbach, "podría limpiar a los árabes en muy poco tiempo ". 10

Sesenta años después de la guerra de 1948, conocemos íntimamente la trágica historia de un lado, mientras que las raíces traumáticas del otro permanecen en gran parte oscurecidas. Pero la narrativa del Éxodo, con su enfoque unitario en la verdad de un lado, ha hecho poco para resolver lo que todavía se considera uno de los conflictos más intratables del mundo. Ignorar las verdades fundamentales sobre la Nakba, y cómo se desarrollan hoy, alimenta la ignorancia y el desprecio, mientras hace poco por promover el respeto mutuo esencial para una paz genuina y duradera. Quizás un reconocimiento de cada lado del trauma del otro, comenzando con el testimonio mutuo de la guerra de 1948, podría ayudar a lograr una verdad y una reconciliación tan esquivas en los últimos 60 años.

Sandy Tolan es el autor de El limonero: un árabe, un judío, y el corazón del Medio Oriente. Es profesor invitado en la Escuela de Comunicación Annenberg de la USC.

1 Jon y David Kimche, Choque de destinos (1960), p. 155. (Jon Kimche era un periodista israelí, historiador sionista y corresponsal del London Evening Standard; su hermano menor David era miembro del servicio de inteligencia exterior de Israel y más tarde director general del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel). Véase también Michael J. Cohen. , The Rise of Israel: Volumen 38, págs. 164-165 Benny Morris, Righteous Victims, págs. 218-235 Walid Khalidi, Before Their Diaspora, págs. 310-313 y la sección Notas de la fuente en The Lemon Tree, pág. 302.

2 De The Lemon Tree Source Notes, pág. 303:

David Ben-Gurion describió la guerra árabe-israelí de 1948 como "700.000 judíos enfrentados contra 27 millones de árabes, uno contra 40" (War Diaries, p. 524, citado en Flapan's The Birth of Israel: Myths and Realities). Chaim Herzog, en una carta al presidente Truman, dijo que los israelíes eran superados en número "20 a 1". El comandante y presidente israelí Chaim Herzog, en sus Guerras árabe-israelíes, describió el conflicto como "una población judía de unas 650.000 personas frente a una población árabe palestina de aproximadamente 1,1 millones, apoyada por siete ejércitos árabes del otro lado de las fronteras" (p. 11 ). Este tipo de comparaciones se basaron a menudo en la población árabe o en la fuerza de las tropas de todas las fuerzas armadas de los estados árabes que entraron en Palestina / Israel en mayo de 1948, pero no reflejan que el número de las fuerzas árabes realmente participaron en la batalla en 1948.

3 De las notas fuente de The Lemon Tree, p. 303:

En Choque de destinos, los hermanos Kimche estiman que la fuerza total de los ejércitos árabes invasores era de veinticuatro mil, en comparación con los treinta y cinco mil de la Haganá, y los ejércitos árabes inicialmente poseían "mayor potencia de fuego". Benny Morris, en 1948 y después, págs. 14-15, agrega:

El mapa del atlas que muestra un Israel minúsculo y un mar árabe gigante circundante no refleja, y de hecho, por el momento, todavía no refleja con precisión el verdadero equilibrio del poder militar en la región. Organización, mando y control judíos. eran claramente superiores a los de los ejércitos descoordinados de Egipto, Siria, Irak y Líbano.

4 El relato de las expulsiones de Ramle se describe en detalle en The Lemon Tree, págs. 62-69. La documentación adicional, de Source Notes del libro, págs. 306-309, incluye:

Glubb menciona el calor de mediados de julio de 1948 en la llanura central de Israel / Palestina en la p. 162 de Un soldado con los árabes y de Busailah en su informe Arab Studies Quarterly, pág. 142. Las pruebas de que miles ya habían abandonado al-Ramla y Lydda el 14 de julio provienen de numerosas entrevistas con testigos presenciales, entre ellos Mohammad Taji, Firdaws Taji, Abu Mohammad Saleh Tartir en el campamento de refugiados de Amari, entrevistas de 1998 con el Reverendo Audeh Rantisi y Busailah , pag. 140.

El relato de la huida de las familias Taji y Khairi y el paisaje que cruzaron proviene de Firdaws Taji y se repite en muchas otras entrevistas, incluidas las de Mohammad Taji, Abu Mohammad Saleh Tartir y Rantisi. Busailah, pág. 141.

La cifra de treinta mil refugiados y el terreno que atravesaron provienen de estimaciones de Glubb (Un soldado con los árabes, p. 162) y del diario de Ben-Gurion del 15 de julio de 1948 (citado en Segev de 1949, p. 27). Morris (Middle East Journal, p. 83) y Kadish (entrevista conmigo, junio de 2004) estiman que había entre cincuenta mil y sesenta mil árabes en las dos ciudades de Lydda y Ramla en julio de 1948, incluidos los refugiados que habían llegado de Jaffa. y pueblos cercanos. ("Quizás treinta y cuatro mil [en Ramla y Lydda combinadas] sin refugiados", me dijo Kadish. "Así que estás hablando de cincuenta y cinco a sesenta mil personas"). Las cifras israelíes de posguerra para las poblaciones árabes de ambas ciudades son menos más de cinco mil, por lo tanto, parece que la cifra de Ben-Gurion y Glubb de treinta mil refugiados es razonable, si no conservadora.

5 Michael J. Cohen, Palestina y las grandes potencias, pág. 292.

6 Walid Khalidi, Before Their Diaspora, págs. 305-306.

7 Khalidi, Before Their Diaspora, pág. 305 John Chappple, Jewish Land Settlement in Palestine, citado en Khalidi, From Haven to Conquest, p. 843.

8 Véase, por ejemplo, Robert Malley y Hussein Agha en The New York Review of Books, 27 de junio de 2002, y Malley en The New York Times, 8 de julio de 2001.

9 Véase The Lemon Tree, págs. 59 y 62-64, y las notas de la fuente, págs. 305-308, que incluyen:

Firdaws Taji describió la condición de las ciudades de Ramla y Lydda y en entrevistas con ciudadanos árabes actuales y anteriores de Lydda (ahora la ciudad israelí de Lod), incluido Adla Salim Rehan en el campo de refugiados de Amari en Ramallah y Mohammad Saleh Tartir de la Sociedad Lydda en Amari. Khanom Khairi describió el viaje de emergencia de Sheikh Mustafa para asegurar las balas en Transjordania.

Taji y Reja'e Busailah describen el estado de los defensores de Ramla (Arab Studies Quarterly 3, 1981, págs. 127-35). Escribiendo más ampliamente sobre los árabes palestinos durante 1948, los hermanos Kimche declararon:

Los árabes locales, que sólo tenían las más vagas nociones sobre la fuerza de los judíos, sabían aún menos acerca de la naturaleza de sus propias fuerzas. . Nadie les dijo a los árabes palestinos en sus aldeas, hasta que fue demasiado tarde, que los países árabes no estaban cumpliendo todo lo que habían prometido y que muchas de las armas que habían enviado eran viejas, decrépitas e inútiles. (Jon y David Kimche, Choque de destinos, págs. 81-82)


¿Qué es Palestina?

Palestina es una pequeña región de tierra en el Mediterráneo y es el hogar de la comunidad palestina de habla árabe.

La historia de Palestina se ha visto empañada por frecuentes conflictos políticos y violencia debido a su importancia para varias de las principales religiones del mundo.

Esto se debe a que se encuentra como una puerta de entrada entre África y Asia.

En los últimos 100 años, este conflicto ha sido entre las comunidades árabe y judía que se han enfrentado sobre quién es el propietario de la región y quién tiene derecho a vivir allí.

El dominio otomano sobre Palestina llegó a su fin después de la Primera Guerra Mundial.

Palestina se encontraba entre los antiguos territorios otomanos puestos bajo la administración del Reino Unido por la Liga de las Naciones en 1922.

Todos estos territorios finalmente se convirtieron en estados completamente independientes, excepto Palestina.

En 1947, el Reino Unido entregó el "problema palestino" a las Naciones Unidas.

La ONU propuso dividir Palestina en dos estados independientes, uno árabe palestino y el otro judío, con Jerusalén internacionalizada.

Uno de los dos estados proclamó su independencia como Israel y en la guerra de 1948 que involucró a los Estados árabes vecinos se expandió al 77 por ciento del territorio de Palestina bajo mandato, incluida la mayor parte de Jerusalén.

Más de la mitad de la población árabe palestina huyó o fue expulsada.

Jordania y Egipto controlaban el resto del territorio asignado al Estado árabe.

En la guerra de 1967, Israel ocupó estos territorios (la Franja de Gaza y Cisjordania), incluida Jerusalén Oriental, que posteriormente fue anexada por Israel.

La guerra provocó un segundo éxodo de palestinos, estimado en medio millón.

A pesar de ser rebautizado como Israel en 1948, 135 miembros de las Naciones Unidas aún reconocen a Palestina como un Estado Independiente.

Sin embargo, el propio Israel, así como otras naciones, incluido Estados Unidos, no hacen esa distinción.


Contenido

La guerra de 1948 fue el resultado de más de 60 años de fricciones entre judíos y árabes que habitaban la tierra entre el mar Mediterráneo y el río Jordán. La tierra es llamada "Eretz Yisrael" o "Tierra de Israel" por los judíos, y "Falastin" o "Palestina" por los árabes. Es el lugar de nacimiento del pueblo judío y del judaísmo. A lo largo de la historia, el territorio ha tenido muchos conquistadores. Uno de ellos fue el Imperio Romano, que aplastó una revuelta judía durante el siglo II, saqueó Jerusalén y cambió el nombre de la tierra de Judea a Palaestina, que significa "tierra de los filisteos", una nación que ocupó la costa sur de la tierra en la antigüedad. veces.

Después de los romanos vinieron los bizantinos, los primeros califatos árabes, los cruzados, los mamelucos musulmanes y el Imperio Otomano. En 1881, la tierra estaba gobernada directamente desde la capital otomana. Tenía una población de aproximadamente 450.000 hablantes de árabe, el 90% de ellos musulmanes, el resto cristianos y drusos. Alrededor del 80% de los árabes vivían en 700 a 800 aldeas y el resto en una docena de ciudades. Había 25.000 judíos, que constituían el "Viejo Yishuv" (yishuv significa "asentamiento" pero se refiere a los habitantes judíos de Palestina). La mayoría de ellos vivían en Jerusalén y eran ultraortodoxos y pobres. No tenían opiniones nacionalistas. [26]

Inmigración judía a Palestina

El sionismo se formó en Europa como el movimiento nacional del pueblo judío. Intentó restablecer el estado judío en la antigua patria. La primera ola de inmigración sionista, denominada Primera Aliá, duró desde 1882 hasta 1903. Unos 30.000 judíos, en su mayoría del Imperio Ruso, llegaron a la Palestina otomana. Fueron impulsados ​​tanto por la idea sionista como por la ola de antisemitismo en Europa, especialmente en el Imperio ruso, que llegó en forma de brutales pogromos. Querían establecer asentamientos agrícolas judíos y una mayoría judía en la tierra que les permitiera obtener la condición de estado. Se asentaron principalmente en las tierras bajas escasamente pobladas, que eran pantanosas y sometidas a ladrones beduinos. [27]

Los habitantes árabes de la Palestina otomana que vieron a los judíos sionistas asentarse junto a ellos no tenían afiliación nacional. Se veían a sí mismos como súbditos del Imperio Otomano, miembros de la comunidad islámica y como árabes, geográfica, lingüística y culturalmente. Su afiliación más fuerte era su clan, familia, aldea o tribu. No hubo ningún movimiento nacionalista árabe o palestino. En las dos primeras décadas de inmigración sionista, la mayor parte de la oposición provino de los terratenientes ricos y nobles que temían tener que luchar contra los judíos por la tierra en el futuro. [28]

A principios del siglo XX, la población judía de la Palestina otomana estaba entre 60.000 y 85.000, dos tercios de ellos miembros del movimiento sionista, la mayoría viviendo en 40 nuevos asentamientos. Encontraron muy poca violencia en forma de disputas y conflictos por la tierra y los recursos con sus vecinos árabes o actividades delictivas. Entre 1909 y 1914, esto cambió, cuando los árabes mataron a 12 guardias de asentamientos judíos y el nacionalismo árabe y la oposición a la empresa sionista aumentó. En 1911, los árabes intentaron frustrar el establecimiento de un asentamiento judío en el valle de Jezreel, y la disputa resultó en la muerte de un hombre árabe y un guardia judío. Los árabes llamaron a los judíos los "nuevos cruzados" y floreció la retórica antisionista. [29] Las tensiones entre árabes y judíos provocaron disturbios violentos en varias ocasiones, especialmente en 1920, 1921, 1929 y 1936-1939.

Primera Guerra Mundial

Durante la guerra, Palestina sirvió como primera línea entre el Imperio Otomano y el Imperio Británico en Egipto. La guerra detuvo brevemente la fricción entre judíos y árabes. Los británicos invadieron la tierra en 1915 y 1916 después de dos fracasados ​​ataques otomanos al Sinaí. Fueron asistidos por las tribus árabes en Hejaz, dirigidas por los hachemitas, y les prometieron soberanía sobre las áreas árabes del Imperio Otomano. Palestina fue omitida de la promesa, inicialmente planeada para ser un dominio conjunto británico-francés, y después de la Declaración Balfour en noviembre de 1917, un "hogar nacional para el pueblo judío". La decisión de apoyar al sionismo fue impulsada por el cabildeo sionista, dirigido por Chaim Weizmann. Muchos de los funcionarios británicos que apoyaron las decisiones apoyaron al sionismo por razones religiosas y humanitarias. También creían que un estado respaldado por los británicos ayudaría a defender el Canal de Suez. [30]

Los estados árabes

Después de la Segunda Guerra Mundial, los estados árabes circundantes estaban emergiendo de un gobierno obligatorio.Transjordania, bajo el gobernante hachemita Abdullah I, obtuvo la independencia de Gran Bretaña en 1946 y se llamó Jordania en 1949, pero permaneció bajo una fuerte influencia británica. Egipto obtuvo la independencia nominal en 1922, pero Gran Bretaña siguió ejerciendo una fuerte influencia sobre él hasta que el Tratado anglo-egipcio de 1936 limitó la presencia británica a una guarnición de tropas en el Canal de Suez hasta 1945. El Líbano se convirtió en un estado independiente en 1943, pero los franceses las tropas no se retiraron hasta 1946, el mismo año en que Siria obtuvo su independencia de Francia.

En 1945, a instancias británicas, Egipto, Irak, Líbano, Arabia Saudita, Siria, Transjordania y Yemen formaron la Liga Árabe para coordinar la política entre los estados árabes. Irak y Transjordania se coordinaron estrechamente, firmando un tratado de defensa mutua, mientras que Egipto, Siria y Arabia Saudita temían que Transjordania anexara parte o toda Palestina y la usara como un trampolín para atacar o socavar a Siria, Líbano y el Hijaz. [31]

El plan de partición de la ONU de 1947

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución "recomendando al Reino Unido, como Potencia obligatoria para Palestina, y a todos los demás Miembros de las Naciones Unidas, la adopción y aplicación, con respecto al futuro gobierno de Palestina, del Plan de Partición con Unión Económica ", Resolución 181 (II) de la Asamblea General de la ONU. [32] Este fue un intento de resolver el conflicto árabe-judío mediante la división de Palestina en "Estados árabes y judíos independientes y el régimen internacional especial para la ciudad de Jerusalén". Cada estado comprendería tres secciones principales, el estado árabe también tendría un enclave en Jaffa para tener un puerto en el Mediterráneo.

Con aproximadamente el 32% de la población, a los judíos se les asignó el 56% del territorio. Contenía 499.000 judíos y 438.000 árabes y la mayor parte estaba en el desierto de Negev. [33] A los árabes palestinos se les asignó el 42% de la tierra, que tenía una población de 818.000 árabes palestinos y 10.000 judíos. Teniendo en cuenta su importancia religiosa, la zona de Jerusalén, incluida Belén, con 100.000 judíos y un número igual de árabes palestinos, se convertiría en un Corpus Separatum, para ser administrado por la ONU. [34] A los residentes en el territorio administrado por la ONU se les dio el derecho a elegir ser ciudadanos de cualquiera de los nuevos estados. [35]

El liderazgo judío aceptó el plan de partición como "el mínimo indispensable" [36], contento de obtener el reconocimiento internacional pero lamentando no haber recibido más. [37] Los representantes de los árabes palestinos y la Liga Árabe se opusieron firmemente a la acción de la ONU y rechazaron su autoridad en el asunto, argumentando que el plan de partición era injusto para los árabes debido al equilibrio de la población en ese momento. [38] Los árabes rechazaron la partición, no porque supuestamente fuera injusta, sino porque sus líderes rechazaron cualquier forma de partición. [39] [40] Sostuvieron que "el gobierno de Palestina debe volver a sus habitantes, de conformidad con las disposiciones de [.] La Carta de las Naciones Unidas". [41] Según el artículo 73b de la Carta, la ONU debería desarrollar el autogobierno de los pueblos en un territorio bajo su administración. Inmediatamente después de la aprobación por la ONU del plan de partición, las explosiones de alegría en la comunidad judía fueron contrarrestadas por el descontento en la comunidad árabe. Poco después, estalló la violencia y se hizo más frecuente. Los asesinatos, las represalias y las represalias se sucedieron rápidamente, lo que resultó en decenas de muertos en ambos lados. El sangriento impasse persistió ya que ninguna fuerza intervino para detener la escalada de violencia.

La primera fase de la guerra tuvo lugar desde la votación de la Asamblea General de las Naciones Unidas para el Plan de Partición de Palestina el 29 de noviembre de 1947 hasta la terminación del Mandato Británico y la proclamación israelí de la condición de Estado el 14 de mayo de 1948. [42] Durante este período, los judíos y las comunidades árabes del Mandato Británico se enfrentaron, mientras que los británicos organizaron su retirada e intervinieron sólo ocasionalmente. En los dos primeros meses de la Guerra Civil, alrededor de 1.000 personas murieron y 2.000 resultaron heridas, [43] ya finales de marzo, la cifra había aumentado a 2.000 muertos y 4.000 heridos. [44] Estas cifras corresponden a un promedio de más de 100 muertes y 200 víctimas por semana en una población de 2.000.000.

A partir de enero, las operaciones se militarizaron cada vez más. Varios regimientos del Ejército de Liberación Árabe se infiltraron en Palestina, cada uno activo en una variedad de sectores distintos alrededor de las ciudades costeras. Consolidaron su presencia en Galilea y Samaria. [45] El Ejército de la Guerra Santa, bajo el mando de Abd al-Qadir al-Husayni, llegó de Egipto con varios cientos de hombres. Habiendo reclutado a unos pocos miles de voluntarios, al-Husayni organizó el bloqueo de los 100.000 judíos residentes de Jerusalén. [46]

Para contrarrestar esto, las autoridades del Yishuv intentaron abastecer a la ciudad con convoyes de hasta 100 vehículos blindados, pero la operación se volvió cada vez más impráctica a medida que aumentaba el número de víctimas en los convoyes de socorro. En marzo, la táctica de al-Husayni había dado sus frutos. Casi todos los vehículos blindados de Haganah habían sido destruidos, el bloqueo estaba en pleno funcionamiento y cientos de miembros de Haganah que habían tratado de traer suministros a la ciudad murieron. [47] La ​​situación para aquellos en los asentamientos judíos en el altamente aislado Negev y el norte de Galilea era más crítica.

Esto hizo que Estados Unidos retirara su apoyo al plan de Partición, y la Liga Árabe comenzó a creer que los árabes palestinos, reforzados por el Ejército de Liberación Árabe, podrían poner fin a la partición. Los británicos decidieron el 7 de febrero de 1948 apoyar la anexión de Transjordania de la parte árabe de Palestina. [48]

Si bien se ordenó a la población judía que se mantuviera firme en todas partes a toda costa, [49] la población árabe se vio perturbada por las condiciones generales de inseguridad. Hasta 100.000 árabes de las clases medias y altas urbanas en Haifa, Jaffa y Jerusalén, o áreas dominadas por judíos, fueron evacuados al extranjero o hacia los centros árabes del este. [50]

David Ben-Gurion ordenó a Yigal Yadin que planificara la intervención anunciada de los estados árabes. El resultado de su análisis fue el Plan Dalet, que se puso en marcha a principios de abril.

Plan Dalet y segunda etapa

La adopción del Plan Dalet marcó la segunda fase de la guerra, en la que Haganah tomó la ofensiva.

La primera operación, Nachshon, estaba dirigida a levantar el bloqueo de Jerusalén. [51] En la última semana de marzo, 136 camiones de suministros habían intentado llegar a Jerusalén y solo 41 lo habían logrado. Los ataques árabes a las comunicaciones y las carreteras se han intensificado. El fracaso de los convoyes y la pérdida de vehículos blindados judíos habían sacudido la confianza de los líderes del Yishuv.

1.500 hombres de la brigada Givati ​​de Haganah y la brigada Harel de Palmach realizaron incursiones para liberar la ruta a la ciudad entre el 5 y el 20 de abril. La operación tuvo éxito y se transportaron en camiones alimentos para dos meses a Jerusalén para distribuirlos entre la población judía. [52] El éxito de la operación se vio favorecido por la muerte de al-Husayni en combate.

Durante este tiempo, e independientemente de Haganah o Plan Dalet [ cita necesaria ], tropas irregulares de las formaciones de Irgun y Lehi masacraron a 107 árabes en Deir Yassin. El hecho fue públicamente deplorado y criticado por las principales autoridades judías y tuvo un profundo efecto en la moral de la población árabe. Al mismo tiempo, el primer [ cita necesaria ] La operación a gran escala del Ejército de Liberación Árabe terminó en una debacle, ya que fueron derrotados rotundamente en Mishmar HaEmek. [53] Sus aliados drusos los abandonaron por deserción. [54]

En el marco de la creación de la continuidad territorial judía según el Plan Dalet, las fuerzas de Haganah, Palmach e Irgun pretendían conquistar zonas mixtas de población. Tiberias, Haifa, Safed, Beisan y Jaffa fueron tomadas antes del final del Mandato, y Acre cayó poco después. Más de 250.000 árabes palestinos huyeron de estos lugares. [55]

Los británicos esencialmente habían retirado sus tropas. La situación empujó a los estados árabes vecinos a intervenir, pero su preparación no se completó y no pudieron reunir fuerzas suficientes para cambiar el rumbo de la guerra. La mayoría de las esperanzas árabes palestinas [ cita necesaria ] estaba con el monarca de la Legión Árabe de Transjordania, el rey Abdullah I. No tenía la intención de crear un estado palestino dirigido por árabes, ya que esperaba anexar gran parte de la Palestina del Mandato. Jugando en ambos bandos, estuvo en contacto con las autoridades judías y la Liga Árabe.

Preparándose para la intervención árabe de los estados vecinos, Haganah lanzó con éxito las Operaciones Yiftah [56] y Ben-'Ami [57] para asegurar los asentamientos judíos de Galilea y la Operación Kilshon. Esto creó un frente controlado por Israel alrededor de Jerusalén. El encuentro inconcluso entre Golda Meir y Abdullah I, seguido de la masacre de Kfar Etzion el 13 de mayo por la Legión Árabe, llevó a pronosticar que la batalla por Jerusalén sería despiadada.

Invasión árabe

El 14 de mayo de 1948, el día antes de la expiración del mandato británico, David Ben-Gurion declaró el establecimiento de un estado judío en Eretz Israel, que se conocería como el Estado de Israel. [58] Ambos líderes de las superpotencias, el presidente estadounidense Harry S. Truman y el líder soviético Joseph Stalin, inmediatamente reconocieron el nuevo estado, mientras que la Liga Árabe se negó a aceptar el plan de partición de la ONU, proclamó el derecho a la autodeterminación de los árabes en todo el país. de Palestina, y sostuvo que la ausencia de autoridad legal hacía necesario intervenir para proteger las vidas y propiedades árabes. [59]

Durante los días siguientes, contingentes de cuatro de los siete países de la Liga Árabe en ese momento, Egipto, Irak, Transjordania y Siria, invadieron el antiguo Mandato Británico de Palestina y lucharon contra los israelíes. Fueron apoyados por el Ejército de Liberación Árabe y el cuerpo de voluntarios de Arabia Saudita, Líbano y Yemen. Los ejércitos árabes lanzaron una ofensiva simultánea en todos los frentes: las fuerzas egipcias invadieron por el sur, las fuerzas jordanas e iraquíes por el este y las fuerzas sirias invadieron por el norte. La cooperación entre los distintos ejércitos árabes fue deficiente.

Primera tregua: 11 de junio - 8 de julio de 1948

La ONU declaró una tregua el 29 de mayo, que comenzó el 11 de junio y duró 28 días. El alto el fuego fue supervisado por el mediador de la ONU, Folke Bernadotte, y un equipo de observadores de la ONU, oficiales del ejército de Bélgica, Estados Unidos, Suecia y Francia. [60] Bernadotte fue votado por la Asamblea General para "garantizar la seguridad de los lugares santos, salvaguardar el bienestar de la población y promover 'un ajuste pacífico de la situación futura de Palestina'". [61] Habló de "paz para Navidad", pero vio que el mundo árabe había seguido rechazando la existencia de un estado judío, independientemente de sus fronteras. [62]

Se declaró un embargo de armas con la intención de que ninguna de las partes se beneficiara de la tregua. Ninguno de los lados respetó la tregua y ambos encontraron formas de sortear las restricciones. Tanto los israelíes como los árabes utilizaron este tiempo para mejorar sus posiciones, una violación directa de los términos del alto el fuego.

"Los árabes violaron la tregua reforzando sus líneas con nuevas unidades (incluidas seis compañías de regulares sudaneses, [62] batallón saudí [63] y contingentes de Yemen, Marruecos [64]) y evitando que los suministros llegaran ocasionalmente a asentamientos israelíes aislados, abrieron fuego a lo largo de las líneas ". [65] Las Fuerzas de Defensa de Israel violaron la tregua al adquirir armas de Checoslovaquia, mejorar el entrenamiento de las fuerzas y reorganizar el ejército. Yitzhak Rabin, un comandante de las FDI que más tarde se convertiría en el quinto primer ministro de Israel, dijo: "[sin] las armas de Checoslovaquia. Es muy dudoso que hubiéramos podido conducir la guerra". [66] Además de violar el embargo de armas y personal, ambos bandos enviaron nuevas unidades al frente. [65] El ejército de Israel aumentó su mano de obra de aproximadamente 30.000 o 35.000 hombres a casi 65.000 durante la tregua [ cita necesaria ] y su suministro de armas a "más de veinticinco mil rifles, cinco mil ametralladoras y más de cincuenta millones de balas". [sesenta y cinco]

Cuando comenzó la tregua, un oficial británico estacionado en Haifa dijo que la tregua de cuatro semanas "ciertamente sería explotada por los judíos para continuar el entrenamiento militar y la reorganización, mientras que los árabes los desperdiciarían peleando por las futuras divisiones del botín". . [65] El 7 de julio, el día antes de que expirara la tregua, las fuerzas egipcias al mando del general Muhammad Naguib reanudaron la guerra atacando a Negba. [67]

Segunda fase: 8 a 18 de julio de 1948

Las fuerzas israelíes lanzaron una ofensiva simultánea en los tres frentes: Dani, Dekel y Kedem. La lucha estuvo dominada por ofensivas israelíes a gran escala y una postura árabe defensiva y continuó durante diez días hasta que el Consejo de Seguridad de la ONU emitió la Segunda Tregua el 18 de julio. [sesenta y cinco]

La Operación Israelí Danny resultó en el éxodo de Lydda y Ramle de 60.000 residentes palestinos. Según Benny Morris, en opinión de Ben-Gurion, Ramlah y Lydda constituían un peligro especial porque su proximidad podría fomentar la cooperación entre el ejército egipcio, que había iniciado su ataque al Kibbutz Negbah, y la Legión Árabe, que había tomado la comisaría de policía de Lydda. . Durante estas operaciones se produjeron saqueos generalizados y unos 100.000 palestinos se convirtieron en refugiados. [68] En la Operación Dekel, Nazaret fue capturada el 16 de julio. En la Operación Brosh, Israel intentó sin éxito expulsar al ejército sirio del noreste de Galilea. Para cuando entró en vigor la segunda tregua a las 19:00 horas del 18 de julio, Israel había tomado la parte baja de Galilea desde la bahía de Haifa hasta el mar de Galilea.

18 de julio de 1948-10 de marzo de 1949

A las 19:00 horas del 18 de julio entró en vigor la segunda tregua del conflicto tras intensos esfuerzos diplomáticos de la ONU. El 16 de septiembre se propuso una nueva partición para Palestina, pero ambas partes la rechazaron.

La Infantería del Palmach entra en acción durante la lucha por Beersheba, el 21 de octubre


El equilibrio de poder

En 1948, el Medio Oriente comprendía una gama de estados jóvenes con economías relativamente débiles y tamaños de población pequeños. Las fuerzas militares de estos estados aún se encontraban en una fase de acumulación y lejos de estar listas para importantes operaciones ofensivas. Por tanto, el potencial militar general de las fuerzas de Oriente Medio era bastante limitado.

Sorprendentemente, la comparación de la fuerza de las tropas comprometidas arrojó una ventaja de las fuerzas israelíes. En mayo de 1948, 21.000 soldados del lado árabe se opusieron a 36.000 hombres y mujeres israelíes uniformados. Sin embargo, las fuerzas militares israelíes estaban escasos de armas. Solo alrededor del 40 por ciento de los soldados israelíes estaban armados.

Para empeorar las cosas, el arsenal de Israel se limitaba a armas pequeñas, carros blindados improvisados ​​y morteros. Las fuerzas israelíes no disponían de armamento pesado como tanques, vehículos blindados o artillería al comienzo de la guerra. Las tropas árabes, por el contrario, comandaban cañones de campaña pesados, vehículos blindados e incluso algunos tanques, así como aviones de combate. Por lo tanto, al comienzo de la guerra, los árabes superaron a los israelíes en términos de potencia de fuego.

Las FDI, sin embargo, contrarrestaron esta ventaja mediante su capacitación, experiencia y habilidades organizativas superiores. Varios miles de soldados israelíes habían disfrutado de entrenamiento militar en el ejército británico y habían adquirido experiencia de combate en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, las tropas árabes carecían de entrenamiento suficiente y, en particular, de experiencia en combate.

En la década de 1930, las potencias coloniales Gran Bretaña en Egipto, Jordania e Irak y Francia & # 8212 en Siria y Líbano & # 8212 habían establecido las fuerzas armadas como apoyo local para obtener el orden. Por lo tanto, no estaban entrenados ni equipados para operaciones ofensivas independientes.

La guerra de independencia de Israel duró desde el 14 de mayo de 1948 hasta principios de 1949. Dos ceses del fuego concertados por las Naciones Unidas & # 8212 del 11 de junio al 8 de julio y del 18 de julio & # 8212 al 15 de octubre dividen la acción de combate en tres fases.

En la primera fase, desde el 15 de mayo hasta el 11 de junio de 1948, la principal tarea de Israel fue resistir la ofensiva árabe en múltiples frentes. Mientras que las fuerzas libanesas permanecieron pasivas la mayor parte del tiempo, las tropas sirias avanzaron hacia territorio israelí en el noreste. Unidades jordanas e iraquíes ocuparon Cisjordania, incluidas partes de Jerusalén.

Las fuerzas egipcias avanzaron hacia Tel Aviv y avanzaron, más al sur, hacia Hebrón a través de Beer Sheba. Sin embargo, las FDI lograron establecer una línea defensiva en el sur entre Ashdod y Bet Guvrin, deteniendo así la ofensiva egipcia 40 kilómetros antes de Tel Aviv. El 11 de junio, la primera fase de la guerra terminó con un alto el fuego. Israel había sobrevivido a la parte crítica de la invasión.

El estado judío aprovechó al máximo la tregua y mejoró significativamente sus fuerzas. En junio y julio, las FDI no solo fueron superiores en mano de obra, sino también en términos de armamento y municiones. Sin embargo, los estados árabes quedaron aislados de sus proveedores militares y se debilitaron constantemente en el curso de la guerra.

El 9 de julio, la guerra entró en segunda ronda. Con su ejército fortalecido, Israel tomó la iniciativa. Durante una ofensiva de 10 días, las FDI combatieron a las fuerzas egipcias en el sur, así como a las tropas sirias y libanesas en Galilea. Además, los israelíes abrieron un corredor hacia Jerusalén. Sin embargo, la mayor parte de Jerusalén & # 8212 incluyendo la Ciudad Vieja con el Barrio Judío y el Kotel & # 8212 permanecieron en manos jordanas. Ahora, las FDI estaban a la ofensiva en todos los frentes.

El 15 de octubre, las fuerzas israelíes volvieron a romper la tregua y abrieron la tercera ronda de la guerra. Las FDI llevaron a cabo un asalto exitoso contra las tropas egipcias en el Negev. En el teatro del norte, los israelíes lograron despejar la Galilea de las fuerzas árabes.

El 13 de enero de 1949, los estados árabes consintieron en las negociaciones de armisticio. Entre febrero y julio, Israel firmó un alto el fuego bilateral con Egipto, Líbano, Jordania y Siria. Irak se ha negado a firmar una tregua con Israel hasta hoy. Egipto permaneció en posesión de una zona estrecha alrededor de la ciudad de Gaza, que más tarde se conocería como la Franja de Gaza. Jordania mantuvo Cisjordania & # 8212 incluyendo Jerusalén Oriental & # 8212 que anexó en 1950. Israel había aumentado el territorio que el Plan de Partición de la ONU había atribuido a un estado judío, en alrededor de 6.500 kilómetros cuadrados.

Soldados israelíes en Nirim

Masacres israelíes: una historia breve e impactante

Niño muerto en la masacre de Qana, en un ataque aéreo llevado a cabo por la Fuerza Aérea de Israel (IAF) en un edificio de tres pisos, durante la Guerra del Líbano de 2006. Murieron 28 civiles, de los cuales 16 eran niños.

Las masacres israelíes, muchas de ellas víctimas infantiles, duran 70 años: miles de vidas palestinas apagadas en la búsqueda de un Estado judío.
Por Philip Weiss, vuelto a publicar desde Mondoweiss, abril de 2018

Sería bueno pensar que, como dijo una vez un oficial israelí, "esta vez fuimos demasiado lejos", que el asesinato de 17 manifestantes desarmados en Gaza por rifles israelíes a través de una valla de seguridad el viernes haría que el mundo sancionara a Israel. por su conducta. Pero si examina la historia de Israel, encontrará que la masacre ha sido una herramienta lista en el cofre de guerra israelí y que los israelíes no han sido procesados ​​por llevarla a cabo. De hecho, ¡un par de los responsables se convirtieron más tarde en primer ministro!

Aquí, en gran parte de mi propia memoria, hay una lista rápidamente ensamblada de masacres, definida por Webster como el asesinato de un "número de seres humanos generalmente indefensos o sin resistencia en circunstancias de atrocidad o crueldad" (y sí, un par preceden al nacimiento del Estado).

1946. Las milicias sionistas volaron el ala sur del hotel King David, matando a 91 personas, la mayoría de ellos civiles, para protestar contra el dominio británico de Palestina.

1948. Las milicias sionistas matan a más de 100 civiles en la aldea de Deir Yassin, que está en el camino a Jerusalén. La acción ayuda a despejar el camino para el avance militar sobre Jerusalén y asusta a miles de palestinos que huyen de sus aldeas. El nombre Deir Yassin se convierte en un grito de guerra para los palestinos durante las próximas décadas, aunque nadie es castigado. Un oficial responsable de la masacre, Menachem Begin, se convirtió en primer ministro israelí 29 años después.

1948. Durante la expulsión de palestinos de la ciudad de Lydda, en el centro de Israel, más de 100 hombres son detenidos y recluidos en una mezquita y luego masacrados (según el nuevo libro de Reja-e Busailah y otros). El episodio aterroriza a miles de palestinos que buscan refugio en Cisjordania.

1948. Cientos de civiles palestinos mueren a manos de las fuerzas israelíes en la aldea de Al Dawayima, al oeste de Hebrón. Muchos son asesinados de manera bárbara, el crimen se esconde bajo la alfombra durante décadas.

1953. Las tropas israelíes dirigidas por Ariel Sharon asaltan la aldea de Qibya en la Cisjordania ocupada por Jordania y matan a 69 personas, la mayoría mujeres y niños, en represalia por una incursión transfronteriza que mató a tres israelíes. (La masacre se conmemora en la última novela de Nathan Englander como una que solidifica la reputación de Sharon como un oficial que se vengará rápida y terrible de aquellos que dañan a los judíos, asegurando así su ascenso).

1956. Las fuerzas israelíes matan a tiros a los agricultores de Kfar Qasim que regresaban de los campos y que no sabían que el gobierno israelí había impuesto un estricto toque de queda ese mismo día. Cuarenta y ocho ciudadanos palestinos de Israel son asesinados, muchas mujeres y niños.

1956. Las fuerzas israelíes matan a 275 palestinos en Gaza en medio de la crisis de Suez. La masacre está documentada por Joe Sacco en Notas al pie en Gaza.

1967. Se dice que las fuerzas israelíes mataron a decenas de prisioneros del ejército egipcio en el Sinaí durante la guerra de 1967. Algunos dicen 100.

1970. Israel mató a 46 niños egipcios e hirió a otros 50 durante un ataque aéreo en una escuela primaria en la aldea de Bahr el-Baqar, Egipto. Conocida como la Masacre de Bahr el-Baqar, el asalto destruyó completamente la escuela y fue parte de las Operaciones Priha (Flores) durante la Guerra de Desgaste.

1982. Las masacres de palestinos de Sabra y Shatilla en los campos de refugiados de Beirut son llevadas a cabo por milicias falangistas libanesas. Pero las Fuerzas de Defensa de Israel tenían el control del área y Ariel Sharon permite que las milicias ingresen a los campamentos. En algún lugar entre varios cientos y 3000 palestinos son asesinados. Sharon, quien murió en 2014, escapó del castigo por crímenes de guerra, de hecho, se convirtió en primer ministro israelí.

1996. La primera masacre de Qana tiene lugar cuando misiles israelíes alcanzan un recinto de la ONU en el sur del Líbano, donde muchos civiles se han reunido en busca de refugio durante los enfrentamientos entre Israel y Hezbollah. Más de 100 civiles mueren. "Israel fue condenado universalmente, y Estados Unidos intervino para sacar a su aliado del atolladero", escribe Avi Shlaim en El muro de hierro.

2006. La segunda masacre de Qana tiene lugar durante la guerra del Líbano cuando misiles israelíes golpean un edificio en una aldea en las afueras de Qana, matando a 36 civiles, incluidos 16 niños. El ataque se defiende inicialmente como respuesta al lanzamiento de cohetes Katyusha contra Israel desde zonas civiles.

2008-2009. Durante Cast Lead, el asalto israelí a Gaza tras los intercambios de ataques con cohetes / misiles en meses anteriores, más de 1400 palestinos mueren en 22 días, la mayoría de ellos civiles. Muchos mueren como en Qana, cuando huyen de sus hogares a los recintos y escuelas de la ONU, con la esperanza de estar a salvo. La masacre trae una condena internacional, incluso por parte del Informe Goldstone al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que alega crímenes de guerra, pero Estados Unidos hace todo lo posible bajo el presidente Obama para defender a Israel de todos los cargos, y nadie es llevado al tribunal.

2012. Durante ocho días del “Pilar de nubes”, Israel mata a 160 palestinos en Gaza, la mayoría de ellos civiles. La ofensiva impulsa a Netanyahu en las encuestas y parece programada para torpedear la histórica candidatura de Palestina a la condición de Estado en la ONU.

2014. Otro ataque israelí contra Gaza, este que duró 51 días, mata a más de 2200 palestinos, la mayoría de ellos civiles. La masacre es famosa por la matanza de francotiradores de personas desarmadas y por la matanza de familias enteras89, según algunas autoridades, que suelen ser aniquiladas en sus hogares por un impacto de misiles. En un caso, mueren 20 miembros de una familia. La condena internacional vuelve a ser ineficaz.


Contenido

Asentamiento judío Editar

A partir de 1881, los judíos europeos comenzaron a trasladarse a Palestina en gran número. Estos nuevos inmigrantes se asentaron principalmente en la región bajo la bandera del nacionalismo judío, conocido como sionismo. [2] El objetivo de este movimiento nacionalista era la creación de un estado judío. Aunque al principio eran amistosas, las relaciones entre los árabes en Palestina y los judíos de Europa se volvieron más amargas a medida que aumentaba el número de judíos que se mudaban. [3]

El nacionalismo palestino y la gran revuelta Editar

Durante la Primera Guerra Mundial, los árabes y los judíos estaban bajo el dominio del Imperio Otomano. Para debilitar al Imperio, sus enemigos (Gran Bretaña y Francia), comenzaron a ofrecer tierras a pueblos en secciones del Imperio para lanzar resistencia a los otomanos. Esto incluyó ofrecer Palestina a varios líderes árabes (incluida la familia Husayn de Arabia Saudita). [4] Al mismo tiempo, los británicos ofrecieron el control de Palestina a un estado judío que aún no existía. [5] Aunque esta acción no condujo a nada, aún alentó un mayor movimiento de judíos a Palestina, así como el temor de perder el control regional para los palestinos. En 1936, respondiendo a la creciente población judía, los árabes palestinos lideraron una revuelta armada contra los británicos y los judíos en Palestina. La revuelta, encabezada por el mufti y jefe del Alto Comité Árabe Hajj Amin al-Husayni, fue la primera expresión a gran escala de un sentimiento de nacionalismo palestino. Aunque terminó con los británicos y los judíos sofocando la revuelta, el Libro Blanco resultante de 1939 demostró que había sido una pieza influyente de resistencia. Según el Libro Blanco de 1939, los judíos solo podían enviar a otros 75.000 inmigrantes durante 5 años y el objetivo de entregar Israel a Palestina. [6] Esta situación, dos culturas compitiendo entre sí por Palestina, continuó siendo el caso durante la Segunda Guerra Mundial. Al final de ese conflicto, el mandato británico en Palestina estaba a punto de terminar y los pueblos de la región querían una solución al problema. [7]

Resolución de la ONU Editar

En 1947, los británicos entregaron la cuestión de los pueblos en competencia dentro de Palestina a las Naciones Unidas. Al Comité Especial de las Naciones Unidas para Palestina se le encomendó la tarea de abordar el problema de la violencia entre los dos grupos y tratar a cada lado con equidad en la entrega de tierras. El 29 de noviembre de 1947 se anunció el Plan de Partición. Palestina se dividiría en estados judíos y árabes separados de aproximadamente el mismo tamaño. Jerusalén seguiría siendo una ciudad independiente dirigida por la ONU. Finalmente, los británicos dejarían el Mandato de Palestina en mayo de 1948. [8] Al principio, la mayor parte de la comunidad internacional apoyó el plan (incluidos los Estados Unidos y la URSS) así como el Yishuv. [9] Los árabes palestinos, así como las naciones de Egipto, Líbano, Siria, Irak, Arabia Saudita y Transjordania (ahora Jordania) argumentaron en contra del plan y presionaron por uno nuevo con un estado árabe y una minoría judía reconocida. [10] Cuando eso no fue aceptado, estas naciones se movieron para la guerra levantando ejércitos para luchar contra el nuevo estado de Israel.

Comunidad judía (Israel después del 15 de mayo de 1948) Editar

Dado su estatus reciente como estado, el Yishuv en realidad tenía una de las fuerzas militares mejor organizadas y mejor armadas de la región. Esta fuerza cayó bajo el control de la Haganah, un ejército estatal único y el ejército que se convertiría en la moderna Fuerza de Defensa Israelí (FDI) (el cambio se realizó a finales de mayo de 1948). A mediados de mayo, el estado de Israel había convocado un ejército de 35.000. A medida que la guerra continuó hasta julio, ese número ascendió a 65.000. Al final de la guerra, Israel había reunido y armado con éxito a 96.441 hombres para luchar contra los palestinos y las naciones árabes. [11] Además, Israel fue único por tener un plan estratégico desarrollado y un sistema de comando simple. Bajo el liderazgo de David Ben-Gurion, el ministro de defensa, el estado de Israel podía contar con una fuerza con un liderazgo unificado y un plan. [12]

Fuerzas palestinas Editar

A diferencia del Yishuv, los palestinos no tenían una fuerza unificada antes de que comenzara la guerra a fines de 1947. Había varios grupos paramilitares, pero ningún líder, estructura o plan único. [13] Al-Husayni y el Alto Comité Árabe intentaron darles un sistema a los combatientes. Sin embargo, a muchos les disgustaba su liderazgo y no pensaban en el comité como la voz de los palestinos. [10] Aún así, al-Husayni creó con éxito una fuerza irregular conocida como el Ejército de la Guerra Santa compuesta por nuevos voluntarios y fuerzas paramilitares. Este ejército y los demás combatientes palestinos, sin embargo, carecían de armas y suministros modernos. Aunque al-Husayni presionó a la Liga Árabe (una colección de naciones árabes en su mayoría) por un mayor apoyo y control para dirigir el curso de la guerra, la Liga lo bloqueó. [14]

Fuerzas de la Liga Árabe Editar

Las naciones de la Liga Árabe que se unieron a la guerra contra Israel fueron Egipto, Transjordania, Irak, Líbano y Siria (había una fuerza más pequeña de Arabia Saudita y Yemen bajo el mando de Egipto). A pesar de tener la Liga para atarlos, al comienzo de la guerra no había un solo comandante de la Liga. Cada país movilizó su propia fuerza para sus propios objetivos. Por tanto, la fuerza no era una fuerza de la Liga, sino un conjunto de fuerzas. [11] La fuerza final de la Liga Árabe, el Ejército de Liberación Árabe, era una fuerza de 4.000 voluntarios de todo el Medio Oriente que trabajaba desde Siria. [11] Mientras que las naciones de la Liga Árabe rodearon a Israel, lo hicieron como países diferentes.

Yishuv / Israel Modificar

Los objetivos de Israel para la guerra se basaron originalmente en el Plan de la Haganá de 1946 y fueron dirigidos por David Ben-Gurion. [15] El plan requería la rápida acumulación de fuerzas para luchar contra lo que el ejército veía como la mayor amenaza: la invasión de muchos estados árabes. Al utilizar el Plan de 1946, Ben-Gurion esperaba asegurar la tierra entregada a Israel en el Plan de Partición de la ONU. A medida que avanzaba la guerra, los objetivos cambiaron ligeramente con la introducción en marzo de 1948 del Plan Dalet (Plan D). [16] En lugar de simplemente mantener las tierras entregadas a Israel, el plan ahora ordenaba a las fuerzas de Israel que trabajaran para sacar a los árabes de las tierras controladas por judíos, defender los asentamientos judíos en la Palestina árabe y tomar la tierra árabe en posiciones particulares para una ventaja estratégica. Una posible razón para el cambio la da el historiador David Tal, quien señala que probablemente fue una respuesta a la resistencia más dura de los palestinos y un deseo general de poner a las fuerzas israelíes en las posiciones más defendibles. [17] Sin embargo, como Tal también señala, este plan estratégico nunca ha estado exento de controversia, particularmente la parte del plan que obligó al movimiento palestino. [17]

Palestina Editar

El principal objetivo de los palestinos, tal como lo expresó el Alto Comité Árabe, era la creación de un único estado árabe en Palestina. [10]

Transjordania / Jordania Modificar

Si bien Transjordania estuvo de acuerdo exteriormente con el resto de la Liga Árabe en la creación de un estado árabe en Palestina, ese parece no haber sido el objetivo final de Transjordania. Según los registros de Transjordania, el rey Abdullah, monarca hachemita (familia real) de Transjordania, estaba interesado en utilizar la guerra como excusa para poner a los árabes palestinos bajo control jordano. [18] Esto lo pondría en una posición para apoderarse de Siria y crear una Gran Siria. Esto significa que los objetivos de Transjordania estaban aparentemente en oposición a los de Siria, Líbano, Egipto y los propios palestinos. [19]

Siria y Egipto Editar

Al igual que Transjordania, tanto Siria como Egipto apoyaron la creación de un solo estado árabe en Palestina. Su razonamiento, sin embargo, fue más sobre detener la propagación del jordano, a quien ambas naciones temían (si Transjordania tomaba la región). [19]

Fase 1: La Guerra Civil Editar

La primera parte del conflicto enfrentó a las fuerzas del Yishuv contra las del Alto Comité Árabe palestino. La guerra civil comenzó con tres días de huelgas el 30 de noviembre de 1947. Luego se transformó en una campaña de guerrillas contra los camiones de suministros judíos. En enero de 1948, el Ejército de Liberación Árabe entró en Palestina. [19] Esta dura resistencia hizo que los israelíes adaptaran su plan e introdujeran el Plan Dalet. El 5 de abril, la Haganá lanzó la Operación Nahshon, una operación de quince días para asegurar las rutas a Jerusalén tomando colinas a lo largo de las carreteras principales. Después del éxito de la Operación Nahshon y de pequeñas ofensivas judías, la resistencia palestina comenzó a desmoronarse. [20]

Fase 2: Los países de la Liga Árabe invaden Editar

La segunda parte de la guerra comenzó con la invasión de Egipto, Irak, Transjordania, Líbano y Siria en mayo de 1948. Cada fuerza de invasión básicamente entró en Palestina por la frontera más cercana. La lucha en Cisjordania y alrededor de Jerusalén dominó esta fase de la guerra. Las fuerzas judías se trasladaron a Jerusalén para asegurar la sección occidental de la ciudad. [11] Para apuntalar esta posición, las fuerzas israelíes también intentaron tomar Latrun, una colina al norte de Jerusalén. Esto resultó infructuoso. En otras áreas, los israelíes tuvieron mayor éxito. Dos fuerzas egipcias, una moviéndose a lo largo de la costa y la otra a través del Negev hacia Jerusalén, fueron detenidas. La fuerza iraquí fue rechazada. Aunque las fuerzas sirias y libanesas avanzaron hacia los territorios israelíes, los israelíes contrarrestaron los avances en el territorio sirio y libanés. Los combates terminaron con una tregua de la ONU el 11 de junio. [11]

Fase 3: Presión israelí contra los transjordanos Editar

El 9 de julio, los israelíes lanzaron una nueva serie de operaciones contra los jordanos en Cisjordania. La esperanza era poner fin al conflicto en este frente contra lo que los israelíes consideraban el ejército árabe mejor entrenado y armado, la Legión Árabe de Transjordania. [11] Las ofensivas fueron en gran medida un éxito y, aunque otras naciones árabes intentaron aprovechar el enfoque de Israel en Cisjordania, sus avances fueron pequeños. Esta fase de la guerra terminó con otra tregua el 18 de julio de 1948. [11]

Fase 4: empuje israelí contra Egipto, Siria y Líbano Editar

Con los jordanos atrapados en Cisjordania, los israelíes lanzaron dos ofensivas más el 15 de octubre. [11] Estos forzaron a las fuerzas egipcias a salir del desierto de Negev y empujaron a las fuerzas sirias y libanesas a sus propios países. Tras estas últimas ofensivas, terminó la parte militar de la guerra. Aún así, Israel necesitaría hasta el 7 de enero de 1949 para completar la firma de tratados con cada nación en guerra. [11]

A través de la guerra, Israel ganó una gran cantidad de tierra. Mientras que las líneas de separación originales dieron casi la misma tierra a los estados judíos y árabes, las líneas del tratado de 1949 dieron a Israel un estado mucho más grande, limitando las tierras controladas por los árabes a la pequeña franja de Gaza y una Cisjordania más pequeña (que en 1947. Sin embargo, estos no estaban controlados por ningún gobierno palestino. En cambio, Egipto controlaba la pequeña Franja de Gaza mientras que Jordania controlaba Cisjordania y Jerusalén oriental. [21] Un aspecto adicional a las secuelas de la guerra fue la crisis de refugiados palestinos. Al final de la guerra , había aproximadamente 720.000 refugiados viviendo en campamentos en Siria, Jordania, Líbano, Cisjordania y la Franja de Gaza. Aunque gran parte de esto puede atribuirse al miedo en tiempos de guerra, algunos historiadores, como James Gelvin, afirman que la política israelí en El Plan Dalet contribuyó parcialmente a esta crisis. La política, que alentó a las fuerzas israelíes a apoderarse de las propiedades árabes en territorio judío, exacerbó el problema de los refugiados. [22] A partir de 2015, el derecho de estos refugiados a regresar a su forma r hogares o para recibir reparaciones sigue siendo incierto.


¿Quién hizo qué por Israel en 1948? América no hizo nada

Habiendo impartido un curso sobre Geografía Cultural del Medio Oriente en un colegio comunitario en Florida para "personas mayores" (mayores de 55 años), nuevamente encontré una creencia unánime entre mis estudiantes en lo que yo llamaría el mito más ampliamente creído. del conflicto político y militar entre Israel y los árabes.

Esta creencia universal, nunca cuestionada por los medios de comunicación, es que Estados Unidos fue total o mayoritariamente responsable de apoyar plenamente a Israel sobre el terreno desde el comienzo de su independencia en mayo de 1948.

El mundo se ha visto inundado por un tsunami de propaganda árabe y lágrimas de cocodrilo derramadas por los "palestinos" que se han deleitado en lo que ellos llaman su Catástrofe o Holocausto (Nabka en árabe). Su difícil situación ha ido acompañada de críticas incesantes de que Estados Unidos fue el principal arquitecto que estuvo detrás de Israel desde el principio con dinero, mano de obra y armas. El hecho es que el presidente Truman finalmente decidió en contra de la "opinión profesional" pro-árabe de su secretario de Estado, el general George Marshall y los arabistas del Departamento de Estado.

Otorgó reconocimiento diplomático al nuevo estado judío, pero nunca consideró la ayuda militar activa. Sus propias memorias recuerdan cómo se sintió traicionado por los funcionarios del Departamento de Estado y el embajador estadounidense en la ONU, Warren Austin, quien le quitó la alfombra un día después de que prometió al líder sionista Chaim Weitzman que apoyaba la partición.

La votación de los judíos estadounidenses en las elecciones presidenciales de 1948 se inclinó en gran medida por el presidente Truman, pero también emitió un número sustancial de votos para el líder "progresista" de un tercer partido, Henry Wallace, que se había pronunciado aún más enérgicamente en nombre del apoyo estadounidense a la posición sionista y la ayuda a Israel. . En realidad, no fue hasta la administración del presidente John Kennedy a principios de la década de 1960 que se realizaron envíos de armas estadounidenses a Israel.

Apoyo diplomático soviético

La lucha de la comunidad judía en Palestina fue respaldada por completo por lo que entonces se llamó "opinión pública ilustrada", sobre todo por la izquierda política. Andrei Gromyko, en la ONU, afirmó el derecho de "los judíos de todo el mundo a la creación de un estado propio", algo que ningún funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos ha reconocido jamás. El apoyo soviético en la ONU para la partición trajo consigo dos votos adicionales (las repúblicas de Ucrania y Bielorrusia dentro de la URSS y todo el bloque de estados de Europa del Este dominado por los soviéticos.

Tomando (como siempre) su liderazgo desde Moscú, las organizaciones comunistas palestinas (hasta ahora anti-sionistas) fusionaron sus divisiones árabes y judías separadas en octubre de 1948, dando apoyo incondicional al esfuerzo de guerra israelí e instando a las Fuerzas de Defensa de Israel a "seguir adelante hacia el Canal de Suez y entregar al imperialismo británico una dura derrota "!

Apoyo mundial desde la izquierda

La personalidad más famosa y pintoresca de la República española en el exilio, la delegada vasca en las Cortes (Parlamento español), Dolores Ibarruri, que había ido a la Unión Soviética, emitió una proclama en 1948 saludando al nuevo Estado de Israel y comparando a los invasores Ejércitos árabes al levantamiento fascista que había destruido la República. Pocos meses antes, el héroe de la izquierda estadounidense, el gran cantante folk afroamericano, Paul Robeson, había cantado en un concierto de gala en Moscú y había electrizado a la multitud con su interpretación de la canción yiddish Partisan Fighters.

Intentos judíos de comprar armas y aprobación checa

Los principales ejércitos árabes que invadieron el estado judío recién nacido fueron dirigidos, equipados, entrenados y abastecidos por los británicos. El ejército sirio estaba equipado con Francia y había recibido órdenes del gobierno de Vichy para resistir la invasión británica del país asistida por tropas australianas, unidades francesas libres y fuerzas voluntarias palestino-judías en 1941. En su Guerra de Independencia, los israelíes dependían sobre armas de contrabando desde Occidente y armas soviéticas y checas.

Los líderes del Yishuv (comunidad judía en Palestina), ya en el verano de 1947, tenían la intención de comprar armas y enviaron al Dr. Moshe Sneh (el Jefe de la Rama Europea de la Agencia Judía, un miembro destacado del centrista Partido Sionista General quien más tarde se movió hacia la izquierda y se convirtió en jefe del Partido Comunista de Israel) a Praga para mejorar las defensas judías. Le sorprendió la simpatía hacia el sionismo y el interés por la exportación de armas por parte del Gobierno checo. Sneh se reunió con el viceministro de Relaciones Exteriores Vladimir Clementis, quien sucedió al no comunista y definitivamente pro-sionista Jan Masaryk. Sneh y Clementis discutieron la posibilidad de disposiciones de armas checas para el estado judío y los checos dieron su aprobación.

En enero de 1948, Ben-Gurion envió representantes judíos para reunirse con el general Ludvik Svoboda, el ministro de Defensa Nacional, y firmar el primer contrato de ayuda militar checa. Se utilizaron cuatro rutas de transporte a Palestina, todas a través de países comunistas: a) la ruta del norte: a través de Polonia y el mar Báltico, b) la ruta del sur: a través de Hungría, Yugoslavia y el mar Adriático, c) a través de Hungría, Rumania y el mar Negro, d) por aire, vía Yugoslavia a Palestina.

Al principio, el FBI obligó a un avión "Skymaster" fletado desde los Estados Unidos para ayudar a transportar armas a Palestina desde Europa a regresar a los Estados Unidos. A finales de mayo, el ejército israelí (FDI) había absorbido unos 20.000 rifles checos, 2.800 ametralladoras y más de 27 millones de cartuchos. Dos semanas después llegaron 10.000 rifles, 1.800 ametralladoras y 20 millones de cartuchos más. Un proyecto checo-israelí que alarmó a la inteligencia occidental fue la llamada Brigada Checa, una unidad compuesta por veteranos judíos de la "Checoslovaquia Libre", que luchó con el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial. La Brigada comenzó a entrenar en agosto de 1948 en cuatro bases en Checoslovaquia.

La asistencia checa a la fuerza militar de Israel comprendió a) armas pequeñas, b) 84 aviones & # 8211 & # 8211 los anticuados Avia S.199s, Spitfires y Messerschmidts construidos checos que jugaron un papel importante en la desmoralización de las tropas enemigas c) entrenamiento militar y técnico. mantenimiento. El 7 de enero de 1949, la fuerza aérea israelí, que consta de varios Spitfires y aviones de combate Messerschmidt Bf-109 construidos checos (transferidos en secreto desde las bases checas a Israel), derribó cinco Spitfires piloteados por británicos que volaban para la fuerza aérea egipcia sobre el El desierto del Sinaí provocó una gran vergüenza diplomática para el gobierno británico.

Según informes británicos, basados ​​en informantes del gobierno checo, los ingresos totales en dólares checos por la exportación de armas y servicios militares a Oriente Medio en 1948 superaron los 28 millones de dólares, e Israel recibió el 85% de esta cantidad. Todavía en 1951, los Spitfires checos seguían llegando a Israel por barco desde el puerto polaco de Gydiniya-Gdansk (Danzig). Desde mayo de 2005, el Museo Militar de Praga ha exhibido una exposición especial sobre la ayuda checa a Israel en 1948.

Por el contrario, el Departamento de Estado estadounidense declaró un embargo de todas las armas y material de guerra tanto para judíos como para árabes en Palestina, una medida que solo tuvo un efecto en la práctica. No había una comunidad árabe en América del Norte de la que hablar y dado que una comunidad judía sustancial y abrumadoramente comprensiva en los Estados Unidos estaba ansiosa por ayudar al lado judío, el embargo simplemente impidió que una gran parte de esta ayuda prevista llegara a su destino. .

El pequeño goteo de suministros y armas que llegaban a Israel desde América del Norte se logró mediante el contrabando. El voto de Estados Unidos a favor de la partición fue solo de facto reflejando el cuidado del Departamento de Estado de no ofender innecesariamente a los estados árabes, mientras que el voto soviético reconoció a Israel de jure.

Incluso con las armas checas y la ayuda soviética, sin duda Israel no habría podido detener la invasión árabe sin una afluencia masiva de mano de obra. Estados Unidos, Canadá y Europa proporcionaron no más de 3000 voluntarios, muchos de ellos veteranos curtidos en combate de los teatros de guerra europeos y del Pacífico, además de unos pocos jóvenes idealistas de los movimientos sionistas sin experiencia en combate o entrenamiento.

Pero su número fue una gota en el cubo en comparación con más de 200.000 inmigrantes judíos de los países dominados por la Unión Soviética en Europa del Este, en particular, Polonia, Bulgaria (casi el 95% de toda la comunidad judía) Rumania, Yugoslavia, Checoslovaquia, los antiguos Estados Bálticos. e incluso la Unión Soviética que emigró a Israel y llegó a tiempo para llegar al frente o reponer las mermadas filas de la mano de obra civil. Sin las armas y la mano de obra enviados desde el "campo socialista", para ayudar al naciente estado israelí, habría sido aplastado.

El cambio radical de la línea del partido sobre el sionismo

Los teóricos marxistas judíos de todo el mundo, incluidos varios activistas del Partido de alto rango, todos dedicados comunistas antirreligiosos y antisionistas, habían seguido la línea del partido e incluso elogiaron un pogromo vicioso de fanáticos musulmanes llevado a cabo contra judíos ultraortodoxos en la ciudad de Hebrón en Palestina en 1929. La línea del partido era entonces que las masas árabes estaban demostrando su sentimiento antiimperialista contra el dominio británico y su patrocinio del sionismo.

En 1947, cuando Stalin estaba convencido de que los sionistas desalojarían a los británicos de Palestina, la línea del partido cambió de opinión. Tras el reconocimiento soviético y la ayuda a Israel en 1948-49, tanto el Trabajador diario y el diario comunista en yiddish en los EE. UU. Freiheit (La libertad) se superó entre sí para explicar la nueva línea del partido en eso.

"Palestina se había convertido en un asentamiento importante de 600.000 almas, habiendo desarrollado una economía nacional común, una cultura nacional en crecimiento y los primeros elementos de la condición de Estado judío palestino y el autogobierno".

Una resolución de 1947 CP-USA titulada "Trabajo entre las masas judías" reprendió la posición anterior del Partido y proclamó que "los marxistas judíos no siempre han mostrado una actitud positiva hacia los derechos e intereses del pueblo judío, hacia las necesidades especiales y los problemas de nuestro propio grupo nacional judío estadounidense ya los intereses y derechos de la comunidad judía en Palestina ".

La nueva realidad que se había creado en Palestina era una "nación hebrea" que merecía el derecho a la libre determinación. Sorprendentemente, la maquinaria de propaganda soviética incluso elogió a los grupos clandestinos de extrema derecha del Irgun y "Stern Gang" por su campaña de violencia contra las autoridades británicas.

Apoyo a la Iglesia en los EE. UU.

La causa judía en Palestina disfrutó del apoyo de una gran parte de las iglesias protestantes liberales y dominantes y no principalmente del "lobby" de los fundamentalistas protestantes, como a menudo lo describen hoy los críticos del sionismo.

Ya en febrero de 1941 y a pesar del deseo incondicional de la clase dirigente protestante estadounidense de no arriesgarse a involucrarse en la Segunda Guerra Mundial, Reinhold Niebhur habló de manera convincente a través de la revista que fundó "Christianity and Crisis" y emitió una advertencia sobre el nazismo. .

Sus objetivos finales no eran simplemente la erradicación de los judíos, sino la extirpación del cristianismo y la abolición de toda la herencia de la cultura cristiana y humanista. Este es el único tipo de "mundo sin sionismo" que anhelan los líderes iraníes y árabes. Niebhur basó sus puntos de vista no en una interpretación literal "evangélica" de las promesas bíblicas, sino en los elementos esenciales de la justicia para las naciones y también pidió alguna forma de compensación para aquellos árabes en Palestina que podrían ser desplazados si sus propios líderes se negaban a hacer posible cualquier compromiso. .

Apoyo nazi y reaccionario a los árabes

No había nada "progresista" en aquellos que apoyaban al lado árabe. El líder reconocido de la causa árabe palestina era el Gran Mufti de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini, que había huido de Palestina a Irak para exiliarse en Berlín donde dirigía la "oficina árabe", se reunió con Hitler a quien llamó "el Protector". del Islam ", sirvió a los alemanes en Bosnia, donde jugó un papel decisivo en la formación de voluntarios musulmanes entre los bosnios para trabajar con las SS.

Al final de la guerra, el gobierno yugoslavo lo declaró criminal de guerra y lo condenó a muerte. Los árabes palestinos todavía lo consideran su líder supremo original. Los voluntarios falangistas de la España de Franco, los musulmanes bosnios y los renegados nazis que habían escapado de los aliados en Europa prestaron un apoyo activo al esfuerzo bélico árabe.

La estrecha relación entre el movimiento nazi y el gobierno alemán bajo Hitler al cortejar al intento árabe palestino y panárabe de actuar como quinta columna en el Medio Oriente ha sido investigada a fondo por Klaus-Michael Mallmann y Martin C & uumlppers en su nuevo libro. Halbmond und Hakenkreuz. Das "Dritte Reich", die Araber und Pal & aumlstina, (Luna creciente y esvástica: el Tercer Reich, los árabes y Palestina)

Se publicó en septiembre de 2006 y aún no se ha traducido al inglés. Documenta las simpatías árabes por el nazismo, particularmente en Palestina y los intentos alemanes de movilizar y alentar a los árabes con su ideología, especialmente la Hermandad Musulmana, y las fuerzas alrededor del Gran Mufti de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini, en Palestina.

Las transmisiones de radio nazis a los árabes entre 1939 y 1945 proclamaban constantemente la simpatía natural alemana por la causa árabe contra el sionismo y los judíos. Los expertos alemanes en Oriente Medio destacaron "la alianza natural" entre el nacionalsocialismo y el islam. Y expertos como el ex embajador alemán en El Cairo, Eberhard von Stohrer, informaron a Hitler en 1941 que "el Führer ya ocupaba una posición destacada entre los árabes debido a su lucha contra los judíos".

C & uumlppers y Mallmann citan muchos documentos originales de los archivos nazis sobre esta estrecha relación. Desde finales de la década de 1930, el personal de planificación que se ocupaba de los asuntos externos del Reich en la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA, Reichssecuritathauptamt, originalmente bajo el monstruoso jefe de la Gestapo Reinhard Heydrich), buscó engullir la Península Arábiga y ganar el control de la reservas de petróleo de la región.

Soñaban con un movimiento de pinzas desde el norte a través de una Unión Soviética derrotada, y desde el sur a través del Cercano Oriente y Persia, para separar Gran Bretaña de la India.

Gracias a la contraofensiva del Ejército Rojo ante Moscú en 1941/1942 y en Stalingrado en 1942/1943, y la derrota del Cuerpo Alemán de África con El Alamein, los alemanes nunca lograron intervenir activamente en el Medio Oriente militarmente, aunque ayudaron a provocar un golpe a favor del Eje en Bagdad en 1941.

Gran Bretaña y las abstenciones

En la votación sobre la partición en la ONU, aparte de los estados con grandes minorías musulmanas (como Yugoslavia y Etiopía), los árabes solo lograron engatusar algunas abstenciones y un solo voto negativo de los estados no musulmanes más corruptos. Estos incluyeron a Cuba (votó en contra de la partición) y México (se abstuvo) ansiosos por demostrar su independencia de la influencia estadounidense y países latinoamericanos cuyos regímenes habían sido pro-Eje hasta los últimos días de la Segunda Guerra Mundial como Argentina y Chile (ambos se abstuvieron).

Todas las naciones de Europa Occidental (excepto Gran Bretaña) también votaron a favor de la partición. Ningún otro tema que se presente ante la ONU ha tenido un apoyo tan unánime del continente europeo o ha atravesado la división ideológica de los sectores comunista y occidental. El estado judío incluso fue apoyado por Richard Crossman, un miembro del Comité Angloamericano de Investigación sobre Palestina que había sido elegido por el secretario de Relaciones Exteriores antisionista de Gran Bretaña, Ernest Bevin. Crossman, adoptando una posición de principios, se negó a respaldar la línea del Partido Laborista.

Había visitado los campos de personas desplazadas en Alemania, donde estaban detenidos judíos que habían buscado entrar en Palestina. Se dio cuenta de que su sensación de desesperación derivaba de un mundo sin un lugar al que ellos, como judíos, realmente pudieran llamar hogar. Escribió que cuando empezó estaba dispuesto a creer que Palestina era el "problema", pero sus experiencias le hicieron darse cuenta de que era la "solución".

Lo que los judíos llamados "progresistas" de hoy han olvidado o ignorado

Incluso muchos judíos de la Diáspora cuyos padres y abuelos se regocijaron con el renacimiento de Israel en 1948 y lo consideraron místicamente como una compensación parcial por el Holocausto, se han sentido psicológicamente intimidados por la constante línea antiisraelí de los medios de comunicación y por el torrente de sangrientos enfrentamientos que describen turbas musulmanas enfurecidas, listas para un caos constante para vengar lo que consideran la peor injusticia en la historia de la humanidad (es decir, la creación del Estado judío en lugar del fracaso en el establecimiento de un Estado árabe palestino).

Algunos judíos prominentes de la diáspora, particularmente entre aquellos que no pueden escapar del trance narcótico que han heredado como "progresistas" y son esencialmente seculares y ultracríticos del capitalismo y la sociedad estadounidense con sus valores cristianos subyacentes, han desarrollado un nuevo tipo de yo psicológico. -Odio por exhibir una disociación del Estado de Israel y su herencia religiosa. Están molestos por la estrecha amistad israelí-estadounidense y se superan en ataques difamatorios contra el presidente Bush.

Ellos ven fácilmente los muchos defectos de Israel (tanto reales como imaginarios) entre los cuales, el peor es que Israel, como Estados Unidos, es una sociedad "privilegiada" que disfruta de la riqueza en medio de un mundo de miseria. Se jactan de ser los profetas modernos que ven "la escritura en las paredes del metro" (como cantaba Paul Simon). Se han ganado el desprecio justificado de la mayoría de los judíos israelíes (tanto religiosos como seculares) por su duplicidad moral.

Ya en 1958, esta tendencia se vio claramente en las entrevistas dadas por Leon Uris, el autor de la novela más vendida "Éxodo" al explicar por qué escribió el libro. Tenía en mente a autores judíos de éxito como Philip Roth, Saul Bellow y Bernard Melamud, a quienes llamó "apologistas profesionales" (por ser judíos). Uris se propuso contar la historia del renacimiento de Israel como la historia de héroes judíos en lugar de los análisis psicológicos de individuos que crecieron condenando a sus padres y odiando a sus madres y preguntándose por qué nacieron.

Uris, sin pedir disculpas, hizo una película a favor de Israel solo una década después de que todos los productores de películas judíos rechazaran hacer la película. Pacto de caballeros (1947 protagonizada por Gregory Peck) sobre el antisemitismo cortés.

Se convirtió en una película del gran productor greco-estadounidense, Elia Kazan, quien más tarde se encendió con venganza por cooperar con el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes que revela la influencia comunista en Hollywood.

El propio Uris ha estado en primera línea en Guadalcanal y la isla de Tarawa y sentía un inmenso respeto por los israelíes que habían derrotado a los ejércitos árabes invasores y desafiado a la legión de diplomáticos pro-árabes en el Ministerio de Relaciones Exteriores británico y el liderazgo del Partido Laborista ( un pecado que la izquierda británica nunca ha perdonado).

La multitud actual de actores y animadores judíos "progresistas" superan incluso a los escritores que Uris atacó hace cincuenta años. Woody Allen, Barbra Streisand, Dustin Hoffman y Richard Dreyfus se encuentran entre los críticos más visibles y ácidos de la política estadounidense en Irak y han pedido la destitución del presidente Bush. Naturalmente, se proclaman partidarios de Israel sin darse cuenta de lo complicadas que les parecen a los demás sus payasadas.

Son referidos sarcásticamente por muchos en Israel como "almas hermosas", es decir, por aquellos que rechazan su elitismo de supuestos altos valores morales tan fuera de lugar en el Medio Oriente árabe y tan alejados del mundo real como lo estaban la gran mayoría de la población. víctimas del Holocausto cuyos valores judíos les impidieron atribuir tal maldad a los alemanes.

La mayoría de las víctimas del Holocausto eran tan sordas y ciegas ante el destino que les esperaba con tanta seguridad como lo son las "estrellas" de Hollywood de hoy con respecto a sus llamamientos a una "política de no intervención" selectiva o las consecuencias futuras de un regreso a Ba. En el gobierno de Irak, el resultado probable de sus incesantes llamamientos a la retirada inmediata y total de la participación de los aliados.

Dos de estas "estrellas", Streisand y Hoffman, interpretaron recientemente los papeles principales de una pareja judía liberada, burlándose de sí misma, con papeles doblemente irónicos en la comedia "Meet the Fockers". Este es un ejemplo grotesco de arte que imita la realidad (¿o es al revés?).La pareja de la película no tiene más que desdén por las virtudes heroicas masculinas estadounidenses tradicionales de valor militar o logros en los deportes, ni demuestra ningún respeto por las virtudes judías clásicas de conocimiento y piedad. Exhiben el comportamiento más vulgar, vulgar y ofensivo que constantemente avergüenza a su hijo. Para ellos y gran parte de la izquierda, el concepto mismo de civilidad se mira con desprecio.

Cualesquiera que sean las diferencias entre israelíes seculares y religiosos, palidecen ante las diferencias monumentales que separan la vida en el Estado de Israel con todas sus promesas, riesgos y peligros inherentes de las preocupaciones y sensibilidades ultra idealizadas de la Diáspora. Esto es tan cierto hoy como lo fue en 1948.

La izquierda política hoy se niega a admitir que apoyó incondicionalmente a Israel, al igual que el ejercicio realizado por el equipo de fotógrafos de Stalin que podían extraer quirúrgicamente y borrar a los viejos bolcheviques que habían caído en su favor.

Amnesia conveniente

Los medios de comunicación de hoy nunca intentan (ni siquiera el History Channel) explicar cómo fue la ayuda soviética y del Bloque Este y no el apoyo estadounidense el factor crucial que trajo armas y mano de obra esenciales al asediado estado israelí recién nacido en 1948-49 y lo habilitó. para cambiar el rumbo de la batalla y entregar justificadamente a los árabes palestinos y sus aliados su "Nabka". Las esperanzas soviéticas de que eventualmente pudieran presionar al nuevo y profundamente democrático estado israelí para que se aliara con ellos en la Guerra Fría eran desesperadamente ingenuas [*].

Los árabes no pueden admitir la verdad de la ayuda soviética a Israel, ya que les robaría la ventaja psicológica de ser víctimas que tienen derecho a intimidar continuamente a la opinión pública occidental y especialmente a la estadounidense como responsable de su catástrofe.

La amnesia es una enfermedad común entre los políticos. Los demócratas y otros que se han resentido con la intervención estadounidense en Irak ahora tienen grandes dificultades para recordar la agresión iraquí contra Irán, Kuwait y las atrocidades cometidas contra los kurdos, asirios, árabes de los pantanos y todos los oponentes del régimen. Incluso el presidente Bush y sus partidarios parecen sufrir de amnesia y son reacios o incapaces de dejar las cosas claras sobre 1948.

[*] ver a Uri Waller, Israel entre el este y el oeste de la orientación de la política exterior de Israel, 1948-56. Universidad de Cambridge. 1990, 302 páginas, ISBN 0521362490.

Este artículo apareció en diciembre de 2007 Nueva revisión en inglés

Publicado el 4 de agosto de 2010. Visite el sitio web del Sr. Berdichevsky en www.nberdichevsky.com.

Norman Berdichevsky es un neoyorquino nativo que vive en Orlando, Florida. Tiene un doctorado. en Geografía Humana de la Universidad de Wisconsin-Madison (1974) y es el autor de The Danish-German Border Dispute (Academica Press, 2002), Nations, Language and Citizenship (McFarland & amp Co., Inc., 2004) y Spanish Viñetas. : Una mirada poco convencional a la cultura, la sociedad y la historia de España (Santana Books, Málaga, España. 2004). Es autor de más de 175 artículos y reseñas de libros que han aparecido en una variedad de publicaciones periódicas estadounidenses, británicas, danesas, israelíes y españolas. El Dr. Berdichevsky enseña hebreo en la Universidad de Florida Central y escribe una columna mensual regular para la publicación en línea New English Review.

  • Sobre Israel: El problema de los refugiados palestinos se ha enconado durante sesenta años y sigue siendo un gran obstáculo para alcanzar un acuerdo entre israelíes y palestinos. Al mismo tiempo, ha habido poca discusión sobre el gran número de judíos que fueron expulsados ​​de los países del Medio Oriente y África del Norte donde habían vivido durante miles de años. La creencia universal, nunca cuestionada por los medios de comunicación, es que Estados Unidos fue total o mayoritariamente responsable de apoyar plenamente a Israel sobre el terreno desde el comienzo de su independencia en mayo de 1948. Es una mentira, de hecho, nosotros y los británicos apoyamos Los Árabes.

Sitio web Copyright Lewis Loflin, Todos los derechos reservados.
Si utiliza este material en otro sitio, proporcione un enlace a mi sitio.


Debilidad en fuerza: superación de los déficits estratégicos en la Guerra de Independencia de Israel de 1948


En 2018, Israel celebró su septuagésimo aniversario, marcando una historia plagada de controversias y triunfos. Los investigadores lidian con la verdad de 1948. El historiador Avi Shlaim diagnostica que el argumento se encuentra entre las narrativas tradicionales de la milagrosa victoria judía contra todo pronóstico y la historia reescrita basada en evidencia de archivo impulsada por los llamados nuevos historiadores. Él escribe: "No puede haber acuerdo sobre lo que realmente sucedió en 1948, cada lado se suscribe a una versión diferente de los hechos". la desunión de los ejércitos árabes y el apoyo o la indiferencia británica hacia la invasión jordana. [2] Bibliotecas enteras dedican su existencia a estas preguntas y la enorme cantidad de investigación en curso impide una revisión completa aquí.

Sin embargo, lo que está fuera de toda duda es que el naciente estado israelí obtuvo una victoria militar autorizada que sentó las bases para su éxito en futuras guerras de supervivencia. La estrategia nacional de Israel en 1948 giró en torno a mitigar tres déficits estratégicos. Primero, el Yishuv —o comunidad judía en Palestina— carecía de un ejército profesional capaz de defender su soberanía contra los ejércitos árabes. En segundo lugar, a pesar de la rápida inmigración después de la Segunda Guerra Mundial (Segunda Guerra Mundial), la población de Israel era una fracción del tamaño de sus oponentes árabes combinados. Finalmente, la dispersión de la comunidad judía, sus fronteras extendidas basadas en la partición de las Naciones Unidas (ONU) y la falta de espacio geográfico de Israel en el que maniobrar sus fuerzas minimizaron sus opciones militares. La capacidad de Israel para construir y emplear un ejército, dividir a sus enemigos para explotar sus debilidades y crear un espacio artificial en el que operar demuestra cómo superar los déficits estratégicos y lograr la victoria con instituciones militares fuertes y una estrategia nacional cohesiva.

La preparación para la guerra

El movimiento sionista comenzó a fines del siglo XIX para fusionar las comunidades judías dispersas del mundo en una entidad política unificada. [3] Los sionistas radicados en Palestina trabajaron dentro del sistema del Mandato Británico para aprovecharlo mientras las élites árabes se oponían al Mandato y a la promesa de la Declaración Balfour de "el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío". [4] Los líderes árabes rechazaron cualquier posibilidad de un estado independiente para una comunidad judía que en 1930 solo constituía el 17,8% de la población palestina [5]. Las autoridades británicas intentaron aplacar las preocupaciones árabes sobre la inmigración judía en múltiples ocasiones, en particular, incluida una visita de Winston Churchill, entonces secretario colonial, quien viajó a Jerusalén para asegurar a los árabes que nunca se formaría un estado judío en Palestina. [6] La oposición árabe creció aún más cuando la economía palestina se derrumbó durante la Gran Depresión y debido a las huelgas industriales contra las autoridades británicas, así como la Revuelta Árabe de 1936-1939. [7] La revuelta comenzó en respuesta a la Comisión Peel de 1937 que favorecía las aspiraciones judías, informando que los servicios civiles y la infraestructura judíos tenían un "efecto general fructífero" en la región y que la adquisición de tierras judías era justa y útil. [8] También reconoció el “conflicto incontenible” entre árabes y judíos y declaró que el Mandato en Palestina fracasaría [9].

junto al nakba, El éxodo masivo palestino después de la guerra de 1948, la revuelta árabe es recordada como "el evento más traumático en la historia moderna para los palestinos". [10] Gran Bretaña respondió con una despiadada campaña de contrainsurgencia que incluyó arrestos masivos, castigos colectivos y la destrucción de palestinos hogares. [11] La revuelta sólo terminó debido a la interferencia de líderes árabes externos, y muchos líderes palestinos fueron exiliados o huyeron, lo que dejó a la población árabe local sin guía. [12] Uno de esos líderes fue Haj Amin el-Husseini, el Gran Mufti de Jerusalén, que huyó por temor a ser arrestado después de alentar a los árabes a rebelarse. El Gran Mufti se acercó a los líderes nazis durante las décadas de 1930 y 1940 y utilizó esos contactos para obtener dinero, armas y propaganda antijudía que perjudicaba la causa palestina a los ojos de la comunidad internacional. [13]

Mapa del Plan de Partición de la ONU para Palestina, adoptado el 29 de noviembre de 1947. (Wikimedia)

El Libro Blanco de 1939 rechazó la partición de Palestina y limitó la inmigración, pero aún prometía un hogar nacional judío. [14] Tanto los sionistas como los árabes rechazaron la decisión, pero la discusión se suspendió cuando los líderes judíos decidieron apoyar los esfuerzos británicos en la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, el apoyo estadounidense a un estado judío en Palestina contrarrestó las opiniones de una Gran Bretaña insolvente que lo desaconsejó. [15] Independientemente, Gran Bretaña estaba en bancarrota y se deshacía de sus posesiones coloniales. En febrero de 1947, pasaron la cuestión de Palestina a la ONU, que votó a favor de la partición, pero no proporcionó orientación ni financiación para los nuevos países. [16] La ONU decidió que debían crearse dos estados, y Londres —resolvió partir lo antes posible— fijó una fecha para la retirada con la esperanza de que las partes opuestas cooperaran para formar un gobierno funcional. [17]

Sus esperanzas no se cumplieron y la violencia esporádica de 1947 se convirtió en una guerra civil en toda regla. Los árabes palestinos no tenían fuerzas militares entrenadas, las milicias locales no tenían proveedores de armas y la población carecía de liderazgo. Los árabes en Palestina tenían “una tradición débil y fragmentada de organización política independiente” sin una organización comparable a la Comisión Sionista [18]. A pesar de compartir el mismo idioma, religión e historia, "profundas divisiones internas" dividieron a las facciones palestinas [19].

Creación de un ejército profesional

En contraste, el Yishuv estaba unido políticamente, motivado para luchar y dirigido por “instituciones paraestatales centralizadas” en 1947. [20] Se basó en “instituciones comunales fuertes” para la organización, la más importante de las cuales eran sus milicias [21]. Los preparativos de la guerra judía comenzaron dos décadas antes, cuando la Haganah, su milicia más grande, elaboró ​​planes de defensa nacional en respuesta a la violencia entre comunidades. Los líderes judíos pasaron los siguientes diez años viajando por el mundo para obtener apoyo, y una carta de 1943 exigía que todos los judíos de 17 años o más sirvieran durante dos años [22]. El ejército aún no existía, por lo que se alentó a los reclutas a alistarse en el “Servicio de la Nación”. [23] Muchos miembros de la Haganah partieron hacia los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial, y se organizó un subconjunto llamado Palmach para defender el Yishuv. La unidad se estableció como una fuerza de élite debido a su cohesión grupal, experiencia en armas pesadas y competencia en tácticas de unidades pequeñas. [24]

Los líderes del Yishuv evaluaron que la perspectiva de Israel contra los árabes era sombría. La población judía era la mitad de la de los árabes palestinos y solo el 3% de la población total de los estados árabes. Los judíos fueron dispersados ​​y rodeados geográficamente por árabes que controlaban la mayoría de las colinas y las carreteras principales. [25] La inteligencia estadounidense informó en 1947: "A menos que puedan obtener una ayuda externa significativa ... los judíos no podrán resistir más de dos años". [26] El primer paso del nuevo estado para cambiar este resultado fue formar un ejército profesional. .

David Ben-Gurion con Yigal Allon e Yitzhak Rabin en el Negev, durante la guerra árabe-israelí de 1948. (Wikimedia)

La creación de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) como ejército profesional puede ser una de las movilizaciones de guerra más impresionantes de la historia, tanto que el 14 de mayo David Ben-Gurion, primer primer ministro de Israel, escribió en su diario: “En A las cuatro de la tarde se proclamó la independencia judía y se estableció el estado ... Su destino está en manos de las fuerzas armadas ”. [27] El objetivo principal de Ben-Gurion como líder era la profesionalización de un ejército nacional organizado capaz de defenderse de los ejércitos árabes. [28] Entre 1947 y 1948, la Haganah experimentó importantes reformas estructurales para incorporar varias milicias y convertirse en una fuerza de combate profesional, llegando a comprender 12.000 infantes y 20.000 reservas. [29] Por otro lado, poseía solo un arma por cada tres soldados y tenía serias carencias de armas pesadas, vehículos blindados y artillería [30]. Tanto el Irgun como Stern Gang contaban con unos 3.000 combatientes en sus filas..[31] Después de la independencia se hizo un llamamiento para que 30.000 reservistas y voluntarios extranjeros adicionales se unieran a las Fuerzas de Defensa de Israel. [32] Afortunadamente, el Yishuv fue un buen punto de partida para un ejército, ya que muchos judíos palestinos entrenados por los británicos durante la Segunda Guerra Mundial [33]. Entre los 2.250 oficiales de la nueva Fuerza de Defensa de Israel, aproximadamente 800 tenían entrenamiento militar británico profesional [34].

La Haganah consistía en tres entidades separadas antes de la reestructuración: Palmarch, Field Force y Guard Force. Tanto las Fuerzas de Campaña como las de Guardia carecían de comandos centralizados, luchaban solo como pequeñas unidades individuales y dependían del financiamiento y el liderazgo locales. Este enfoque en las responsabilidades locales significaba que el mando superior tenía poca autoridad y no podría mover refuerzos como dictaba la guerra. A los problemas de mando de la Haganá se sumaba el cuerpo político de representantes sionistas que la dirigía. Ben-Gurion simplificó la estructura de mando con él mismo y un comité de seguridad en la parte superior y convirtió la Fuerza de ventas en un ejército regular con su unidad estándar siendo la brigada. [35]

Se establecieron cinco comandos regionales para el control operativo. [36] Las tres brigadas de Palmach existentes siguieron siendo grupos distintos, pero sus líderes se incorporaron a la Haganá. [37] De los 14 comandantes de brigada iniciales de la Fuerza de Defensa de Israel, solo cuatro tenían entrenamiento profesional y experiencia de la Segunda Guerra Mundial. [38] Las diferencias entre los oficiales entrenados en Gran Bretaña y los oficiales locales de la Haganah condujeron inicialmente a profundas rivalidades, y los jóvenes militares carecían de oficiales de estado mayor, disciplina, entrenamiento y experiencia. Ben-Gurion y los líderes superiores se centraron en combinar el respeto de la Haganah por los logros (y la falta de disciplina que lo acompaña) con la formación profesional y los estándares estrictos de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial para formar un ejército en funcionamiento [39].

Israel pudo desplegar un ejército numéricamente superior a los estados árabes a pesar de la desventaja de su población, y 35.000 soldados de la Fuerza de Defensa de Israel se enfrentaron a 25.000 árabes en mayo de 1948. En julio, la Fuerza de Defensa de Israel ascendía a 65.000. [40] El estado consumió casi "todos sus recursos y la población más capaz" para finalmente desplegar a más de 100,000 hombres y mujeres, y movilizó a su pequeña población para la guerra enfatizando la amenaza existencial que enfrentó, el Holocausto conmocionó al mundo y moldeó las creencias del Yishuv sobre su supervivencia. como pueblo. [41] Las acciones de los británicos solo aumentaron sus temores, ya que Gran Bretaña continuó restringiendo la inmigración judía a Palestina e impidió por la fuerza que los judíos europeos ingresaran a Palestina. Uno de esos incidentes involucró al barco Éxodo 1957: “Cuatro mil quinientos sobrevivientes del Holocausto metidos en un viejo barco fluvial de la bahía de Chesapeake fueron bombardeados por los británicos y luego regresaron a campamentos de alambre de púas en Alemania” [42].

El primer secretario general de la liga árabe fue un diplomático egipcio, Abdul Rahman Azzam Pasha (Past Daily)

La posibilidad de coexistencia o negociaciones con los árabes parecía remota después de que los líderes árabes hicieran declaraciones descaradas sobre sus intenciones de destruir a Israel. Azzam Pasha, Secretario General de la Liga Árabe, proclamó: "Esta será una guerra de exterminio, una masacre trascendental". [43] Hassan al-Banna, líder de la Hermandad Musulmana, declaró: "Todos los árabes se levantarán y aniquilarán los judios. Llenaremos el mar con sus cadáveres ”. [44] La fecha inicial de la invasión siguió siendo una sorpresa, pero las declaraciones públicas, la violencia doméstica y el abrumador equilibrio militar a favor de los árabes crearon un sentido de urgencia en Israel. Sus líderes explotaron las crecientes diferencias sociales para "generar superioridad militar cualitativa en el campo de batalla". [45] Con una comunidad unificada y un ejército adecuado, los líderes israelíes dirigieron sus esfuerzos hacia la diplomacia.

Creando masa artificial

El segundo déficit estratégico de Israel fue el desequilibrio de la población con sus cinco vecinos árabes, con aproximadamente 600.000 judíos en Israel enfrentando una oposición potencial de 40 millones de árabes. [46] Dado que ambos bandos carecían de maquinaria avanzada, como tanques, y ninguno podía realizar operaciones de armas combinadas a gran escala, el tamaño de la población era un buen indicador de los posibles resultados. Los estados árabes reconocieron esta ventaja y planearon una guerra de desgaste. [47] La guerra civil infligió más golpes a la mano de obra de Israel, y en marzo de 1948, tanto el Negev como Jerusalén estaban en "virtual aislamiento". [48] En abril, 875 miembros del Yishuv habían muerto y otros 1.800 heridos, una cifra enorme para un pequeña población. [49] Israel necesitaba crear una masa artificial abriendo una brecha entre los estados árabes. Las aparentes disparidades entre las Fuerzas de Defensa de Israel, aún en formación y afectadas por bajas, y sus enemigos potenciales, eran marcadas. El ejército de 45.000 hombres de Egipto parecía capaz, bien equipado y fue entrenado por los británicos. El ejército iraquí era de tamaño similar y estaba "mejor equipado, organizado y entrenado". [50] El ejército de Jordania dirigido por los británicos, la Legión Árabe, era el oponente más amenazador de Israel [51]. Era la única "fuerza profesional de estilo occidental" de Oriente Medio con liderazgo, equipo y organización adecuados para llevar a cabo operaciones de combate a gran escala. [52]

Kaukji, el comandante del Ejército de Liberación Árabe (The Palmach Archive / Wikimedia)

Dividir políticamente a los estados árabes podría limitar el número de soldados árabes en cualquier escenario y permitir a Israel concentrar sus fuerzas en unos pocos lugares estratégicos para crear superioridad local. La investigación ha demostrado que la mayoría de los enemigos de Israel ya eran organizaciones de combate inferiores cuya principal ventaja eran los números.Cerca de 6.000 milicianos palestinos, divididos en varios grupos, componían la resistencia local [53]. El Ejército de Liberación Árabe estaba formado por otros 6.000 voluntarios árabes no palestinos bajo líderes separados [54]. De los militares árabes profesionales que parecían competentes en el papel, las fuerzas egipcias e iraquíes carecían de oficiales bien entrenados y de armas viejas, mientras que los ejércitos sirio y libanés no eran más que "milicianos territoriales". [55] La moral y el desempeño árabe durante la guerra sufrió de líderes que “rara vez coordinaban planes y confiaban el mando a incompetentes” y cadenas de suministro plagadas de “sobornos y corrupción” [56].

El principal objetivo de la diplomacia de Israel era Jordania. Mediante amplias comunicaciones entre el rey Abdullah de Jordania y líderes judíos como Gold Meir, Israel confirmó su creencia de que los esfuerzos árabes estaban fragmentados [57]. Las fuerzas árabes adolecían de falta de coordinación, falta de mando y control unificados y objetivos estratégicos en competencia [58]. Jordania quería controlar Cisjordania, Egipto quería controlar el sur de Palestina y Siria y Líbano planeaban dominar el norte. [59]

El entendimiento de Israel con Jordania fue su mayor victoria diplomática. Jordania acordó tácitamente evitar luchar contra Israel y, a cambio, Israel no se opondría a la ocupación de Cisjordania por las fuerzas jordanas. Parece que las autoridades británicas locales aprobaron tácitamente el acuerdo. [60] Los efectos del arreglo fueron dramáticos y la Fuerza de Defensa de Israel superó en número a los árabes durante cada fase de la guerra. [61] Ninguno de los estados árabes estaba dispuesto a dedicar sus recursos por completo a la destrucción de Israel y, en última instancia, no más de 150.000 soldados, la mayoría de los cuales eran israelíes, entraron en la guerra a pesar de la participación de cinco ejércitos. [62] La mayoría de los autores árabes que han escrito sobre la guerra atribuyeron la victoria de Israel a la confusión entre los partidos árabes y la colusión jordana [63].

El rey Abdullah fuera de la Iglesia del Santo Sepulcro, Jerusalén, 29 de mayo de 1948. (John Roy Carlson / Wikimedia)

Creando espacio artificial

El último esfuerzo estratégico de Israel requirió la creación de un espacio artificial. La joven Fuerza de Defensa de Israel sería suficiente para llevar a cabo un plan decente contra oponentes divididos, pero necesitaba espacio físico para maniobrar. La flexibilidad estratégica israelí siempre ha sufrido por su pequeño tamaño geográfico y una "ausencia de profundidad estratégica [en la que] el espacio no se puede intercambiar por tiempo". [64] En 1948, Israel tenía una vasta frontera externa debido a los asentamientos periféricos, con el Yishuv. que contenía 33 asentamientos en territorio árabe, así como focos judíos aislados en Jerusalén a los que solo se podía llegar a través de la carretera de Tel-Aviv [65]. Los planificadores israelíes creían que los árabes tenían la intención de cortar la comunicación entre las comunidades y dividir el Yishuv. Este aislamiento evitaría una defensa judía unificada contra su invasión.

El Yishuv debatió dos opciones: ocupar posiciones a lo largo de las carreteras principales y dentro de los bolsillos judíos periféricos para defender a cada comunidad, o desalojar los asentamientos judíos distantes y masificar la población para facilitar la defensa. [66] Los líderes judíos rápidamente decidieron que el Yishuv lucharía por todo el territorio que le asignó la ONU, una decisión basada en posibles consecuencias políticas. [67] Calcularon que los ejércitos árabes invasores podrían anexar territorios y destruir los territorios judíos prometidos si se los dejaba indefensos. Si se perdía algún asentamiento, capturado a la fuerza o abandonado voluntariamente, las negociaciones posteriores se verían obstaculizadas y se perdería la idea de una nación judía cohesionada. [68]

La Fuerza de Defensa de Israel tenía tres objetivos. Primero, se esforzaron por controlar las principales vías de comunicación entre las comunidades judías en territorio árabe para defender los asentamientos [69]. La carretera que conecta Tel-Aviv y Jerusalén se convirtió en un campo de batalla principal en el que Israel sufrió más bajas que en cualquier otra operación durante la guerra [70]. En segundo lugar, crear una profundidad estratégica artificial mediante el uso de fortificaciones y defensas planificadas en las aldeas periféricas. [71] Aunque costoso en términos de armas y bajas, esto proporcionó tiempo para que la fuerza de defensa israelí "consolidara, planificara y lanzara operaciones". [72] Los resultados pueden verse en el caso de Egipto atacando al norte y las fuerzas israelíes concentradas en Tel Aviv. Finalmente, las Fuerzas de Defensa de Israel tuvieron que pasar rápidamente a la ofensiva y llevar la lucha al territorio árabe para crear un espacio adicional para las maniobras militares [73].

La planificación valió la pena. Los ejércitos árabes, cada uno en pos de sus propios objetivos, permitieron a Israel aplicar su limitada mano de obra en los enfoques más importantes. Los ejércitos sirio y libanés apenas avanzaron hacia Israel en el norte debido a las fuertes defensas territoriales judías. Jordania invadió Cisjordania pero limitó la mayor parte de sus combates para controlar Jerusalén. Los costosos combates de las Fuerzas de Defensa de Israel hicieron retroceder los avances iraquíes en el este, y la lucha principal de Israel se produjo con el ejército egipcio en el sur. [74] La Fuerza de Defensa israelí reorganizada, junto con su estructura de mando simplificada, centró sus esfuerzos cuando y donde se necesitaban. Su competencia y flexibilidad para luchar, maniobrar y contraatacar entre los distintos teatros aseguraron la supervivencia de Israel hasta el primer alto el fuego en junio.

Israel utilizó los dos altos el fuego para reabastecerse, reubicar unidades y lanzar ataques sorpresa para consolidar sus ganancias. Tanto los árabes como los israelíes necesitaron nuevos suministros y una reorganización después de dos meses de intensos combates. Nuevas tropas entraron en combate y el número total de soldados aumentó de 60.000 a 100.000, mientras que Israel reforzó sus capacidades con tanques, artillería y aviones comprados en el extranjero. [75] Se mantuvo un embargo de armas estadounidense y británico para toda Palestina, pero los representantes de Yishuv firmaron contratos con Checoslovaquia para obtener nuevas armas y municiones. [76] La Fuerza de Defensa de Israel simplificó aún más su estructura de mando al establecer comunicaciones directamente entre Tel-Aviv y los comandantes de primera línea. [77] Los ejércitos árabes operaron de forma independiente durante la tregua, ya que cada estado planeaba consolidar sus ganancias limitadas. Tampoco pudieron reabastecerse adecuadamente y prepararse para la próxima ronda de combates. Los niveles de apoyo externo brindados a cada lado hicieron evidente que la causa palestina no había recibido las "armas, fondos o apoyo diplomático internacional efectivo" que necesitaba para competir al mismo nivel que los israelíes [78].

Luego, los israelíes lanzaron un ataque preventivo el 8 de julio después de enterarse de que los árabes tenían la intención de seguir luchando [79]. Las ofensas contra Egipto en el sur y Jordania en el este lograron un gran éxito, y las ganancias territoriales judías en solo diez días incluyeron más de 1,000 kilómetros cuadrados de tierra y control sobre Jerusalén Occidental. La comunidad internacional exigió rápidamente una segunda tregua, que duró casi tres meses. La Fuerza de Defensa de Israel lanzó preventivamente su ofensiva más grande hasta el momento cuando se hizo público la noticia de que la ONU estaba considerando reescribir la resolución de partición para reflejar las realidades militares en el terreno. Esto significaba que el control judío de Galilea se cambiaría por el control árabe del Negev, que los líderes israelíes nunca podrían aceptar. Cuatro brigadas judías y activos de apoyo atacaron el sur contra Egipto para capturar el Negev y eliminar la posibilidad de un intercambio de tierras desventajoso. La Fuerza de Defensa de Israel atrapó a 4.000 soldados egipcios en Faluja Pocket, donde resistieron durante meses hasta el alto el fuego de 1949 [80]. Los avances israelíes en Galilea también aseguraron el norte del Ejército de Liberación Árabe y Siria antes de que la ONU exigiera otro alto el fuego que Israel rechazó. La lucha finalmente terminó en enero de 1949 cuando Egipto anunció que negociaría un alto el fuego para salvar a su ejército. [81]

Dijo Taha Bey, comandante de las fuerzas egipcias en el bolsillo de Faluja, dirigiéndose a negociar su rendición (Wikimedia)

Creando Victorias Futuras

Los líderes israelíes aprendieron de la experiencia de 1948 y formaron cuatro principios para su estrategia de defensa nacional. Primero fue la rápida penetración de las fuerzas enemigas. Las operaciones defensivas para preservar el status quo fueron "juzgadas imposibles o demasiado arriesgadas". [82] Los líderes de las Fuerzas de Defensa de Israel se dieron cuenta de que los ataques preventivos y los contraataques rápidos podían lograr el doble propósito de eliminar las amenazas inmediatas de la población nacional al tiempo que aumentaban la amenaza a el enemigo. [83] En segundo lugar, Israel necesitaba destruir una parte importante de los activos militares de sus rivales para ayudar a mantener la superioridad israelí en armas, ya que no habría tiempo para construir equipos una vez que estallara el próximo conflicto. En tercer lugar, el posible intercambio de Galilea por Negev mostró que el territorio incautado podría utilizarse con ventaja en la mesa de negociaciones. Por último, Israel comprendió el importante papel que desempeñaba la comunidad internacional en su supervivencia, así como el papel que desempeñaba en el control del alto el fuego y las negociaciones. Las guerras futuras deben ser rápidas y lograr ganancias razonables antes de que la intervención de potencias externas limite las opciones israelíes. [84]

La nación judía desgastada por la batalla comenzó los preparativos inmediatos en 1949 para la próxima ronda de combates. El éxito de la Fuerza de Defensa de Israel como agente homogeneizador significó que seguiría siendo el "cuello de botella por el que pasarían casi todos los ciudadanos israelíes". [85] Israel finalizó su reorganización militar estructurando la fuerza en el modelo de ejército suizo de tres niveles que consiste en un ejército permanente de reclutas, una masa de reservas para movilizar en la guerra y una cohorte de líderes militares permanentes y servicios de inteligencia para proporcionar alertas tempranas. A un gran costo para el joven estado, Israel llevó a cabo tres ejercicios de movilización a gran escala en 1950 y 1951 para asegurar que el sistema funcionara. [86]

El éxito de Israel en la superación de sus desequilibrios en 1948 proporciona importantes lecciones para el desarrollo de la estrategia nacional. La victoria de Israel demuestra cómo un liderazgo capaz puede unir intereses en competencia para crear un ejército profesional en un corto período de tiempo, cómo los esfuerzos diplomáticos y militares pueden complementarse entre sí y cómo se pueden manipular principios militares como la masa y el espacio. La guerra de 1948 también ayuda al observador a comprender el pensamiento estratégico de Israel en conflictos posteriores y destaca la importancia y las posibilidades de la reforma organizativa militar.

De varias milicias dispersas y comunidades de inmigrantes, Israel creó un ejército profesional capaz de luchar contra múltiples ejércitos extranjeros. De una población superada en número 1 a 67, creó una masa localizada mediante el despliegue de fuerzas más grandes contra enemigos más débiles y divididos. Finalmente, en un territorio geográfico indefendible, Israel creó un espacio artificial a través de una excelente planificación, agresión ofensiva y una falta de voluntad para retirarse a un gran costo para su población. La capacidad de Israel para superar sus tres déficits estratégicos llevó a su supervivencia y reconocimiento como nación. Su victoria no fue un "milagro", sino un "reflejo del equilibrio militar árabe-israelí subyacente". [87] A través del análisis y la preparación, Israel cambió un equilibrio militar aparentemente imposible a su favor para ganar su independencia.

Christian Heller se graduó de la Academia Naval de los Estados Unidos y tiene una Maestría en Filosofía en Estudios Modernos del Medio Oriente de la Universidad de Oxford. Actualmente se desempeña en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos como oficial de inteligencia y oficial de Asuntos Regionales de Medio Oriente / África del Norte. Las opiniones expresadas pertenecen únicamente al autor y no reflejan la posición oficial de la Infantería de Marina de los EE. UU., El Departamento de Defensa o el Gobierno de los EE. UU.

¿Tiene una respuesta o una idea para su propio artículo? Siga el logo a continuación y usted también puede contribuir a El puente:

¿Disfrutas lo que acabas de leer? Por favor, ayude a correr la voz entre nuevos lectores compartiéndolo en las redes sociales.

Imagen de encabezado: La bandera nacional de Israel dibujada con tinta ondea en Um Rashrash (ahora Eilat) a través del Golfo de Aqaba en el extremo norte del Mar Rojo. (Wikimedia)

Notas:

[1] Avi Shlaim, "El debate sobre 1948", Revista internacional de estudios de Oriente Medio 27 no. 3, 1995, 287-304, reimpreso en Ilan Pappe, ed., La cuestión de Israel / Palestina (Londres: Longman, 1999), consultado en http://users.ox.ac.uk/

[3] James L. Gelvin, El Oriente Medio moderno: una historia (Nueva York: Oxford University Press, 2005), 206-207.

[4] “Declaración Balfour: Texto de la Declaración”, 2 de noviembre de 1917, consultado en http://www.jewishvirtuallibrary.org/text-of-the-balfour-declaration

[5] Rashid Khalidi, La jaula de hierro: la historia de la lucha palestina por la estadidad (Beacon Press: Boston, 2006), 11.

[6] Peter Mansfield, Una historia del Medio Oriente (Inglaterra: Penguin Books, 1992), 183

[7] David A. Levy, "La violencia política palestina e Israel", Escuela de Postgrado Naval, 2000,26

[8] Saul S. Friedman, Una historia del Medio Oriente (Carolina del Norte: McFarland and Company, 2006), 236

[12] David Tal, Guerra en Palestina 1948: estrategia y diplomacia (Londres: Routledge, 2004), 7 Albert Hourani, Una historia de los pueblos árabes (Cambridge, Massachusetts: The Belknap Press de Harvard University Press, 1991), 358

[13] Friedman, Una historia, 233-34

[14] “Libro Blanco Británico de 1939”, Biblioteca de Derecho Lillian Goldman en la Facultad de Derecho de Yale, acceso en línea en http://avalon.law.yale.edu/20th_century/brwh1939.asp

[16] Mansfield, Una historia, 235

[18] Joel Beinin y Lisa Hajjar, "Palestina, Israel y el conflicto árabe-israelí: una introducción", Proyecto de investigación e información de Oriente Medio (MERIP), Febrero de 2014, 18

[20] Rashid Khalidi, "Los palestinos y 1948: las causas subyacentes del fracaso", en Eugene Rogan y Avid Shlaim (Eds), La guerra por Palestina: reescribiendo la historia de 1948 (Cambridge: Cambridge University Press, 2001), 30

[22] Matthew John Green, "Las Fuerzas de Defensa de Israel: una perspectiva organizativa", Escuela Naval de Postgrado, marzo de 1990, 16-17.

[23] Ahron Bregman, Las guerras de Israel: una historia desde 1947 (Londres: Routledge, 2003), 15

[25] Efraim Karsh, El conflicto árabe-israelí: la guerra de Palestina, 1948 (Oxford: Editorial Osprey, 2002), 23.

[26] Karsh, El árabe-israelí, 24

[27] Bregman, Guerras de Israel, 21

[28] Tal, Guerra en Palestina, 42

[29] Karsh, El árabe-israelí, 56

[30] Karsh, El árabe-israelí, 25

[31] Bregman, Guerras de Israel, 14

[34] Tal, Guerra en Palestina, 3

[36] Karsh, El árabe-israelí, 31

[38] Tal, Guerra en Palestina, 4

[40] Benny Morris, "Revisitando el éxodo palestino de 1948", en Eugene Rogan y Avid Shlaim (Eds), La guerra por Palestina: reescribiendo la historia de 1948 (Cambridge: Cambridge University Press, 2001), 81

[42] Friedman, Una historia, 247

[45] Yoav Ben-Horin y Barry Posen, "Israel's Strategic Doctrine", ALEATORIO, Septiembre de 1981, 10

[46] Mansfield, Una historia, 236

[47] Karsh, El árabe-israelí, 23

[52] Levy, "Palestino político", 19.

[53] Karsh, El árabe-israelí, 26

[54] Green, "The israelí", págs. 17-18.

[55] Levy, "Palestino político", 19.

[56] Friedman, Una historia, 251

[57] Ben-Horin y Posen, "Israel's Strategic", pág. 10

[58] Levy, "Palestino político", 19.

[59] Karsh, El árabe-israelí, 26

[61] Avi Shlaim, "Israel y la coalición árabe en 1948", Avi Shlaim, en Eugene Rogan y Avid Shlaim (Eds), La guerra por Palestina: reescribiendo la historia de 1948 (Cambridge: Cambridge University Press, 2001), 81

[62] Tal, Guerra en Palestina, 3

[63] Levy, "Palestino político", 19.

[64] Ben-Horin y Posen, "Israel's Strategic", v

[65] Karsh, El árabe-israelí, 34

[67] Bregman, Guerras de Israel, 16

[69] Bregman, Guerras de Israel, 16

[70] Karsh, El árabe-israelí, 34

[71] Ben-Horin y Posen, "Israel's Strategic", 5

[73] Ben-Horin y Posen, "Israel's Strategic", pág. 5

[74] Khalidi, El hierro, xxxiii

[75] Karsh, El árabe-israelí, 58-64

[76] Tal, Guerra en Palestina, 34

[77] Bregman, Guerras de Israel, 29

[79] Bregman, Guerras de Israel, 29

[80] Karsh, El árabe-israelí, 64, 68

[82] Ben-Horin y Posen, "Israel's Strategic", pág. 29

[83] Matthew F. Quinn, "Evaluación de la eficacia militar israelí", Escuela de Postgrado Naval, Diciembre de 2014, 4

[84] Efraim Inbar y Shmuel Sandler, "La ecuación estratégica israelí cambiante: hacia un régimen de seguridad", Revisión de estudios internacionales 21, no. 1, 1995: 41–5


¿Los judíos expulsaron a los palestinos antes de la guerra de 1948?

De todos modos, ¿cree que Israel habría trasladado a la población árabe de Cisjordania (los que no habrían huido o sido expulsados) a otro lugar dentro de Israel si Israel conquistara Cisjordania en 1949?

Ancientgeezer

Información interesante. Gracias.

De todos modos, ¿cree que Israel habría trasladado a la población árabe de Cisjordania (los que no habrían huido o sido expulsados) a otro lugar dentro de Israel si Israel conquistara Cisjordania en 1949?

Según Benny Morris, Illan Pappe y Tom Segev * es casi seguro que lo hubieran hecho: los objetivos de guerra del establecimiento de los líderes del Yishuv eran un Israel que abarcaba TODO el Mandato de Palestina (y un poco más si pudieran apoderarse de él), ya que era , Las fuerzas israelíes no eran lo suficientemente fuertes como para expulsar completamente a las fuerzas egipcias de Gaza y existía un acuerdo tácito con Abdullah de que anexaría Cisjordania para evitar el establecimiento de un estado palestino y no avanzaría hacia áreas previamente asignadas a un estado judío, aunque era tan oportunista y poco confiable como la parte israelí, según la mayoría de los observadores. El problema para los israelíes en ese momento es que probablemente no podrían haber manejado la gran cantidad de árabes palestinos residentes en Cisjordania y expulsarlos contra la oposición del ejército jordano sería un objetivo demasiado lejos hasta que las otras fuerzas árabes hubieran sido sometidas.
Sin embargo, la ambición de expulsar a los residentes de "Judea y Samaria" no se desvaneció: a fines de la década de 1950 y principios de la de 1960, las FDI llevaron a cabo incursiones regulares en Cisjordania, aparentemente como represalia por las incursiones guerrilleras lanzadas desde el territorio. Las redadas invariablemente implicaron la voladura de aldeas e infraestructura y la posterior despoblación de áreas que, en retrospectiva, pueden verse como corredores de limpieza para cualquier invasión futura.

* Vale la pena leer
La limpieza étnica de Palestina--Illan Pappe
Una Palestina completa--Tom Segev
El nacimiento del problema de los refugiados palestinos, 1947-1949 Benny Morris
1948: Historia de la primera guerra árabe-israelí -Benny Morris.

Futurista

Según Benny Morris, Illan Pappe y Tom Segev * es casi seguro que lo hubieran hecho: los objetivos de guerra del establecimiento de los líderes del Yishuv eran un Israel que abarcaba TODO el Mandato de Palestina (y un poco más si pudieran apoderarse de él), ya que era , Las fuerzas israelíes no eran lo suficientemente fuertes como para expulsar completamente a las fuerzas egipcias de Gaza y existía un acuerdo tácito con Abdullah de que anexaría Cisjordania para evitar el establecimiento de un estado palestino y no avanzaría hacia áreas previamente asignadas a un estado judío, aunque era tan oportunista y poco confiable como la parte israelí, según la mayoría de los observadores. El problema para los israelíes en ese momento es que probablemente no podrían haber manejado la gran cantidad de árabes palestinos residentes en Cisjordania y expulsarlos contra la oposición del ejército jordano sería un objetivo demasiado lejos hasta que las otras fuerzas árabes hubieran sido sometidas.
Sin embargo, la ambición de expulsar a los residentes de "Judea y Samaria" no se desvaneció: a fines de la década de 1950 y principios de la de 1960, las FDI llevaron a cabo incursiones regulares en Cisjordania, aparentemente como represalia por las incursiones guerrilleras lanzadas desde el territorio. Las redadas invariablemente implicaron la voladura de aldeas e infraestructura y la posterior despoblación de áreas que, en retrospectiva, pueden verse como corredores de limpieza para cualquier invasión futura.

* Vale la pena leer
La limpieza étnica de Palestina--Illan Pappe
Una Palestina completa--Tom Segev
El nacimiento del problema de los refugiados palestinos, 1947-1949 Benny Morris
1948: Historia de la primera guerra árabe-israelí -Benny Morris.

¡Gracias por esta información y estas recomendaciones de libros!

De todos modos, ¿no podría Israel haber atacado Cisjordania después de haber hecho la paz con Egipto pero antes de haber hecho la paz con Jordania? Anteriormente leí un artículo de TimesOfIsrael que decía que, después de la paz con Egipto, Israel tenía 100.000 soldados que podría haber usado para conquistar Cisjordania, que habrían superado en gran medida a los 12.000 soldados jordanos en Cisjordania.


Israel y los palestinos: una historia de conflicto en 8 episodios clave.

Palestina no existía formalmente como país antes de la Primera Guerra Mundial, cuando los británicos fijaron las fronteras de Palestina después de su conquista de lo que se convertiría en Irak, Palestina, Jordania, Líbano y Siria. Durante cientos de años antes de que los británicos tomaran el control, Palestina se había dividido en provincias del imperio otomano y tenía muy pocos habitantes judíos.

De hecho, a principios del siglo XIX, la población judía del territorio que pronto se definirá como Palestina era pequeña: solo alrededor del 3%. La mayoría de los habitantes de la región eran árabes, en su mayoría musulmanes sunitas, que habían ocupado la región desde la conquista árabe del siglo VII; también había una importante minoría cristiana. Juntos, formaron la población que se consideraría, a pesar de la falta de un país reconocido formalmente, como palestinos.

El pueblo judío de Palestina en 1800 no eran agricultores ni colonos, sino que vivían en ciudades y trabajaban como comerciantes o maestros religiosos. A medida que avanzaba el siglo XIX, los judíos europeos, influenciados por el auge del nacionalismo en Europa, comenzaron a mirar a Palestina como el lugar de una posible patria judía. Una ola de judíos llegó al país en un Aliá ('Ascenso') a partir de la década de 1880, construyendo sus hogares en tierras compradas a palestinos.

Esto trajo un nuevo tipo de judío a Palestina, allí para asentarse en la tierra, estos adoptaron nuevos y duros nombres como Onz ('fuerza'). Más colonos siguieron cuando los judíos huyeron de los pogromos antisemitas en Europa, una situación exacerbada por el aumento del sentimiento de derecha que presagiaba el gobierno nazi de Alemania a partir de 1933.

El asentamiento era fundamental para el sionismo, un movimiento nacionalista judío, porque exigía tierras para un estado judío. Los sionistas basaron su reclamo nacional de Palestina en el antiguo asentamiento judío del área antes de que los romanos expulsaran a los judíos de la región en el siglo II d.C. luego de dos importantes revueltas judías contra su gobierno. El sionismo y el asentamiento judío fueron vistos como un regreso a una antigua Palestina judía. “Una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra” decía un conciso eslogan sionista, pero esto no era exacto: la tierra ya estaba ocupada por comunidades predominantemente musulmanas.

Las semillas del conflicto

En 1896, un intelectual judío austrohúngaro, Theodor Herzl, publicó Der Judenstaat (El Estado judío), un folleto que describe la base intelectual de la idea de un país judío.

Inicialmente hubo mucha discusión entre los sionistas sobre si ese lugar sería en Palestina o en otro lugar. Los primeros esquemas propusieron ubicaciones tan dispares como Canadá, partes de América del Sur y el este de África británico en torno a lo que ahora es Uganda y Kenia. Los judíos sionistas europeos buscaban un lugar para hacer realidad el estado judío, y el debate cayó entre dos campos principales. El primero estaba dispuesto a aceptar un estado judío en cualquier lugar, mientras que el otro estaba decidido a forjar un estado en la Palestina histórica.

En 1905, en el Séptimo Congreso Sionista en Basilea, la disputa se resolvió a favor de un estado judío en Palestina en lugar de una parte del mundo sin conexión religiosa o histórica para el pueblo judío. Muchos palestinos se resistieron a este movimiento para establecerse en el territorio y expresaron su propia identidad nacional a través de canales como Falastin, un periódico fundado en Jaffa en 1911 y llamado así por su tierra natal. Otras respuestas fueron más directas, con los palestinos atacando agresivamente a los terratenientes que vendían tierras a colonos judíos.

La inmigración y los asentamientos judíos pusieron a las dos comunidades en el camino de la guerra. Sería una lucha en la que los sionistas, armados con ideas, organización y tecnologías nacionalistas europeas modernas, tuvieran la ventaja.

Disturbios y revueltas

En 1917, durante la Primera Guerra Mundial, las tropas lideradas por los británicos conquistaron el sur de Palestina y tomaron Jerusalén. En el mismo año, el secretario de Relaciones Exteriores británico, AJ Balfour, emitió la llamada Declaración Balfour. Enviada como carta al judío (y sionista) Lord Rothschild el 2 de noviembre, y publicada una semana después en Los tiempos, fue una declaración deliberadamente ambigua de la intención británica hacia Palestina. En su lugar, no prometió al pueblo judío un estado en el país, sino que expresó vagamente el sentimiento de que "el gobierno de Su Majestad ve con favor" el establecimiento de un "hogar nacional" judío en Palestina, al tiempo que reconoce que la región tiene un población no judía.

La declaración ayudó al esfuerzo de guerra de Gran Bretaña de varias maneras, aumentando el apoyo en los Estados Unidos (que tenía una población judía significativa) y proporcionando el control británico de Palestina. Los colonos judíos dependían de Gran Bretaña para su supervivencia y, hasta la Segunda Guerra Mundial, trabajaron con las autoridades británicas para mantener la seguridad en Palestina. El asentamiento judío encontró resistencia local: en 1920, por ejemplo, estallaron disturbios cuando los palestinos se opusieron a la inmigración judía facilitada por los británicos. Más violencia iba a estallar a lo largo de las próximas dos décadas.

Los colonos judíos-europeos de este período registraron el clima del colonialismo. “No debemos olvidar que estamos tratando aquí con un pueblo semi-salvaje, que tiene conceptos extremadamente primitivos”, escribió uno en ese momento. “Y esta es su naturaleza: si siente en ti poder, se someterá y ocultará su odio por ti. Y si siente debilidad, te dominará ". En medio de tales opiniones coloniales, los británicos se desviaron entre el apoyo a los colonos judíos y el apoyo a los palestinos. Sus objetivos eran divergentes y aparentemente irreconciliables.

Conflicto a gran escala

Cuando estalló la violencia entre las dos comunidades, judíos y palestinos se dividieron y la gente tuvo que tomar partido. Los primeros habitantes judíos en Palestina y los judíos Mizrahi ("orientales" u "orientales") que llegaron a Palestina desde países árabes y que hablaban árabe, ahora se enfrentaban a judíos europeos políticamente movilizados que llegaban para asentar la tierra y construir un estado judío. Muchos de estos antiguos ocupantes judíos de Palestina y Oriente Medio cortaron sus lazos con sus vecinos árabes.

Un estallido de violencia extrema en 1929 acabó con cualquier débil esperanza de que judíos y palestinos se combinaran, y las organizaciones revisionistas sionistas de derecha crecieron. Palestinos y judíos se prepararon para un conflicto a gran escala. Predicadores musulmanes militantes como Shaykh 'Izz al-Din al-Qassam movilizaron a los palestinos, preparándolos para la yihad. La población judía se preparó mucho más a fondo, construyendo un proto-estado junto a estructuras políticas y económicas nacientes, habiendo ya establecido una organización de defensa, Haganah.

La comunidad judía avanzó hacia nuevas tierras con numerosos asentamientos y estableció una presencia judía en toda Palestina. En este punto, los palestinos estaban en conflicto con los judíos y las autoridades británicas en Palestina, alcanzando un crescendo en una revuelta masiva en 1936. El ejército británico aplastó la revuelta en 1939, pero la resistencia y la preparación para nuevos ataques de ambas comunidades permanecieron. el patrón durante el resto de la década de 1930 y durante la Segunda Guerra Mundial.

En el momento de la Segunda Guerra Mundial, los británicos habían cambiado su política del apoyo al sionismo a bloquear la inmigración judía a Palestina. Hicieron esto, nuevamente, para reforzar el apoyo a su esfuerzo de guerra, esta vez de los aliados árabes. Frente al pueblo judío que escapaba del Holocausto que se estaba desarrollando en Europa, esto provocó un resentimiento y un conflicto crecientes con los sionistas que intentaban salvar a los judíos europeos ayudándolos a llegar a Palestina.

Después de que terminó la guerra en 1945, la población judía de Palestina se había vuelto lo suficientemente poderosa y se había movilizado para luchar contra Gran Bretaña, y la buena preparación judía ganó el día. Los ataques terroristas judíos contra objetivos británicos ayudaron a obligar a Gran Bretaña a reconsiderar sus prioridades geopolíticas. En uno de los ataques más infames, en 1946 el ala del Hotel King David en Jerusalén que albergaba una sede británica fue volada, matando a casi 100 personas. En 1947, Gran Bretaña decidió abandonar Palestina. Mientras tanto, los sobrevivientes del Holocausto que emigraron a Palestina impulsaron aún más la población judía del territorio.

En noviembre del mismo año, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución que proponía la partición de Palestina en estados judíos y árabes. Según el plan, Jerusalén sería una ciudad internacionalizada. La sugerencia fue aceptada, aunque a regañadientes, por los representantes judíos en la región, porque ofrecía cierta aceptación internacional de sus objetivos de establecer un estado. Sin embargo, los grupos palestinos y árabes lo rechazaron, argumentando que ignoraba los derechos de la mayoría de la población de Palestina a decidir su propio destino.

El nacimiento del Israel moderno

La Primera Guerra Árabe-Israelí de 1948-1949 siguió a la violencia entre judíos y palestinos cuando los estados árabes vecinos —por sus propios motivos políticos así como para ayudar a sus hermanos árabes palestinos— intervinieron en las hostilidades. En mayo de 1948, cuando las tropas británicas abandonaron Palestina, el líder sionista (que pronto se convertiría en el primer primer ministro israelí) David Ben-Gurion declaró la formación del estado de Israel, momento en el que Egipto, Irak, Transjordania, Líbano y Siria atacaron a Israel en apoyo de los palestinos.

Israel nació de la guerra, tanto el legado del Holocausto como el conflicto más inmediato cuando los ejércitos árabes atacaron en mayo de 1948. La lucha contra el nuevo ejército israelí continuó hasta principios de 1949. Las milicias locales palestinas apoyaron el esfuerzo de guerra, pero estaban mal organizadas y tenía poco poder militar. En general, aunque las fuerzas árabes parecían impresionantes en el papel, la calidad militar de su poder de combate y la unidad política de su mando en las diferentes fuerzas nacionales eran deficientes y, como resultado, perdieron.

El éxito de Israel le permitió expandir su territorio para incluir toda la Palestina dirigida por los británicos, con la excepción de la montañosa Cisjordania junto a Jordania, el este de Jerusalén (incluida la Ciudad Vieja) y el territorio conocido como la Franja de Gaza, que corre a lo largo del Mar Mediterráneo al noreste de la península del Sinaí. El resultado de esta expansión fue que Israel controlaba más del 75% de lo que antes había sido Palestina dirigida por los británicos o, en otras palabras, los palestinos ahora tenían menos del 25% de Palestina.

Lo que sucedió después ha informado mucho de cómo entendemos ahora el conflicto árabe-israelí. Para los palestinos, este fue el nakba (catástrofe) que convirtió a cientos de miles de ellos en refugiados para Israel, fue el triunfo en una guerra de independencia frente a un asalto a gran escala contra su pueblo judío.

Ambas comunidades vieron los hechos de formas muy diferentes. Desde una perspectiva israelí, los árabes estaban empeñados en destruir a Israel en 1948, y la guerra que provocaron terminó convirtiendo a miles de palestinos en refugiados. Desde el punto de vista palestino, los israelíes estaban actuando sobre un plan para expulsarlos y así limpiar étnicamente el país.

Israel expulsó a los palestinos, pero otros simplemente se fueron cuando su sociedad colapsó bajo la presión de la guerra, aun así, más de 100.000 palestinos permanecieron dentro de Israel después de 1949. A la masacre le siguió una contramasacre: las fuerzas judías mataron a unos 100 aldeanos palestinos en Deir Yassin, justo al oeste de Jerusalén, en abril de 1948, poco después, los combatientes árabes mataron a unos 80 miembros del personal médico judío cerca de Jerusalén.

Estas masacres revelan cómo ambos lados enfatizan diferentes eventos históricos y de diferentes maneras. De hecho, las historias de este período revelan rápidamente cuán divisivo sigue siendo este tiempo, con relatos a menudo sesgados significativamente hacia un lado u otro.

La conclusión de la Primera Guerra Árabe-Israelí dejó dos problemas políticos importantes, los cuales siguen sin resolverse en gran medida en la actualidad. Primero, más de 700.000 palestinos vivían ahora en campos de refugiados en la Franja de Gaza dirigida por Egipto, en las naciones árabes vecinas y en Cisjordania controlada por Jordania. Apátridas, sin pasaportes y desposeídos, la suya era una existencia miserable, y nadie abordó su falta de derechos políticos.

Mientras tanto, Israel construyó un estado judío funcional, atrayendo a más judíos Mizrahi que habían vivido durante siglos en países árabes pero que ya no eran bienvenidos allí. Pero aunque los sionistas se habían dado cuenta de su ambición de un estado judío, ningún estado árabe lo reconoció, lo que significa que Israel estaba flanqueado por vecinos hostiles. Las consecuencias del fracaso a la hora de resolver las necesidades políticas de ambas comunidades afectarían directamente a las guerras que se avecinaban.

Más guerras árabe-israelíes

Dependiendo de su punto de vista, las causas de las guerras árabe-israelíes que siguieron a la formación de Israel radican en un agresivo estado expansionista israelí que prefirió la guerra a la diplomacia, o en un frente árabe intransigente que se negó a hablar con Israel, queriendo en cambio eliminar a los judíos. estado. El pueblo palestino quedó atrapado en el medio.

Israel intensificó las tensiones fronterizas a principios de la década de 1950. Esto llevó en 1956 a lo que se conoció como la Crisis de Suez, una invasión de las fuerzas israelíes, británicas y francesas de Egipto bajo su nuevo y dinámico líder panárabe, Gamal Abdel Nasser. Los israelíes consideraron que Nasser inició la guerra lanzando ataques contra Israel y bloqueando el puerto de Eilat, pero se cuestionan los orígenes de la guerra. Israel ganó el conflicto militarmente pero no hubo una resolución política, y otra guerra siguió poco más de una década después.

La conflagración de junio de 1967 tuvo importantes consecuencias. Durante seis días de combates, las fuerzas israelíes destruyeron los ejércitos de Egipto, Jordania y Siria, y ocuparon vastas extensiones de tierra nuevas en la península del Sinaí, la Franja de Gaza, Cisjordania y los Altos del Golán. Los paracaidistas israelíes también tomaron el este de Jerusalén, que incluía la Ciudad Vieja, hogar de lugares sagrados como el Muro Occidental judío y el área conocida por los musulmanes como al-Haram al-Sharif y por los judíos como el Monte del Templo.

Este fue un éxito militar asombroso para Israel, pero la guerra de 1967 también provocó un cambio político. Un sionismo mesiánico, menos secular y basado en los colonos creció en la recientemente conquistada Cisjordania, la Franja de Gaza y el Golán. Estos colonos formaron Gush Emunim ("Bloque de los Fieles") en 1974 como una organización activista ortodoxa para reflejar el nuevo estado de ánimo en el sionismo, mientras que los judíos de Israel se dividieron en los más seculares frente a los más religiosos.

Mientras tanto, humillados, los árabes se negaron a aceptar su derrota. El resultado fue otro conflicto más: la Guerra de Yom Kippur en 1973, llamada así por el día sagrado de expiación judío, en el que atacaron las fuerzas egipcias y sirias. Aunque esta guerra resultó más exitosa para los árabes en sus fases iniciales, los israelíes contraatacaron con éxito. El conflicto llevó a Israel y Egipto a firmar un tratado de paz en 1979. A pesar de una histórica visita a Israel del líder egipcio, Anwar Sadat, los problemas que sustentan el conflicto aún no se han resuelto de manera fundamental. Los palestinos permanecieron sin un estado y su guerra continuó.

De hecho, después de la paz con Egipto, Israel invadió el Líbano en 1982 para atacar a los combatientes palestinos radicados allí. Permanecieron en el sur del Líbano, y finalmente se retiraron en 2000 cuando se enfrentaron a un nuevo enemigo en la forma de las milicias libanesas musulmanas chiítas como Hezbollah.

Punto muerto y resolución

La falta de un progreso político más amplio había provocado una ira a fuego lento entre los palestinos en el territorio de Cisjordania y Gaza ocupados por Israel en 1967. En 1987, esto finalmente estalló en un levantamiento a gran escala en Gaza: el intifada - que pronto se extendió a Cisjordania. En disturbios masivos, personas, incluidos niños, arrojaron piedras a las tropas y tanques israelíes. Los soldados respondieron con violencia física, algunas dirigidas a los niños y con fuerza letal. Las imágenes resultantes, transmitidas por todo el mundo, fueron terribles relaciones públicas para los israelíes.

El poder militar de Israel no fue tan eficaz contra los manifestantes desarmados como lo fue contra los ejércitos convencionales. La batalla asimétrica entre las armas de alta tecnología y los lanzadores de piedras reveló que el lado que aparentemente tiene más poder no siempre obtiene lo que quiere. Esto ayudó a empujar a las dos partes a hablar, y Yasser Arafat por los palestinos y el primer ministro israelí Yitzhak Rabin finalmente forjaron una especie de trato.

En 1993, las dos partes firmaron un acuerdo que estuvo marcado, históricamente, por un apretón de manos de Arafat con Rabin en el césped de la Casa Blanca en Washington DC frente al presidente de Estados Unidos. Fue un momento significativo para Rabin quien, durante muchos años, había visto a Arafat como un enemigo terrorista implacable.

La ventana de la paz se abrió brevemente y luego se cerró. Una visión de por qué fracasaron las conversaciones es que los israelíes no estaban dispuestos a intercambiar tierras por paz, otra es que los palestinos, que preferían la guerra a la paz, no estaban dispuestos a aceptar ningún acuerdo realista que se les ofreciera.Cualquiera sea la perspectiva correcta, las negociaciones incipientes se detuvieron en 1995 cuando un extremista religioso israelí, enojado por las medidas de paz de Rabin, lo mató a tiros en Tel Aviv.

Siguió el caos. Los extremistas de ambos lados, opuestos a cualquier acuerdo de paz que implique algún grado de compromiso, se hicieron cargo. Los terroristas suicidas palestinos volaron a israelíes en autobuses y en mercados. En 1996, un gobierno de derecha liderado por Benjamin Netanyahu llegó al poder en Israel, con el objetivo de bloquear los cambios políticos realizados por Rabin.

Los críticos argumentan que Netanyahu, que está nuevamente en el poder hoy, ha trabajado asiduamente para aplastar cualquier diálogo político que lleve a Israel a ceder tierras por un acuerdo político duradero, prefiriendo en cambio conversaciones estancadas y la oferta de áreas de control autónomas irregulares a los palestinos. . Los partidarios de Netanyahu ven sus políticas como el resultado natural de la falta de voluntad de los palestinos para forjar un acuerdo de compromiso y aceptar el derecho de Israel a existir.

El enigma continuo

1996-presente

La falta de diálogo político ha provocado nuevos conflictos. Ataques palestinos contra civiles israelíes después de 1996 y el lanzamiento de una segunda intifada en 2000, llevó a Israel a tomar represalias con la construcción de un enorme muro de "separación" para detener a los terroristas suicidas y bloquear Cisjordania, al mismo tiempo que construía nuevos asentamientos en tierras tomadas en 1967.

La retirada de los asentamientos israelíes de Gaza en 2005 se produjo poco antes de una división dentro de los palestinos entre el movimiento islamista Hamas con sede en Gaza y, en Cisjordania, grupos políticos laicos dirigidos por la Organización de Liberación de Palestina centrados en el partido nacionalista Fatah. Las divisiones internas dentro del campo palestino que causaron esta división hicieron difícil presentar un frente unificado en cualquier negociación con Israel. Esto hizo que un acuerdo de paz fuera problemático porque ahora había dos campos palestinos, uno de los cuales, Hamas, tenía la destrucción de Israel explícitamente escrita en su estatuto.

Muchos israelíes estaban convencidos de que los palestinos no se tomaban en serio la paz. Las invasiones israelíes del Líbano provocaron otro conflicto con el Hezbolá libanés (respaldado por Irán), que atacó a Israel en 2006. En 2014, Israel lanzó ataques a gran escala en Gaza en respuesta al lanzamiento de cohetes de los militantes de Hamas más recientemente, los soldados israelíes dispararon contra manifestantes desde Gaza que se ha movido contra la valla fronteriza de Israel.

El conflicto continúa. A pesar de los esfuerzos en curso para encontrar una resolución, todavía se necesita un optimista decidido para ver mucho futuro para una solución de dos estados en la que los estados israelí y palestino coexistan uno al lado del otro. De manera similar, una solución binacional que resulte en un solo estado israelí-palestino como hogar para todas las comunidades también parece poco probable.


Ver el vídeo: La guerra arabe israeli (Enero 2022).